Los obtentores vegetales piden rigor informativo a los medios de comunicación

“La enloquecida moda de pretender comer los mismos alimentos que comían nuestros abuelos no tiene nada que ver con la salud y desvela mucha ignorancia científica”, ha asegurado José Miguel Mulet, profesor titular de Biotecnología en la Universidad Politécnica de Valencia, durante la mesa redonda con la que se clausuraba la Asamblea General de Anove celebrada el jueves 14 de marzo en Madrid.

La Asociación Nacional de Obtentores Vegetales (Anove) celebra anualmente desde su fundación en 2006, su Asamblea General, a la que son convocadas las 56 empresas y centros de investigación que forman parte de la entidad. Son prácticamente la totalidad de los productores de semillas, que ponen en el mercado más del 95% de las variedades utilizadas en los principales cultivos: 99% de hortícolas, 85% de frutos rojos, 90% de frutas dulces, 100% de maíz, 100% de remolacha, 90% de cereal, 90% de girasol o 80% de algodón.

Durante su intervención en la mesa redonda, Mulet mostró cómo a lo largo del tiempo la investigación ha ido mejorando las propiedades de los alimentos haciendo posible, además, que aumente la productividad y se mejore la seguridad alimentaria, aspecto en el que los participantes de la mesa se mostraron unánimes.

Juan Ignacio Senovilla (Alianza para la Agricultura Sostenible), Eduard Fitó (presidente de la Internacional Seed Federation) y Julián Tío (Confederación de Consumidores y Usuarios) coincidieron también en subrayar la responsabilidad que tienen los medios de comunicación en proporcionar a los ciudadanos divulgación científica rigurosa evitando la difusión de bulos y tópicos acerca de la alimentación.

Como ejemplo de desconocimiento común se insistió en los transgénicos, “de los cuales la ciencia no tiene la menor evidencia científica de que sean perjudiciales; sin embargo, sin el menor rigor científico, algunos asustan a la población esparciendo temores infundados”. Se da la paradoja de que en Europa pueden usarse medicamentos transgénicos y, sin embargo, está prohibido producir alimentos por medio de esta técnica. De hecho, 3 millones de españoles con diabetes “se inyectan cada día insulina, producida con una levadura transgénica y gracias a eso pueden vivir; pero no pueden comer alimentos transgénicos producidos en Europa, lo que es una contradicción y un sinsentido”.

Mulet puso de manifiesto, además, que los agricultores europeos están en situación de desigualdad “porque políticos y legisladores prefieren están más pendientes del rendimiento electoral que de conocer la verdad científica”. Se produce así “la paradoja de que Europa importa 91 variedades transgénicas y, sin embargo, a sus agricultores solo se les permite cultivar una, con lo que compiten en inferioridad de condiciones con respecto a los de otras áreas del mundo”.

En la mesa redonda también se abordó con detenimiento la técnica CRISPR/Cas, otro ejemplo de cómo los legisladores acostumbran a desoír los criterios de la comunidad científica, según lamentaron los participantes.

 

Una apuesta por la investigación y el empleo de calidad

Las empresas asociadas en Anove invirtieron el pasado ejercicio en I+D+i entre el 20% y el 30% de su facturación. Según datos de la Comisión Europea, el porcentaje de inversión de las compañías dedicadas a la mejora vegetal supera incluso al que realizan las de automoción, farmacéutica, aeroespacial o las de tecnologías de la información.

En las entidades asociadas a Anove trabajan actualmente 2.500 personas, la mayoría altamente cualificadas, según las cifras proporcionadas en la Asamblea Anual. Con un total de 52 centros de I+D repartidos por España, el 81% de los socios de Anove disponen de departamento propio de I+D, en los que se ocupa el 38% de la plantilla. Debido a la alta cualificación tecnológica de los empleados, la ratio de producción alcanza la cifra de 230.000 euros al año por trabajador.

Las entidades adheridas a Anove facturan más de 1.000 millones de euros al año, de los que casi el 58% corresponden específicamente a comercialización de semillas. En el conjunto la Unión Europea, el sector obtentor tiene un volumen de negocio de 6.800 millones de euros; el 39% corresponde a cereales y leguminosas, el 26% a maíz, el 14% a patatas y el 11% a hortícolas. En el sector obtentor europeo trabajan 50.000 personas, una cuarta parte de ellas dedicada a la investigación.

Antonio Villarroel, secretario general de Anove, subrayaba durante su intervención en la asamblea que la obtención vegetal es una actividad “imprescindible” que consigue mejorar las actuales variedades vegetales y desarrollar otras nuevas por medio de “una apuesta decidida por el conocimiento y una constante inversión en investigación”.

«El mercado –explicó– demanda cada vez más alimentos frescos de absoluta calidad, con nuevas presentaciones, diferentes tamaños y texturas, nutritivos y con más sabor; los quiere en cualquier época del año, cerca de casa, a precios asequibles, más duraderos y con plena seguridad alimentaria. Todo ello solo es posible gracias a la investigación genética que llevan a cabo los obtentores vegetales”.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018