Exportación de nutrientes en una parcela de pistachero

El objetivo de este trabajo fue realizar una aproximación a las exportaciones de nutrientes de una parcela convencional de pistachero con riego de soporte. Las muestras se tomaron de una parcela experimental de pistachero ubicada en el término municipal de Maials (Lleida) que tiene una dotación de 2.000 m3/ha y año. El suelo tiene una profundidad media de 1 metro, con una textura franca y un pH básico de 8,3. La plantación se realizó en el año 2000 con la variedad Kerman injertada sobre Pistacia atlantica Desf con un marco de plantación de 6 x 5,5 m.
J. Rufat1, M. Pascual2, J.M. Villar3, C. Morin4 y A. Arbonés1. 1Uso Eficiente del Agua en Agricultura. Institut de Recerca i Tecnologia Agroalimentàries (IRTA). Lleida. 2Departamento de Hortofruticultura Botánica y Jardinería. Universitat de Lleida. 3Departamento de Medio Ambiente y Ciencias del Suelo. Universitat de Lleida. 4OPA Fruits Secs de les Garrigues (FSGAR). Lleida.

La superficie plantada en España de pistachero en 2015 es de 10.529 ha, de las que 2.887 se cultivan en regadío y el resto en secano. La principal zona productora es Castilla-La Mancha, con un 71,7% de la superficie productora, seguida de An­da­lucía y con menor extensión Extrema­du­ra, Cataluña y Castilla y León (Mapama, 2015).

Para 2016 se estimaban 5.697 ha de pistachero en secano y 4.928 en regadío, lo que supone un incremento de la superficie regada de pistachero (Esyrce 2016). A nivel mundial, la producción es­pa­ñola representa solo el 0,02%, con la hegemonía de Irán y Estados Unidos (Ca­lifornia principalmente).

Es una especie alternativa al almendro en zonas frías y con riesgo de heladas primaverales al tener una floración más tardía. Tiene un crecimiento más lento que el almendro, estando adaptada a zonas con riegos de soporte y secanos frescos, aunque es una importante consumidora de agua cuando existe disponibilidad.

La fertilización del pistachero debe cubrir los diferentes nutrientes empleados en el crecimiento de las estructuras permanentes (tronco, ramas principales y raíces) y en los crecimientos vegetativo y productivo anuales (hojas, brotes, inflorescencias y frutos). Una parte serán exportados de la parcela como leña de poda, hojas y frutos.

En lo que respecta a la madera de poda, en ocasiones se saca de la parcela, aunque también puede picarse e in­cor­porarse a la plantación, la cual la aprovechará parcialmente a más largo plazo.

Para realizar el plan de abonado hay que tener en cuenta las extracciones totales de la parcela y las exportaciones de nu­trientes, en especial en los años de alta producción de fruto debido al carácter al­ternante de pistachero.

También hay que considerar el nivel de fertilidad del suelo, el nitrógeno procedente de la mineralización de la materia orgánica y del agua de riego, el historial de las aportaciones de nutrientes orgánicos e inorgánicos y el ma­nejo de la leña de poda y de la cobertura herbácea.

 


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018