El agro continuó elevando su nivel de endeudamiento en el tercer trimestre de 2018

El sector agrario (sin pesca) volvió a incrementar su nivel de endeudamiento financiero hasta finales de septiembre pasado. Esta actividad debía al término del tercer trimestre de 2018 un total de 20.070 millones de euros, un 1,6% más que en el segundo trimestre y un 5,8% por encima del mismo periodo del año anterior.

Según los datos del Ministerio de Agricultura, en base a los datos del Boletín de Estadística del Banco de España (BdE), la industria alimentaria y de bebidas elevó también su endeudamiento, aunque de forma más moderada, un 0,8%, hasta 22.083 M€, respecto al segundo trimestre de 2018 y un 4,7% sobre el tercer trimestre del año anterior.

Este aumento del crédito “vivo” en los sectores agrario y agroalimentario contrasta con el descenso de la deuda en el total de las actividades productivas, que bajó en un 1,4% respecto al periodo abril-junio de 2018 y un 6,4% sobre julio-septiembre de 2017, hasta sumar cerca de 550.000 millones de euros.

El endeudamiento agrario a 30 de septiembre pasado, de más de 20.000 M€, fue equivalente al 67% de la Renta Agraria Anual (primera estimación del año 2018, que se elevó a 29.955,3 millones), mientras el nivel deudor de la industria agroalimentaria, de cerca de 22.100 millones, fue equivalente al 76,7% de su Valor Añadido Bruto (VAB).

Según el MAPA, el grado de endeudamiento de ambos sectores se mantuvo en un nivel similar al del conjunto de la economía española, presentando una deuda relativa acorde con su peso económico.

Morosidad

Si el endeudamiento subió, la morosidad bajó en relación a un año antes. La tasa de créditos dudosos en el sector agrario en el tercer trimestre de 2018 fue similar a la del segundo trimestre, situándose en un 6,4% del crédito “vivo”, con 1.278 millones de euros, aunque baja 1,6 puntos porcentuales respeto a la tasa del tercer trimestre de 2017 (8%).

Se situó por debajo también de la tasa del 7,4% (40.613 M€) que registra el total de las actividades económicas (11,1% en el tercer trimestre de 2017), aunque si se excluyen a los sectores de la construcción e inmobiliario, la misma quedaría en un 6,2% del crédito “vivo”, 0,2 p.p. menos que la tasa de dudosos del sector agrario.

La tasa de créditos dudosos (que incluye los morosos) en la industria alimentaria y bebidas fue del 5,1% sobre préstamos “vivos en el tercer trimestre del pasado año, sumando 1.134 M€, inferior al 5,9% del mismo periodo del año anterior y sin cambios respecto al segundo trimestre de 2018.

Según el MAPA, el máximo de endeudamiento del sector agrario se alcanzó en el tercer trimestre de 2008, cuando llegó a ser de 23.936 millones de euros, y el de la industria alimentaria y bebidas, un trimestre más tarde, en el cuarto de 2008, cuando alcanzó los 23.658 millones.

A partir de ahí, hubo una fuerte caída de la oferta crediticia concedida por las entidades prestamistas, que endurecieron también las condiciones por la crisis económica y financiera de ese año. Esta contracción llegó hasta el 2014, con un descenso del 32,6% desde el año 2008 (el recorte en el total de actividades económicas fue del 33,8% en dicho periodo), mientras que en el caso de la industria agroalimentaria la caída de la oferta de crédito fue algo inferior, del 20,7%, recuperándose a partir de 2015 y hasta la fecha.

Desde 2015 hasta el tercer trimestre de 2018, hay una recuperación del crédito concedido por las entidades financiaras al sector agrario del 19,5% y a la industria de alimentación y bebidas del 15,2%, frente a un descenso del 18,6% para el resto de las actividades económicas.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018