El abordaje de las mamitis y el uso racional de antibióticos

El mejor tratamiento para las mamitis es prevenirlas. Sistemáticamente buscamos tratamientos milagrosos que mejoren las diversas patologías de nuestros animales, un pinchazo mágico que nos solucione todos nuestros problemas infecciosos, pero sentimos indicar que ni existen ni existirán. No habrá nunca medicamentos que palien un manejo deficitario, de la misma manera que no habrá una reducción sistemática de las mamitis si no existenantes unas  buenas normas de higiene en nuestros animales.

 

Nacho Peón, Eugenia Peralta, Alfredo Suárez-Inclán y José María San Miguel. Equipo técnico de Zoetis.

Con la mamitis tenemos que convivir, pero nuestro deber es hacer las cosas lo mejor posible para que el porcentaje de vacas afectadas sea el mínimo. Actualmente los técnicos de calidad de leche, los cuales llevan haciendo una labor extraordinaria en los últimos años, estiman que el porcentaje de vacas infectadas  en una explotación por mamitis clínicas no debería superar el 2% mensual, es decir, de cada 100 vacas que tenemos como mucho deberíamos tener 2 mamitis al mes. Eso nos dará un 24% de tasa de mamitis anual, cifra que hace apenas 10 años sería impensable, sin embargo nuestro trabajo no se detiene ahí, sino que debe seguir mejorando.

El uso y aplicación de los tratamientos les corresponden a los veterinarios, y la mejora en el manejo, la limpieza, la rutina de ordeño… tienen que ser responsabilidad de los ganaderos. Eso no significa que los ganaderos no puedan saber los conceptos básicos en el uso de antibióticos, porque es desde el conocimiento y la educación y no desde la imposición y el oscurantismo,  la mejor manera de avanzar en el uso responsable de estos productos.

Actualmente estamos en una campaña de difusión mundial sobre el correcto uso de los antibióticos en la salud humana y animal. La aparición de superbacterias en salud humana resistentes a todos los antibióticos conocidos nos debe hacer cambiar el uso que hemos hecho durante muchos años de esta arma fundamental en la salud y bienestar de todas las especies.  Debemos y seguiremos tratando a los animales en sus patologías, pero tendremos que ser muy buenos en el diagnóstico y seleccionar muy bien los tratamientos que debemos aplicar para no hacer más mal que el que intentamos paliar. No todo vale para todo, ni tampoco debemos mezclar todo sin control ni mesura. O somos profesionales en el uso de los antibióticos en toda la cadena de producción, o en breve nos quedaremos sin la principal arma que tenemos para atacar a las bacterias.Este tema nos tiene que quedar muy claro: nos va la vida en ello.

Para leer el artículo completo pincha en el link de más abajo


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018