Respuesta productiva y calidad de la uva en riego por goteo aéreo y subterráneo

Aunque se han llevado a cabo trabajos previos sobre esta materia con diversas variedades de vid (San Miguel et al. 2006, Yuste y Yuste 2011, Barajas et al. 2013), su escasez hace recomendable profundizar en la misma de forma continuada. Por ello, este trabajo pretende determinar los efectos productivos y cualitativos derivados de la aplicación de dos tipos de riego por goteo localizado, superficial y subterráneo, a lo largo de un periodo trianual sobre dos variedades blancas de Vitis vinifera L., Albillo Mayor y Verdejo, en el valle del Duero.
E. Barajas, A. Vicente, J.A. Rubio, J. Yuste. Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Valladolid).

El sistema de riego más ampliamente utilizado en el viñedo es el riego por goteo superficial. Esto es debido principalmente a su facilidad de instalación y a su sencillez de mantenimiento. No obstante este tipo de riego aéreo puede presentar algunos in­convenientes, como la evaporación directa, el desarrollo de un volumen de suelo explotado demasiado superficial o la dificultad para llevar a cabo el laboreo entre cepas. El riego localizado de goteo subterráneo puede considerarse como alternativa al superficial, con el fin de remediar o aligerar alguno de los inconvenientes citados (Freddie et al. 2003).

El desarrollo del riego subterráneo comenzó a utilizarse aproximadamente en la década de los años 70 del siglo pasado en EE.UU., aunque hasta la década de los 80 no se incrementó el interés por esta técnica (Camp 1998). Desde entonces se ha empleado tanto en cultivos anuales, principalmente hortícolas, como permanentes (Wei Yao et al. 2011).

El riego subterráneo, en comparación con otros tipos de riego, presenta frecuentemente en la mayoría de los cultivos varias ventajas, como la posibilidad de lograr mayor rendimiento y menor consumo de agua (Camp 1998, Ayars et al. 1999).

A partir de las siguientes referencias, todas ellas incluidas en el trabajo de Romero et al. (2006), se constata que varias características operacionales in­trín­secas de este tipo de riego pueden contribuir a una mayor eficiencia en el uso del agua, debida a mayor control de la vegetación adventicia (Grattan et al. 1988), minoración de la evaporación del suelo (Hoffman y Martin 1993), mayor densidad radicular (Phene et al. 1991), elevadas actividad y absorción radicular (Martínez-Hernández et al. 1991), insignificante percolación profunda de agua y sales solubles bajo la zona radicular, despreciable escorrentía y elevada uniformidad de aplicación (Phene et al. 1993).

Según una revisión sobre riego deficitario en frutales y vid, realizada por Ruiz-Sánchez et al. (2010), el riego subterráneo produjo una mayor distribución horizontal de raíces finas y estimuló un desarrollo de las raíces más profundas en el perfil del suelo. Probablemente, este fue el principal motivo de la mayor eficiencia en el uso del agua alcanzado.

Sin embargo, una de las desventajas más comúnmente citadas para el uso de sistemas de riego subterráneos es la dificultad para monitorizar el desarrollo del riego y controlar su uniformidad de aplicación (Camp 1998). Ayars et al. (1999) observó que el empleo de riego subterráneo, en una rotación de distintos cultivos hortícolas extensivos, produjo un incremento significativo en cuanto al rendimiento y a la eficiencia en el uso del agua. Al cabo de diez años de cultivo, la instalación de riego estaba en buenas condiciones tras haberse aplicado las operaciones de mantenimiento recomendadas.

 


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018