Problemas fitosanitarios emergentes en el olivar andaluz

A veces el trabajo en el Laboratorio de Producción y Sanidad Vegetal de Jaén proporciona una posición única para detectar la aparición de plagas o enfermedades que no son comunes en el olivar. El objetivo de este artículo es recoger algunas de estas incidencias en este cultivo. Las consultas proceden principalmente de la provincia de Jaén, aunque también son frecuentes las de Córdoba, y en menor medida Granada, y se refieren mayoritariamente a la variedad Picual.
Manuel J. Ruiz Torres y Magdalena Herrera Mármol. Laboratorio de Producción y Sanidad Vegetal de Jaén.

No se trata de un programa de prospecciones en cam­po, ni podemos establecer ninguna conclusión cuanti­ta­tiva de la presencia de estos problemas fitosanitarios. Sólo podemos des­­cribir algunas de estas incidencias, que llegan a nosotros con cierta frecuencia.

En relación a las plagas, se han constatado problemas puntuales con algodoncillo (Euphyllura olivina), chin­che gris (Nysius ericae) y existen sos­pechas de daños de barrillo (Agal­ma­tium flavescens) en algunas zonas.

Plagas

Algodoncillo

El algodoncillo se estudia como plaga del olivo en todos los manuales de olivicultura, y se encuentra extendido en todas las zonas olivareras, pero en España rara vez produce daños dignos de mención, a diferencia de otros países del Mediterráneo (COI, 2007). Sin embargo, en una zona al sur de la provincia de Córdoba se han registrado graves perjuicios producidos por este psílido en la campaña 2016-17, que dio lugar a que se iniciara un proceso de seguimiento y estudio de la situación del algodoncillo1, y que ha culminado con el control de esta pla­ga en 2018.

La situación fue comprometida, porque en 2017 había 2.000 hectáreas afectadas en la pedanía de Llanos de Don Juan, población del municipio de Rute. El intenso ataque del algodoncillo produjo pérdidas de cosecha valoradas en más de 4 millones de euros. Los daños han consistido en abortos florales y pérdida de frutos, y en falta de desarrollo vegetativo a causa de la negrilla que crecía sobre las hojas a causa de la melaza de la generación de otoño del algodoncillo.

Se han podido establecer las causas de la explosión demográfica del algodoncillo en esta zona, y lo que es más importante, se llevó a cabo con éxito una estrategia de control. Toda esta información saldrá publicada en breve.

Chinche gris

La chinche gris (Nysius ericae), de la familia Lygaeidae, se puede encontrar con cierta facilidad en la vegetación de ribazos, lindes y cubiertas ve­ge­tales. Del Rivero y García-Marí (1983) describieron cómo procede a invadir cultivos al final de la primavera, conforme se va agostando la ve­getación natural donde vive.

Esta chinche puede llegar a ser muy gregaria, y cuando invade un cultivo puede llegar a producir graves daños. En este año se han encontrado daños de la chinche gris en diferentes olivares de la campiña jiennense. Los síntomas son característicos, y consisten en la aparición de múltiples manchitas sobre las hojas de un líquido oscuro como melaza.

Al verse sometida la planta a la acción picadora-chupadora de una población abundante de chinche gris, se produce un decaimiento generalizado, y en ejemplares jóvenes, llegan a secarse brotes y ramitas.

Detrás de estas explosiones demográficas de chinche gris pueden estar las generosas lluvias de los primeros meses de 2018, que han propiciado el desarrollo de gran cantidad de vegetación en mu­chos olivares, que solo se ha podido eliminar bien avanzada la primavera.

 


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018