La Renta Agraria de 2019 cayó algo menos que lo previsto inicialmente por el MAPA

La segunda estimación a 30 de enero de la Renta Agraria de 2019, realizada por el Ministerio de Agricultura,  aún siendo bastante mala, es algo menos que la primera previsión realizada con datos a 30 de noviembre del pasado año. Eso sí, el valor bruto de la producción agraria se mantuvo por encima de los 50.000 millones de euros en 2019.

Así, la Renta Agraria de 2019, en esta segunda estimación, se redujo en España un 8,4%  (un 9,7% en términos constantes o reales) y en 2.408,7 millones de euros en términos corrientes, quedando en total en 26.234,5 millones respecto al ejercicio anterior, según el segundo avance (de cuatro estimaciones o previsiones que se hacen) del Ministerio de Agricultura.

En términos corrientes, la Renta Agraria por Unidad de Trabajo Agrario (UTA) Anual bajó un 7,3%, un punto menos que en estimación inicial y en 2.408 euros, hasta 30.694 euros.

El indicador laboral de UTAs se redujo finalmente un 1,2% y en 10.600 UTAs, bajando hasta 854.700 UTAs, lo que redundó, aún más si cabe que en la primera estimación, en un mayor de renta por activo agrario, al disminuir su número mucho más que en la primera previsión (-0,4% y 862.300 UTAs) y, por tanto, «tocar a más» en el reparto de este pastel.

La Renta Agraria real (con un deflactor del PIB positivo del  1,4%) por Unidad de Trabajo Agrario  (UTA) anual (Indicador A de la Comisión Europea, que refleja el trabajo de una persona ocupada a tiempo completo en un año entero) disminuyó un 8,6% (-9,5% en primera estimación) y en casi 1.354 euros, hasta quedar en 14.464,8 €/UTA.

El deflactor del PIB es el cociente entre el PIB a precios corrientes y el PIB a precios constantes, y se considera el más apropiado para medir los precios de los bienes (incluidos los de capital) y servicios finales producidos (en el IPC figuran los «consumidos» y los «importados») en una economía durante un periodo de tiempo. La cesta de bienes y servicios es variable en el deflactor y fija en el IPC, mientras no se cambia de base. Su valor se obtiene a partir de la información de la Contabilidad Nacional del INE.

Valor bruto de la producción

El valor de la Producción Vegetal disminuyó un 6,9% y en 2.172,6 millones menos  respecto a 2018, quedando en 29.310,4 M€, debido al efecto combinado de una disminución del 1,3% en las  cantidades producidas, combinadas con un descenso del 5,7% de los precios.

En volumen, destacan los descensos en los sectores de vino y mosto (-24,6%), vendimia de 2018, así como de cereales (-17,3%), plantas industriales (-17,4%), plantas forrajeras (-0,9%) y frutas (-7,4%).

Al contrario, subieron los volúmenes producidos de aceite de oliva (+52%, de la campaña 2018/19), seguido de patata (+12,8%) y hortalizas (+4%).

En precios básicos, destaca el descenso registrado en aceite de oliva (-23,6%), frutas (-11,6%), hortalizas (-1,4%) y patata (-2,3%), plantas industriales (-2,2%) y vino y mosto (-0,6%). Por el contrario, aumentan los precios de las plantas forrajeras (+15,4%), seguido de cereales (+1,5%) y patata (+0,8%).

El valor a precios básicos de la Producción Animal aumentó 0,2 puntos menos que en la primera estimación, un 3,4% y en 357,6 M€, hasta 19.597,3 millones, debido a una evolución al alza de las cantidades producidas algo inferior, del 1,3%, combinada con un aumento de los precios del 2,1%.

Se registraron aumentos en volumen de producción en aves (+7,1%) porcino (+1,5%) y leche (+0,6%). Por  el contrario, descendieron en conejos (-5,9%), equino (-2,5%), huevos (-1,3%), bovino (-1,1%) y ovino-caprino (-0,4%).

En cuanto a los precios básicos, sube el porcino (+10,3%), conejos (+8,5%),  leche (+3,1%) y equino (+3,1%) y, por el contrario, bajan huevos (-11,7%), aves (-9,9%), bovino (-2,1%) y ovino-caprino (-1,9%).

Por tanto y en conclusión, el valor total bruto de la Producción Agraria se mantuvo por encima de los 50.000 millones de euros en 2019. En concreto, en 50.656,9 M€, casi 1.770 millones más que en la primera estimación (48.887 M€), con un descenso del 2,88% y de apenas 1.500,8 millones menos que en 2018 (52.157,7 M€, dato revisado también al alza), debido sobre todo a la caída de los precios unitarios del 2,6% (-3% en primera estimación), frente a un ligera disminución del  0,3% en volumen, aunque con grandes diferencias según subsectores.

Consumos intermedios

Los consumos intermedios experimentaron, por su parte, un aumento del 3,2% (0,4 puntos inferior a la estimación inicial) y de 756,4 millones, hasta elevarse a 24.100,9 millones de euros en 2019, como resultado de un incremento del 2,3% de los precios unitarios, acompañado de un incremento del 1% de las cantidades consumidas.

Por tipos de insumos, se produce un aumento de volumen consumido en semillas y plantones (+2,6%), energía y lubricantes (+1,7%), piensos (+1,3%) y gastos veterinarios (+1,3%), con ligeros descensos, por el contrario, en fertilizantes (-1,7%) y servicios agrarios (-0,4%).

En cuanto a los precios, se registraron aumentos de los fertilizantes (+6,5%), piensos (+3,3%), servicios agrarios (+3,3%), gastos veterinarios (+1,2%) y, en cambio, bajaron energía (-4,0%), semillas y plantones (-1,4%) y productos fitosanitarios (-0,1%).

Subvenciones

Además, las subvenciones experimentaron también un ligero aumento del  0,6%, situándose en un total de 6.427,2 millones de euros, que incluyen 791,7 millones de «subvenciones a los productos» (que se suman al valor en precios básicos de la producción de los  mismos) y 5.635,5 millones de «otras subvenciones» (principalmente pagos directos de la PAC). Estos datos no cambian respecto a la primera estimación.

Archivo pdf adjunto: Renta Agraria 2019 2ª estimación


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018