Control integrado de ácaros en cítricos

La situación actual de cada uno de los distintos ácaros considerados como plaga en el cultivo de los cítricos es diferente, por lo que, a continuación, resumiremos el conocimiento que tenemos de ellos y analizaremos cuáles pueden ser las perspectivas futuras en un escenario de cambio, donde la producción de fruta va a ser cada vez menos dependiente del uso de plaguicidas de síntesis.
Francisco Ferragut y Sergio López-Olmos. Instituto Agroforestal Mediterráneo. Universitat Politècnica de València.

El cultivo de los cítricos acoge a varias especies de ácaros fitófagos que pueden causar daños en hojas y frutos.

Los primeros estudios sobre control integrado de estas especies se iniciaron a principios de la década de los años 80 del siglo pasado, tras la introducción del ácaro rojo Pa­no­ny­chus citri en 1981 (García-Mari y Del Ri­ve­ro, 1981). Esos trabajos incluyeron la evolución estacional de la abundancia de las poblaciones de la plaga, el impacto sobre ella de los enemigos naturales y la toxicidad de los plaguicidas sobre el ácaro de­predador Euseius stipulatus, todos ellos as­pectos básicos para poder desarrollar un programa de control integrado de la pla­ga (García-Marí et al., 1992).

Desde entonces, otras especies se han incorporado a la lista de ácaros perjudiciales, como las in­vasoras ácaro de Texas, Eute­tranychus banksi, y ácaro Oriental E. orientalis, o se han manifestado de forma re­pe­tida y endémica, como la araña roja Te­tranychus urticae y el ácaro de las maravillas Aceria sheldoni.

El comportamiento de las especies es uno de los factores a tener en cuenta para de­sarrollar una estrategia eficaz de control integrado. De estas especies, cuatro de ellas viven libres sobre hojas y frutos, y la otra, A. sheldoni, vive oculta en yemas y bo­­tones florales.

De los ácaros que viven en hojas desarrolladas, tres de ellos se en­cuentran preferentemente en el haz de las hojas, mientras T. urticae desarrolla sus co­lonias en el envés. Por este motivo, los da­ños producidos por P. citri, E. banksi y E. orientalis en el haz de las hojas y en el fru­to son similares y difíciles de distinguir, mientras que el síntoma producido por la ara­ña roja en el envés de las hojas y el fru­to es diferente y fácilmente reconocible.

 


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018