Estudio AECOC sobre sostenibilidad: los consumidores quieren más transparencia e información en toda la cadena de valor

La sostenibilidad es ya un factor decisivo a la hora de hacer las compras. Así lo indican los resultados del estudio de AECOC Shopperview «Cómo afecta la sostenibilidad a los hábitos de compra», presentado hoy durante la celebración del 2º Congreso de Desarrollo Sostenible, coorganizado por AECOC y FIAB.

Los resultados de este informe presentados por Rosario Pedrosa, gerente de Estrategia y Marketing de AECOC, indican que el 44% de los consumidores encuestados afirman haber dejado de comprar los productos de aquellas marcas que no consideran sostenibles. Un dato especialmente acentuado entre los menores de 34 años.

También revela que, a pesar de que el 80% de los consumidores creen que los temas relacionados con la sostenibilidad son relevantes, la mitad considera que no está informado sobre la cuestión, lo que lleva a que hasta el 59% afirme que les resulta difícil llevar un estilo de vida sostenible y también tener un difícil acceso a las opciones sotenibles.

Preguntados sobre cuáles son sus fuentes de información a la hora de decidir si un producto o marca son sostenibles, seis de cada diez citan las etiquetas de los productos, por un 30% que se informa en los mismos puntos de venta. En este sentido, el 45% de los encuestados reclama que los establecimientos ofrezcan mayor información para identificar aquellos artículos medioambientalmente responsables (a través de sus embalajes y zonas específicas).

El estudio de AECOC Shopperview apunta a la creciente importancia del factor medioambiental como elemento decisivo a la hora de hacer la compra. Sin embargo, el estudio demuestra que los parámetros básicos aún son primordiales para los consumidores españoles. El 58% de los encuestados afirma que, al final, lo más importante es el producto, los beneficios que aporta y su precio.

Preguntados sobre en qué se basan para seguir un modo de vida sostenible, los consumidores citan cuatro elementos: el tránsito hacia una dieta con menos impacto ambiental, la proximidad, la generación de desperdicio alimentario y la presencia de plásticos.

En concreto, sobre el desperdicio de alimentos, el 46% asegura haber ajustado su cesta de la compra con el objetivo de reducir desechos, por un 50% que lo hace por ahorro económico.

Por otra parte, la reducción de plásticos se consolida como una prioridad para los consumidores. Ocho de cada diez encuestados asegura haber reducido la compra de productos con embalajes de plástico, mientras que nueve de cada diez reclaman a los fabricantes minimizar la presencia de este material en sus productos.

Según destacó Rosario Pedrosa, la sostenibilidad es el driver que afecta a la decisión de un consumidor que cambia y que quiere ser más sostenible (evitando el desperdicio alimentario, preocupado por la huella de carbono, el factor proximidad y la utilización de plásticos), pero que no está dispuesto a pagar más.

Para afrontar este reto, el estudio apunta a que hay que ahondar en la transparencia e información en todo la cadena de valor.

Por su parte, Joan Rierra, responsable del área de Alimentación de Kantar, se refirió al primer estudio global sobre la actitud de los consumidores que esta consultora internacional ha realizado en una veintena de países, y que ha dejado al descubieto las tres grandes preocupaciones de estos: el cambio climático, la gestión de los residuos de plástico y la contaminación de las aguas, variando estas de orden según el área geográfica.

En el caso de los plásticos existe una amplia mayoría de los encuestados que apuestan por su reutilización y reducción, un problema que entienden que tiene que ser liderado por la industria.

Por último, Raúl García, director de diseño de la empresa Inédit Innovació, analizó las cualidades que hacen necesario un envase y apuntó que no existen buenos o malos materiales en estos, afirmando que a través de la innovación hay que obtener envases sostenibles (es decir viables, deseables y alineados con la economía circular).

Segundo Congreso de Sostenibilidad

La Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) y la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (AECOC) han reunido a cerca de 200 directivos y responsables de sostenibilidad de la industria agroalimentaria y la distribución en el 2º Congreso de Desarrollo Sostenible.

Durante la inauguración, los máximos responsables de ambas organizaciones han destacado el papel del gran consumo como motor de cambio hacia un modelo económico más sostenible y han puesto en valor el camino recorrido por el sector en ejes fundamentales como la reducción de las emisiones en los procesos logísticos o la mejor utilización de los recursos.

Así, el director general de FIAB, Mauricio García de Quevedo, reafirmó el ecompromiso del sector agroalimentario con el cumplimiento de la agenda 2030 y ha asegurado que “las empresas trabajan con los ODS por bandera, conscientes de que el consumidor actual exige que los productos sean seguros, de calidad y medioambientalmente sostenibles”.

García de Quevedo subrayó la relevancia de la sostenibilidad asegurando que este eje “forma parte de la revolución industrial de este siglo y será la base de transformación de nuestra economía”. Esta revolución se apoya principalmente en tres pilares como son la economía circular, un cambio en la política energética para abordar el cambio climático y la transformación digital, incluyendo la industria 4.0.

Por su parte, el director general de AECOC, José María Bonmatí, destacó la necesidad de saber transmitir el compromiso del sector agroalimentario con la sostenibilidad. “Somos un sector comprometido, responsable y que contribuye decisivamente a crear una economía responsable. Debemos ser capaces de trabajar en la transparencia de toda la cadena de valor para que el consumidor así lo perciba”.

En este sentido, puso en valor el papel de programas que AECOC ya tiene en marcha, como el Proyecto Contra el Desperdicio de Alimentos -que ha logrado reducir en un 50% el desperdicio que se genera en la actividad de sus más de 500 empresas implicadas- , Lean&Green -que reúne a más de 50 empresas comprometidas con la descarbonización de sus procesos logísticos-, la nueva área de Smart Distribution o la puesta en marcha de un nuevo Comité de Sostenibilidad, que reúne a las principales empresas del gran consumo para crear estrategias y proyectos conjuntos que contribuyan al complimiento de los ODS.

Salud y sostenibilidad

El 2º Congreso de Desarrollo Sostenible también contó con la participación de la directora de Salud Pública y Determinantes Ambientales y Sociales de la Salud de la Organización Mundial de la Salud (OMS), María Neira, que en su intervención respondió a la pregunta: ¿por qué la OMS se posiciona en la lucha contra el cambio climático? “Si nos fijamos en el Tratado de París, el contenido es un tratado de salud pública. Debemos atacar las causas que crearán un ambiente no sostenible y, por lo tanto, nocivo para la salud”.

Neira advirtió que las nuevas generaciones harán crecer la lucha contra el cambio climático. “Todos tendremos una Greta en casa que nos recordará que hay cosas en nuestro consumo que podríamos hacer mejor”.

La portavoz de la OMS también se ha referido al coronavirus y ha recomendado a las empresas “aguantar la presión social y mediática y tan solo tomar medidas que tengan base científica y epidemiológica”. En este sentido, Neira solicitó “ni banalizar ni entrar en pánico ante un virus que es nuevo, pero del que ya sabemos muchas cosas”, para relatar que el 80% de las personas que estarán en contacto con el virus no desarrollarán síntomas graves y que en China están bajando su incidencia.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018