Estrategias de fertilización en el cultivo del almendro

El cultivo del almendro es un cultivo tradicional y característico de la cuenca mediterránea, que tiene una gran importancia económica y social debido a la gran extensión cultivada y a su demarcación, mayoritariamente, en zonas deprimidads Actualmente, este cultivo tiene buenas perspectivas económicas y por tanto de expansión, pues se está incentivando su implantación en nuevas zonas que presentan unas condiciones más adecuadas para la obtención de niveles productivos destacables.
Isabel Molina Sánchez. Ingeniero Agrónomo. Instituto Técnico Agronómico Provincial de Albacete (ITAP).

Es conocida la necesidad de cada uno de los nutrientes minerales denominados esenciales. De los 16 elementos esenciales, los que se requieren en mayor cantidad son el carbono (C), el hidrógeno (H) y el oxígeno (O). El C proviene de la asimilación fotosintética del CO2 del aire y el H y el O provienen del agua. Los nutrientes minerales se distinguen arbitrariamente en macroelementos: nitrógeno (N), potasio (K) y calcio (Ca); secundarios: fósforo (P), magnesio (Mg) y azufre (S); y microelementos: zinc (Zn), manganeso (Mn), cobre, (Cu), hierro (Fe), boro (B), cloro (Cl) y molibdeno (Mo).

Este criterio no define la importancia de cada uno ya que en circunstancias de extrema escasez, un microelemento puede adquirir mayor relevancia que un macroelementos. La necesidad de agregar algún nutriente especifico vía fertilización, ya sea al suelo o directamente vía foliar vendrá determinada cuando sean mayores las necesidades del árbol que lo que el suelo pueda aportarle.

 


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015