La importancia de los sistemas de explotación para el medioambiente y para la sociedad

Los sistemas de explotación agraria en general y los ganaderos en particular difieren enormemente en su grado de intensificación en el uso de recursos (físicos, económicos y humanos), orientación (carne, leche, cultivos), integración (cultivos para la alimentación animal vs. venta), así como en sus prácticas de gestión agraria particulares de cada explotación (en relación al uso de fertilizantes y fitosanitarios, el laboreo, el pastoreo, etc.).
Tamara Rodríguez Ortega. Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA). Instituto Agroalimentario de Aragón–IA2 – (CITA-Universidad de Zaragoza). trodriguezo@cita-aragon.es.

Actualmente, existe una demanda creciente por distinguir las consecuencias productivas, ambientales, sociales y económicas de los diversos sistemas de explotación de cara a poder establecer políticas diferenciadas, incluyendo procedimientos para reconocer y medir los impactos negativos o beneficios ambientales de las explotaciones; ya que son, en último término, las unidades económicas de decisión y gestión sobre las que pueden incidir directamente las políticas públicas.

Estas demandas responden a las tendencias agrarias de las últimas décadas hacia la intensificación de las producciones en regiones favorables y el abandono agrario en regiones marginales (áreas de montaña), especialmente preocupantes en el contexto del cambio climático, el aumento de la población y la demanda, en especial, de productos animales. Tanto la intensificación como el abandono tienen múltiples impactos negativos en el medio ambiente (paisajes poco diversos, erosión del suelo, contaminación del agua y del aire, resistencia de plagas, grandes incendios forestales, etc.) que contribuyen globalmente al cambio climático y a la pérdida de biodiversidad.

Los sistemas de explotación de pequeños rumiantes (ovino y caprino) también han seguido dichas tendencias, aunque en menor medida que otra producción mayoritaria (avícola y porcina). Por ello, siguen considerándose de los más extensivos (especialmente los de producción de carne), debido a su estrecha relación con los recursos naturales a través del pastoreo (a excepción del engorde intensivo de las crías). En realidad, estos sistemas basados en el pastoreo y mixtos con cultivos de bajos insumos se consideran multifuncionales porque, además de su función productiva, desempeñan otras funciones socio-económicas y ambientales explicadas a continuación.

Para leer el artículo completo pincha en el link de más abajo


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018