Peptidoglicanos y funcionalidad gastrointestinal en las aves

R. Martínez-Alesón, A. García. DSM Nutritional Products Iberia.

La microbiota intestinal interviene en numerosas funciones fisiológicas (Salzman et al., 2007; Lee y Hase, 2014; Marchesi et al., 2016; Round y Mazmanian, 2009) tales como funciones protectoras y estructurales, así como procesos metabólicos. Además, la microbiota intestinal contribuye a una óptima digestión y absorción, a la regulación del metabolismo de la energía, a la prevención de infecciones de las mucosas y a la modulación del sistema inmunitario. Son numerosos los factores que influyen en la funcionalidad gastrointestinal.

Está demostrado que la microbiota intestinal modula el desarrollo del tracto gastrointestinal y mejora su morfología, estimulando el desarrollo del sistema inmunitario, con el consiguiente impacto sobre el bienestar de los animales. La microbiota está compuesta por bacterias Gram-positivas (G+) y Gram-negativas (G-). Las paredes celulares de estas bacterias están compuestas en diferente proporción por peptidoglicanos (PGN). Estos fragmentos de paredes celulares bacterianos pueden acumularse en el tracto gastrointestinal disminuyendo su funcionalidad, con el consiguiente impacto negativo sobre la digestión y absorción de nutrientes para las aves, así como una limitación y disminución de su desarrollo y crecimiento.

¿Qué son los peptidoglicanos?

Los peptidoglicanos (PGN) son polímeros presentes en las paredes celulares de las bacterias que aportan rigidez y dan forma a las células, ya sean esféricas, en forma de bastoncillos, en espiral o filamentosas.

Para leer el artículo completo pincha en el link de más abajo


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018