Informe OeMv: cae un 0,7% el valor de las exportaciones mundiales de vino

El valor de las exportaciones mundiales de vino ha caído un 0,7% en el interanual hasta marzo de 2020, lo que no ocurría en un periodo de 12 meses desde diciembre de 2014. Cinco años después, cae la facturación del comercio mundial de vino, pese a que se comercializaron casi 150 millones más de litros pero con precios a la baja, según las conclusiones del último y amplio informe realizado por el Observatorio Español del Mercado del Vino para la Organización Interprofesional del Vino de España.

Informe OeMv: cae un 0,7% el valor de las exportaciones mundiales de vino

Así, las ventas han caído en estos 12 meses en 236 millones de euros, sobre todo por los malos datos del primer trimestre de 2020, cuando se perdieron más de 350 millones, particularmente por el pésimo arranque de año de Francia (-250 millones).

En el interanual a marzo, el granel fue claramente el vino que más creció en términos de volumen (+1,53 millones de hl), si bien el vino espumoso fue el único que lo hizo en valor (+132 millones de euros).

El vino embotellado, primer vino exportado a nivel mundial con el 54% del volumen y el 69% del valor total, se mantuvo estable en litros, con leve caída en euros.

Tras superar a España a cierre de 2019, Italia se consolida como principal exportador mundial en el interanual a marzo de 2020, al vender 191 millones más de litros, seguido de nuestro país, que exportó 36 millones más, y de Francia, que perdió 15 millones.

Sin embargo, destaca este informe, el liderato de Francia en valor es indiscutible, si bien los pésimos datos del primer trimestre hacen que solo gane 10 millones de euros más en el interanual, cuando cerró 2019 con unos ingresos que aumentaron en 429 millones.

Al igual que en volumen, Italia fue el que más creció en valor (+223 millones), mientras que España perdió 245 millones, al bajar bastante el precio medio, si bien esta tendencia parece que empieza a cambiar en 2020, ya que el vino español e encareció en los tres primeros meses del año.

Según destaca el informe del OeMv, el sector se enfrenta en 2020 a serias amenazas como son la crisis del coronavirus, la subida de aranceles en Estados Unidos contra algunos vinos embotellaos europeos adoptada por la Administración Trump, el Brexit, la nueva Ley del Vino de la Federación Rusa o la ralentización de la economía japonesa. Y aunque aún es pronto para sacar conclusiones, los primeros datos del año no son muy esperanzadores.

En este esntido, la OeMv destaca  que los aranceles en Estados Unidos impuestos por la Administración Trump son especialmente preocupantes para los vinos tranquilos (no espumosos y no generosos), sufriendo ya las exportaciones de noviembre y diciembre, pese a que el cierre del conjunto del año 2019 no fue malo. Y sufren más los franceses que los españoles. Pero el hecho de que se impongan a unos países (Francia, Alemania, Reino Unido y España) y no a otros (Italia, Portugal y otros) es especialmente dañino y puede afectar a nuestras exportaciones en un gran mercado tan importante como el norteamericano.

Y es que los siete primeros meses desde la entrada en vigor de la subida de aranceles (de noviembre de 2019 a mayo de 2020) muestran un importante descenso de las importaciones estadounidenses de vino embotellado, particularmente en valor (las compras caen en más de 320 millones de dólares), con Francia, proveedor de alto precio pese a que baja bastante, como el más afectado al perder 290 millones. Alemania también registra importantes pérdidas, mientras que el vino embotellado español cae de forma más suave. Italia se ha beneficiado y ha logrado aumentar a buen ritmo su facturación, aunque pierde volumen.

En cuanto a China ya venía ralentizando sus importaciones en los dos últimos años. El coronavirus ha tenido ya consecuencias económicas terribles. Se ha perdido parte importante del consumo en hostelería, en especial durante la celebración del año nuevo chino y una parte muy importante de estas ventas no se recuperarán durante la segunda parte del año.

También se aprecia una potencial ralentización en el mercado japonés, que es de los que mejor han ido en 2019.

Por último, subraya el informe, existe una nueva ley del vino en Rusia desde el pasado mes de junio que podría afectar negativamente a las ventas de vinos a granel mundiales y especialmente españoles, que son los más importados en dicho mercado. Los cinco meses previos a la entrada en vigor de esta ley (de enero a mayo de 2020) dejaron ya un descenso del 45% en el volumen de vino a granel importado en Rusia, con España como principal perjudicado (-60%) sobre todo por el desplome sufrido en mayo.