El agroalimentario pidió casi 8.200 M€ de préstamos a través de la Línea ICO Covid-19 hasta 31 de julio

Pymes y autónomos del sector agroalimentario demandaron financiación por cerca de 8.200 millones de euros, hasta el pasado 31 de julio, a través de la Línea de Avales ICO Covid-19, con el fin de hacer frente a sus necesidades perentorias de liquidez y circulante.

El agroalimentario pidió casi 8.200 M€ de préstamos a través de la Línea ICO Covid-19 hasta 31 de julio

Este importe de crédito representó casi un 8,7% del total solicitado por todos los sectores de la actividad económica de nuestro país, que fueron de 94.764,4 M€ hasta la fecha citada.

En total, este sector de actividad presentó 56.031 peticiones de crédito con la mediación del ICO, lo que representa un 7,4% del total de las operaciones (760.257) realizadas hasta esa fecha, a través de 38.044 empresas y autónomos (7,45% de un total de 510.652), con un aval público por importe de 6.339,9 millones de euros, equivalente al 77,13% del importe total de los préstamos solicitados y que representó también un 8,8% de todos los avales concedidos (72.054,4 M€).

El sector primario (agricultura, ganadería y pesca) realizó a través de 28.894 pymes y autónomos un total de 39.369 operaciones de petición de crédito con la intermediación del Instituto Nacional de Crédito (ICO), en las que solicitó 3.855 millones de euros, con un aval público de 3.023,3 millones (78,4% del préstamo demandado).

Por su parte, la industria de la alimentación y bebidas registró hasta finales de julio en esta línea 16.662 operaciones de 9.150 empresas y autónomos, en las que solicitaron a las entidades financieras 4.363,7 M€, con un aval público del ICO de 3.315,6 millones (casi un 76% del importe total de los préstamos solicitados).

Fuera del sector agroalimentario, hay que anotar también otras 48.879 operaciones de 32.088 pymes y autónomos del sector de la distribución comercial de alimentos y bebidas, que demandaron financiación por importe de 7.240,6 millones de euros, con una garantía público del ICO de 5.422 millones (con una media avaladas de casi un 75% del total).

Avales a la inversión

Por otro lado, el Consejo de Ministros del pasado 28 de julio aprobó las características del primer tramo de la nueva Línea de avales del ICO por importe de 8.000 M€ de un total de 40.000 millones, de los que 5.000 se destinarán a garantizar las inversiones de autónomos y pymes, y 3.000 del resto de empresas.

El aval del Estado cubre el 80% de los nuevos préstamos de autónomos y pymes, y el 70% para el resto de empresas.

El ICO gestionará también esta Línea y se mantiene el modelo de colaboración público-privada con las entidades financieras y de asignación de fondos en función de su cuota de mercado, tras lo que el Gobierno considera un éxito de la línea para liquidez puesta en marcha en marzo.

El Consejo de Ministros aprobó el acuerdo que recoge las características del primer tramo de la nueva Línea de Avales para impulsar la inversión empresarial, por importe de 8.000 millones de euros, manteniendo el mismo diseño, gestión y modelo de asignación de la anterior Línea ICO Covid-19.

Esta nueva Línea de Avales se aprobó en el Real Decreto-ley 25/2020 de medidas urgentes para apoyar la reactivación económica y el empleo. Si con la anterior línea se dio cobertura a las necesidades de liquidez y circulante del tejido productivo, se impulsa ahora también la inversión de los autónomos y empresas españolas.

Con este objetivo, la nueva Línea de Avales garantizará los préstamos para la realización de nuevas inversiones, así como los gastos relacionados con las mismas y con la mejora del proceso productivo. También podrá cubrir necesidades de financiación derivadas del pago de salarios, facturas o vencimiento de obligaciones financieras o tributarias, entre otras.

Características de la Línea de Avales

El ICO es el encargado de tramitar la nueva línea, manteniéndose el modelo de colaboración público-privada con las entidades financieras. Se repite la activación por tramos, lo que permite adaptar la asignación de recursos a las necesidades de las empresas, manteniendo en todo momento el flujo de financiación.

Se continúa también con la asignación de los avales entre los operadores en proporción a su cuota de mercado, garantizándose que los clientes de todas las entidades financieras tengan acceso a financiación avalada.

Asimismo, las empresas que soliciten esta financiación garantizada no podrán tener su sede en paraísos fiscales y los recursos avalados no podrán emplearse para el pago de dividendos.

El aval garantizará el 80% de las nuevas operaciones de autónomos y pymes y el 70% de los préstamos solicitados por el resto de empresas. Se amplía hasta ocho años (frente a los cinco de la línea de liquidez) el plazo máximo de cobertura del aval, para ajustarlo al mayor plazo de amortización que requieren las inversiones.

Los autónomos y empresas interesados podrán solicitar la garantía para sus operaciones hasta el 1 de diciembre de 2020.