El MAPA eleva la Renta Agraria de 2018 un 3,4%, hasta 29.955,3 M€ en su primer avance

El Ministerio de Agricultura eleva la renta agraria de 2018 en su primera estimación un 3,4% en términos corrientes (+1,9% en términos constantes) hasta los 29.955,3 millones de euros en su primer avance de macromagnitudes agrarias.

A este primer avance, a fecha de 30 de noviembre de 2018, le seguirá un segundo a 31 de enero de 2019, que se publicará en la primera quincena de febrero, así como uno tercero en septiembre-octubre (en el que se publicaría el definitivo de 2017).

La renta agraria a precios corrientes por Unidad de Trabajo Agrario (UTA), que representa el trabajo realizado por una persona a tiempo completo en un año, habría subido algo más, un 4,7%, hasta los 34.787,6 euros/UTA, debido también al descenso en el número de UTAs que, tras subir desde el año 2015 a 2017 observó para 2018 un descenso del 1,2% y de 10.900 UTAs, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Al final, tras descontar un deflactor del PIB agrario del 1,38%, la renta agraria por UTA a precios constantes, habría quedado en 2018 en unos 16.499,7 euros.

Récord del valor bruto

El valor de la producción de la Rama de Actividad Agraria, a precios básicos, experimentó, según este primer avance, un alza del 4,9%, hasta sumar un récord de 53.086 millones de euros, gracias al incremento de los volúmenes producidos de un 5,7%, a pesar del descenso de los precios, que bajaron una media del 0,8% con carácter general.

Así, mientras que el valor bruto de la producción vegetal aumentó un 6,5%, sumando unos 32.031,3 M€, el de la rama animal registró un aumento algo inferior, pero también positivo del 2,6%, hasta 19.281 millones.

En producción vegetal, el MAPA destaca que el aumento del 6,5% del valor se debe fundamentalmente a un incremento del 6,8% de las cantidades producidas, que compensó con creces el ligero descenso del 0,3% de los precios pagados.

En concreto, los volúmenes de producción que más suben son los de los cereales (+43,3%) ante la recuperación de la cosecha, seguido de las plantas forrajeras (+25,3%), vino y mosto (+18,1%), plantas industriales (+13,2%) y frutas (+4,5%).

Por el contrario, bajaron las cantidades producidas de patatas (-11,6%), aceite de oliva (-7,4%, al contabilizarse la campaña anterior 2017718) y las hortalizas (-1,7%).

En precios básicos, destaca el aumento registrado en patata (+41,6%), seguido de frutas (+4,3%), hortalizas (+1,7%) y cereales (+1,3%).

En valor, por orden de mayor a menor, las frutas registraron un valor bruto a precios básicos de 10.287,2 M€ (+9%), las hortalizas, de 9.829,6 M€ (-0,1%); los cereales, de 4.278,9 M€ (+8,1%); el aceite de oliva, de 2.222,8 M€ (+4,2%); las plantas forrajeras, de 1.883,6  M€ (+3,6%); el vino y el mosto, de 1.751 M€ (+3,3%); las plantas industriales, como remolacha,  tabaco, algodón, oleo-proteaginosas y leguminosas grano, de 1.083,7 M€ (+2%) y la patata de 565,8 M€ (+1,1%)

Rama de Producción Animal

En producción animal, el valor de esta rama de producción habría aumentado un 2,6%, hasta 19.281 M€, gracias al aumento de las cantidades producidas del 4,5%, mientras que los precios experimentaron un comportamiento opuesto, al bajar un 1,8%.

Los sectores ganaderos que experimentaron un mayor aumento de los volúmenes producidos habrían sido los huevos /(+6,9%),m porcino (+6,4%), aves (+5,2%), ovino-caprino (+5%), bovino (+2,4%) y leche (+1,8%), descendiendo solo en el  ganado equino (-12,3%).

Subieron precios básicos los huevos (+2,8%), aves (+2%), leche (+1,4%) y bovino (+0,4%). Por el contrario, bajaron precios el porcino (-6,2%), equino (-2,7%) y ovino-caprino (-0,5%).

En valor, la producción de carne y ganado experimentó un alza del 1,9%, gracias al alza del volumen producido del 4,9%, y a pesar de la caída del 2,9% en sus precios, hasta 14.699,5 M€.  En bovino, el aumento del valor bruto fue del 2,7%, hasta 3.352,9 M€; en porcino, el valor fue de 7.470,7 M€ (-0,2%); en equino, bajó a 69,1 M€ (-14,8%); en ovino y caprino, subió un 4,5%, hasta 1.277,7 M€; en aves, aumentó un 7,2%, con 2.346,7 M€ y en otros (conejos, fundamentalmente), bajó un 1,8%, hasta 182,4 millones.

En producción animal, los productos aumentaron un 3% en cantidad y un 1,6% en valor, dando como resultado un alza del 4,7% del valor bruto en origen, hasta 4.581,5 millones de euros.

Por productos, en leche (incluye leche de vaca, oveja y cabra y otras) aumentó un 3,2%, hasta 3.067 M€; en huevos, el alza fue del 9,9%, hasta 1.264,5 M€, y en otros productos animales, bajó un 1,3%, hasta 250 millones.

Subvenciones

En el cómputo global, según el MAPA, se observa un ligero aumento del 0,5%, situándose en un total de 6.557,6 millones de euros, que incluyen 787,9 millones de subvenciones “a los productos”, que se suman al valor bruto a precios básicos de cada uno de ellos para el cálculo de la renta agraria, y 5.769,7 millones de euros de “otras subvenciones, principalmente de la PAC, como el pago básico y el pago “verde” y otras.

Consumos intermedios

El gasto en consumos intermedios experimentó un alza del 6,2% en valor, hasta los 23.199 M€, debido al incremento del 3,2% de los precios pagados por estos insumos, acompañado por un incremento del 2,9% en las cantidades consumidas.

Así, se produjo un aumento de volumen consumido en 2018 en fertilizantes (+6,8%), piensos (+4,6%), gastos veterinarios (+4,5%) y semillas y plantones (+1,7%), mientras que registraron leves caídas el uso de servicios agrarios (-0,3%) y la energía (-0,1%).

En precios, se produjeron subidas generalizadas de todos los  consumos intermedios, según destaca el MAPA, sobre todo en energía (+13,6%9, semillas y plantones (+4,6%), otros bienes y servicios (+3,8%), servicios agrarios (+2,5%), piensos (+2,2%), productos fitosanitarios (+1,8%), fertilizantes (+1,5%) y gastos veterinarios (+0,5%).

En valor, en semillas y plantones el sector agrario se gasto, según este primer avance, un 6,3% más que en 2017, hasta 1.080 M€; en energía (gasóleo, electricidad…etc.) y lubricantes, un 13,5% más, con 2.136,6 M€; en fertilizantes y enmiendas, un 8,4% más, con 1.926,9 M€; en productos fitosanitarios, un 1,8% más, 1.131,2 M€; en gastos veterinarios, un 5% más, con 625,4 M€; en piensos, que es con diferencia el primer coste de producción,  un 6,9% más que en 2017, con 11.642,7 M€; en mantenimiento de material, en cambio, se gastó un 2,6% menos que un año antes, con 526,4 M€; en mantenimiento de edificios, un 1,8% más, con 517,6 M€; en servicios agrarios, un 2,2% más, con 299 M€; en servicios de intermediación financiera, un 7,3,% más, con 320,8 millones, y en otros bienes y servicios, un 3,8% más, con 2.229,4 millones de euros.

Al final, quedó un Valor Añadido Bruto (VAB), resultado de restar al valor bruto de la Producción de la Rama Agraria, el gasto de insumos) un 3,9% más alto que en 2017, con 29.887 millones de euros.

A esta cifra, se le restan unas amortizaciones (maquinaria, edificio,  plantaciones) por importe de 5.281,5 M€ (+1,8%), así como otros impuestos (IBI, impuesto sobre maquinaria) por valor de 419,9 M€, con un aumento del 19%9 y, por el contrario, se le suman las “otras subvenciones” (pago básico de la PAC, medidas agroambientales, ICZD y de montaña…etc.), que aumentaron un ligero 0,4%, hasta 5.769,7 millones, para quedar una Renta Agraria total de 29.955,3 M€, con un aumento del 3,4% y de unos 997 millones respecto a la cifra de 2017 (28.958,3 millones).

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018