Sector ovino, Ternasco de Aragón y asociacionismo agrario

Javier Nocito.
Ingeniero Técnico Agrícola. Colegio ITA Aragón.

Aragón es tierra de montañas y llanos, regadíos fértiles y secanos áridos, climas fríos y cálidos, en definitiva, zonas de grandes contrastes y tradicionalmente ganaderas, donde la ganadería extensiva ha sido capaz de adaptarse a todo el territorio aragonés, principalmente de ovino, que ha tenido y tiene gran importancia en Aragón. Queda constancia de este hecho cuando, en 1218, el Rey Jaime I de Aragón nombra un justicia de los ganaderos de Zaragoza y crea la institución Casa de Ganaderos, una entidad que llega hasta nuestros días con 800 años de historia y un total de 270 socios. También existen otros ejemplos que demuestran que en Aragón se tiene tradición de asociacionismo, como Pastores Grupo Cooperativo, que se ha consolidado como la cooperativa que lidera la evolución del sector ovino en Europa y cuenta con cerca de 800 ganaderos y casi 400.000 ovejas.

A pesar de esta tradición ganadera en Aragón, en la actualidad, el sector ovino está en retroceso respecto a décadas anteriores. Atrás quedan los años 50 en los que las veredas y cabañeras de Aragón estaban concurridas con grandes rebaños que atravesaban la Comunidad, de norte a sur y de este a oeste, en busca de pastos. Una actividad que se acabó con el éxodo rural a las grandes ciudades, hasta tal punto que hoy en día cuesta encontrar rebaños trashumantes que busquen nuevos pastos. Pero realmente es desde mitad de los años 90 cuando la cabaña ovina en Aragón ha sufrido una disminución más acusada. Desde 1995 se han perdido una media de 275 explotaciones al año, con una disminución del 60% de la cabaña, pasando de 3,5 millones de cabezas de ganado a poco más de un millón en la actualidad.

Para leer el artículo completo pincha en el link de más abajo


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018