El proyecto Resfarm, la posibilidad de adecuar sistemas de eficiencia energética a cada explotación

Jacobo Feijoo. Responsable de Desarrollo Rural de Unións Agrarias UPA.

Desde un punto de vista social, un cambio en el modelo energético en el sector agrícola es crucial para cumplir los objetivos ambientales, ya que es directamente responsable de más del 10% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero en el continente. Sin embargo, la alta inversión inicial requerida por estas instalaciones y la incertidumbre sobre el rendimiento de las mismas limita su difusión entre los usuarios potenciales. Así actualmente menos del 9% de las explotaciones agrarias españolas cuentan actualmente con algún sistema de autoconsumo o eficiencia energética, lo que nos sitúa muy por debajo de los objetivos relacionados con el Plan Nacional de Eficiencia Energética.

La constatación de las dificultades de muchas explotaciones agrarias para adoptar estas tecnologías y asumir todos los costes y riesgos relacionados, llevó a un consorcio liderado por Unións Agrarias a plantear y desarrollar el proyecto Resfarm.

El objetivo de este programa es apoyar a los agricultores en todo el proceso de adopción de tecnologías energéticas sostenibles, desde el asesoramiento técnico y legal inicial hasta la financiación y certificación de la calidad de las instalaciones.

En este sentido, la posibilidad de garantizar la adecuación de los sistemas a las necesidades de cada explotación y de agrupar proyectos de manera que se obtengan mejores condiciones de costes y financiación, permite acceder a los agricultores a una energía a precios muy competitivos.

Para llevar a cabo Resfarm, conjuntamente con Unións Agrarias se han aliado organizaciones agrarias de España, Italia y Grecia así como la Universidad de A Coruña, empresas de ingeniería españolas y holandesas y el Banco de Sabadell, entre otras. Resfarm ha contado con financiación del programa Horizonte 2020 de la Comisión Europea (CE) para desarrollar sus actividades.

En una primera fase del proyecto se llevó a cabo un exhaustivo estudio sobre el potencial de los distintos tipos de granjas para introducir autoconsumo energético y las barreras que se encontraban. Así se ha llevado a cabo una encuesta realizada a 1.363 agricultores en España, Grecia e Italia entre noviembre de 2015 y febrero de 2016. Los resultados muestran la actitud positiva de los agricultores hacia las energías renovables y la energía. Los agricultores ya están considerando la instalación de RES, pero la mayoría de ellos se han visto disuadidos hasta ahora por el alto costo inicial y la falta de modelos de negocio personalizados y sólidos disponibles para ellos. La introducción a una escala similar a la de los países del norte de Europa de sistemas de producción energética en las granjas del sur requiere 20.000 M€, una inversión que difícilmente podrá recaer exclusivamente en el sector agrario. […]

Para leer el artículo completo pincha en el link de más abajo


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018