Aranceles: cuantifican posibles pérdidas en Andalucía, Cataluña y la Comunidad Valenciana

Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía ha calificado de “atentado” contra el sector regional los aranceles anunciados por EE.UU. en el sector agroalimentario y alegan que una vez más se vuelve a utilizar a este como moneda de cambio para la resolución de conflictos políticos.

Concretamente, Estados Unidos prevé imponer aranceles del 25% a la exportación de aceite de oliva en envases inferiores a 18 kilogramos, de quesos, vinos, carne congelada y elaborados de cerdo, frutas (entre las que se encuentran los cítricos) y aceitunas verdes. Se trata de unos impuestos que se suman al que ya viene soportando la exportación de la aceituna negra española, desde noviembre de 2017, y que en la actualidad alcanza el 34,79%.

Cooperativas Agro-alimentarias considera que las administraciones españolas y europeas deben actuar con contundencia y evitar la materialización de estos aranceles que incidirán de forma directa en la economía y el empleo, muy especialmente de Andalucía, región líder del mundo en producción, transformación y comercialización de aceite de oliva y aceitunas de mesa, así como la segunda región productora de cítricos en España.

Andalucía lidera las exportaciones españolas de productos agroalimentarios a Estados Unidos, habiendo más que duplicado sus ventas en la última década. Asimismo, el país norteamericano es el primer destino extracomunitario de los productos agroalimentarios andaluces y el séptimo si incluimos los mercados europeos. Durante 2018, se exportaron productos por valor de 679 millones de euros (el 6,3% de todas las ventas exteriores en el ramo), correspondiendo el 51% al capítulo aceite de oliva.

Por lo que respecta a la aceituna de mesa, un nuevo arancel, esta vez a la aceituna verde, puede suponer la puntilla a un sector que todavía no se ha repuesto de las pérdidas ocasionadas por el impuesto a sus ventas de aceituna negra. En este caso, España también, y particularmente Andalucía, es la principal damnificada como productora líder mundial con ventas que venían suponiendo en torno a las 75.000 toneladas en el mercado norteamericano.

Para los cítricos y los vinos suponen una problemática añadida a su ya complicada situación. En el primer caso, como consecuencia de la competencia de países terceros, las amenazas sanitarias y una desastrosa campaña de precios. En el segundo, el de los vinos andaluces, sería un nuevo traspiés para un sector que ya encadena muchos ejercicios de falta de rentabilidad y cuyo futuro se encuentra muy comprometido.

De confirmarse la aplicación de las sanciones, más de 500 empresas andaluzas se van a ver directamente afectadas y, de ellas, 376 cooperativas con producción de aceite de oliva, 71 de aceituna de mesa, 28 de vino, 24 de cítricos y 6 de porcino.

A su vez, la consejera de Agricultura de esta Comunidad, Carmen Crespo, informó del encuentro que mantuvo en Luxemburgo con el comisario de Energía y Clima, Miguel Arias Cañete, que se comprometió con el sector agroalimentario “a hacer todo lo posible para evitar estos aranceles” anunciados por EE.UU. para productos de España y, por tanto, también de Andalucía.

“Vamos a trabajar por ello y estamos todos unidos en este frente común”, asevero Crespo, que apunta la ineficacia que tendrían medidas unilaterales frente a Estados Unidos y, por tanto, recalca la necesidad de implicar a las instituciones europeas.

Crespo, que participó en el Consejo de Ministros de Medio Ambiente de la UE, recalcó que la Junta de Andalucía está “preocupada” por la posibilidad de que se impongan nuevos aranceles a las exportaciones andaluzas a Estados Unidos pero, al mismo tiempo, “también estamos trabajando en ello”.

Según la Consejería de  Agricultura,  los impuestos anunciados por la Administración Trump afectarán, entre otros sectores económicos andaluces, a alimentos y bebidas como, por ejemplo, el vino y el aceite de oliva. Además, los nuevos aranceles se sumarían a los anteriormente fijados para la aceituna negra de mesa, unos impuestos que ya son injustos y desproporcionados.

Entre otras actuaciones puesta ya en marcha por el Gobierno autonómico, desde Andalucía se está elaborando un estudio sobre el impacto en el sector agroalimentario del territorio de esta nueva amenaza norteamericana.

Exportaciones agroalimentarias andaluzas

Andalucía ha exportado alimentos y bebidas a Estados Unidos por valor de 435,8 millones de euros durante los siete primeros meses de 2019, destacando especialmente las ventas de aceite de oliva (216,6 millones de euros) y de aceitunas preparadas (89,3 millones de euros). Atendiendo al último año completo, en 2018 la Comunidad Autónoma andaluza destinó en el mercado estadounidense productos agroalimentarios valorados en 678,8 millones de euros).

Por productos, el aceite de oliva virgen extra encabeza el listado de alimentos exportados al mercado estadounidense de enero a julio de este año con ventas por 137,8 millones de euros; destacan también las ventas de pulpo (11,7 millones de euros) y de almendras frescas o secas (7,7 millones de euros).

 

Por su parte, el el área de Conocimiento y Estrategia de la Promotora de Exportaciones Agroalimentarias de Cataluña (Prodeca) ha destacado que el sector Fine Food, primer sector exportador catalán en Estados Unidos (125 millones de euros en 2018), será de los más damnificados. Este incluye muchos de los productos penalizados por las nuevas tasas: quesos, yogures, mantequilla, frutos secos, zumos de fruta y frutas procesadas incrementarán sus costes arancelarios en un más 25%.

Seguidamente, por importancia en facturación en Estados Unidos, el sector más afectado sería el del vino y el cava (85 millones exportados el 2018). De esta cifra, 56,7 millones corresponden a espumosos y 27 millones los vinos afectados por la medida que incluiría: vinos tranquilos, no carbonatados, con una graduación menor a 14% de alcohol, en recipientes no superiores a los 2 litros. El cava, y el resto de espumosos europeos, no quedarían afectados por el incremento arancelario.

Los aceites vegetales y el aceite de oliva catalán (56 millones exportados el 2018) incrementan también sus aranceles en un más 25% junto con Francia, Alemania y Reino Unido, no así otros países productores como Grecia o Italia, que mantendrían los antiguos aranceles.

Con 31 millones exportados el 2018, sigue el sector cárnico, que ha registrado en los últimos cinco años un crecimiento de facturación en los EE.UU. del 475%. Las principales categorías afectadas por el incremento arancelario son la carne de cerdo congelada y los procesados de cerdo como salchichas o jamón. El sector del pescado y marisco, que sumó 20 millones de euros exportados el 2018, verá afectadas la categoría de moluscos y marisco.

En cuanto a la fruta, los cítricos, cerezas, melocotones y peras contarán a partir de ahora también con unas tasas arancelarias que sumarán un 25% adicional a los aranceles existentes. Actualmente, Cataluña casi no exporta fruta y verdura en los Estados Unidos por la inexistencia de protocolos de homologación entre ambos países y por tanto sería el sector menos damnificado por las medidas de la administración de Donald Trump.

Estados Unidos es el tercer destino de productos agroalimentarios catalanes de fuera de la UE, después de China y Japón, representa el 3,3% de las exportaciones mundiales de alimentos y bebidas catalanas, y es el 8.º mercado mundial. Desde Cataluña, en 2018, se exportaron 86 mil toneladas en mercancías agroalimentarias por un valor de 330 millones de euros. Estas cifras representan en los últimos 5 años un incremento de más del 60%, tanto en volumen como en valor. En cuanto al número de empresas exportadoras, registró 919 compañías el 2018, un aumento respecto el año anterior de un 6,12%.

Según un estudio elaborado por la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) a partir de datos del Ministerio de Comercio, la adopción de estos aranceles pone en peligro exportaciones agroalimentarias valencianas por valor de 90 millones de euros. Los cultivos más afectados son los cítricos, las frutas y las hortalizas, cuyos envíos durante 2018 ascendieron a 80,9 millones. Sin embargo, el comercio con destino a Estados Unidos de otros productos tan importantes para el sector agrario valenciano como son el vino y el aceite de oliva también se ve seriamente amenazado, con unas exportaciones durante el pasado ejercicio de 9 y 1,7 millones respectivamente.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, asegura que “imponer de un día para otro un arancel que supone una cuarta parte del valor de la producción va a hacer muy difícil seguir exportando nuestros productos como veníamos haciendo. Si la Comisión Europea no lo evita, habrá un daño considerable tanto para las empresas comercializadoras como para los agricultores. Otros países competidores como Marruecos aprovecharán la oportunidad y, una vez desplazados, más adelante será complicado recuperar ese mercado”.

En caso de adoptarse los nuevos aranceles, Aguado exige a la Comisión Europea que responda estableciendo también un arancel del 25% a las almendras estadounidenses –que cada año inundan nuestro mercado y hunden los precios en origen– así como al resto de producciones agroalimentarias procedentes de este país.

Informe pdf de la Cámara de Comercio de Valencia:  Aranceles USA a EU Octubre 2019 _2_

 


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018