Estrategias de alimentación en cerdas de alta prolificidad

Antonio Palomo Yagüe, director División Porcino. ADM – Setna Nutrición S.A.U.
El tamaño de camada es uno de los principales parámetros que definen la productividad en una granja y muy intrincado en los análisis de sensibilidad con la rentabilidad de la misma (Ocepek, 2017).

En últimos cuarenta años la prolificidad de las cerdas ha incrementado un 50%, pasando de diez a 15 nacidos vivos de media (Dourmad, JY 2019). En la última década las compañías genéticas han realizado un importante trabajo de selección en prolificidad con un aumento de 0,2 lechones/ año en los últimos 20 años, por lo que ya contamos en la práctica con camadas de un gran número de lechones al nacimiento (>14).

El problema surge cuando tenemos una relación positiva entre los nacidos totales y los nacidos muertos y, sobre todo, con una mayor dispersión sobre el peso medio con un porcentaje no despreciable de lechones de bajo peso con menor vitalidad y viabilidad, que aumentan la mortalidad en lactación y reducen el peso al destete a los mismos días (Tokach, M 2019).

Hay una correlación directa entre el menor peso al nacimiento con una mayor mortalidad en lactación (Abell, 2015). Es por todos bien conocido como son numerosos los factores que influyen en el tamaño de la camada al nacimiento, como son la genética, sanidad, nutrición, ambiente, infraestructuras, manejo reproductivo de hembra/verracos y equipo humano.

Para leer el artículo completo pincha en el link de más abajo.

 


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018