El 15% de las bodegas españolas mantienen un elevado riesgo de impago, según Iberinform

Iberinform, filial de Crédito y Caución, uno de los principales operadores globales de seguro de crédito con presencia directa en más de 50 países, ha elaborado un informe sobre el sector vitivinícola español en donde destaca que cinco de cada diez bodegas han sido creadas después de la crisis para aprovechar el alto potencial exportador del sector español, y que, en un contexto de atomización y diferenciación por precio, un 15% de las bodegas mantiene un elevado riesgo de impago.

España constituye uno de los primeros viñedos del mundo en extensión. Con casi un millón de hectáreas plantadas, las cerca de 4.000 bodegas españolas están en los primeros puestos de los rankings globales de producción y exportación de millones de hectolitros de vino. Sin embargo, los datos que ofrece Insight View, una herramienta online que proporciona información agregada y detallada de empresas de los principales destinos de exportación española, en base a las cuentas financieras presentadas por el sector, confirman la atomización y la competitividad basada en las ventas a granel en el mercado global, con precios y márgenes por debajo de algunos países de nuestro entorno.

La facturación media de una bodega española apenas supera los tres millones de euros y los resultados medios se sitúan ligeramente por encima de los 180.000. En este contexto, un 15% de las empresas que componen el sector se mantiene en un segmento de elevado riesgo de impago.

Según destaca el informe, un relevante 26% de las empresas del sector tiene más de 25 años pero prácticamente el 50% no existía antes de la crisis de 2008. A la juventud del sector se une una cierta atomización. Un relevante 55% está compuesto por microempresas y un 32% adicional por pequeñas empresas. Un 10% ha alcanzado la dimensión de mediana empresa y un 3% el de gran empresa. Además, el sector cuenta con más de 1.200 autónomos.

El sector presenta también una composición geográfica muy particular. Madrid, que lidera la composición territorial de infinidad de sectores, queda muy relegada frente a otras comunidades que generalmente carecen de protagonismo, como las dos Castillas. El 17% del sector se concentra en Cataluña, seguida de la Castilla y León (16%), Castilla – La Mancha (12%), País Vasco (9%), La Rioja (9%) y Galicia (9%).

De acuerdo con los cálculos en base a su información pública, el sector presenta unos plazos medios de cobro de 80 días y paga a 126. Destaca el buen comportamiento del rating de riesgo en Extremadura. El peor se da en Madrid, Andalucía, Baleares y Canarias.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018