Uso de pienso complementario líquido oral para lechones

Santiago Rodríguez. Ingeniero agrónomo. Universidad Católica de Córdoba, Argentina.
En comparación con otras especies, la porcina se caracteriza por presentar un porcentaje de mortalidad neonatal muy elevado. Esto se debe a factores propios de la especie, ya que los lechones nacen mojados, no están cubiertos de pelo, su capa subcutánea de grasa es escasa, tienen un sistema inmunitario frágil, muy pocas reservas energéticas, etc.

Dicho porcentaje de mortalidad es aproximadamente del 10% al 20% de los lechones nacidos vivos. La mayoría de las bajas (55- 65%) se producen en las primeras dos o tres horas post-parto. Uno de los factores críticos más determinantes para la supervivencia del lechón recién nacido es el estrés por frío, ya que éste va a enfrentar un cambio muy brusco de temperatura ambiente, dado a que el ambiente en el que nace (sala de partos) tiene una temperatura más fría (20-24ºC) respecto a la del útero materno (39ºC), por lo que se expone rápidamente a la pérdida de calor. Las pocas reservas de glucógeno que posee son rápidamente utilizadas en las primeras horas de vida para motilidad, termorregulación, etc.

Cualquier condición adversa durante éste período, tales como la exposición al frío o al ayuno, exacerbará la degradación de esta reserva energética, la cual puede desencadenar una hipoglucemia. La hipoglucemia es un síndrome que se caracteriza por la reducción de los niveles de la glucosa sanguínea. Los lechones son altamente susceptibles a este trastorno metabólico, el cual conlleva a la muerte, si los factores que lo predisponen no son controlados. Además de provocar las bajas, los costos de producción debido a hipoglucemia en una unidad porcina pueden llegar a ser lo suficientemente importantes como para hacer inviable económicamente dicha explotación, ya que provoca pérdidas directas e indirectas asociadas al empeoramiento de diferentes índices productivos y a los costos de tratamiento y control.

Lo mencionado resalta que el calostro es un actor principal en todo esto, ya que alrededor del 75% de los lechones que mueren no han llegado a consumirlo, por lo tanto existe una correlación directa entre ingesta de calostro y supervivencia de los lechones en las primeras 48 horas. En la Figura 1 se observa el aumento exponencial que ha tenido el número de lechones nacidos vivos por camada en España desde el año 2001 hasta 2017. Esto demuestra claramente que la selección para aumentar el tamaño de la camada ha tenido éxito y, como consecuencia, la cantidad de lechones destetados está aumentando. Sin embargo, los niveles de mortalidad de los de lechones también lo han ido creciendo.

Al día de hoy se sabe que la tendencia del aumento de productividad por camada sigue en pié, lo que obliga a mejorar y buscar nuevas herramientas en cuanto al manejo para contrarrestar las bajas y ser más eficientes. Esta prueba preliminar tuvo como fin comprobar la utilización de un pienso complementario líquido oral para lechones, y con los resultados obtenidos realizar una prueba definitiva y verificar si es un complemento de relevancia para el manejo con cajas hipertérmicas, y lograr con esta combinación hacer frente de mejor manera a la hipotermia e hipoglucemia.

Para leer el artículo completo pincha en el link de más abajo


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018