El sector agroalimentario demandó préstamos por más de 7.000 M€ de la Línea de avales ICO hasta 30 de junio

El sector agrario y agroalimentario demandaron financiación hasta el pasado 30 de junio de la Línea de Avales del Instituto de Crédito Oficial (ICO) por importe de más de 7.000 millones de euros, con una garantía pública de 5.413,3 millones, equivalente al 77,3% del capital prestado por las entidades bancarias para hacer frente a las consecuencias del Covid-19.

En conjunto, el número de operaciones realizadas fue de 46.182, casi un 7% del total (662.377) por parte de 32.035 empresas, sobre todo pymes y autónomos, también un 7% del total (456.898).  La mayor parte de la financiación se ha destinado a garantizar su liquidez y cubrir sus necesidades de circulante.

Los préstamos solicitados por ambos sectores, a través de esta línea de avales ICO, representó el 8,25% del total prestado (84.974,6 M€) a la actividad económica hasta finales del pasado mes de junio, mientras que los avales públicos para garantizar el capital prestado supuso casi un 8,4% del total avalado (64.594,2 M€) por el ICO.

El sector de Agricultura, ganadería y pesca realizó hasta esa fecha un total de 31.705 operaciones (4,8% del total) de demanda de crédito, a través de 23.791 pymes y autónomos (5,2%), solicitando una financiación de 3.224,9 millones de euros (3,8%), con un aval público de 2.529,8 millones (3,92%), que garantiza el 78,4% del capital prestado.

Por su parte, el sector de la industria de alimentación y bebidas llevó a cabo hasta el pasado 30 de junio 14.477 demandas de petición de crédito (2,2% del total), a través de 8.244 empresas (1,8%), por importe de 3.779 M€ (4,45%), con una aval público de 2.883,5 millones (4,46%) para garantizar el 76,3% del capital prestado.

También hay que considerar otras 41.958 operaciones (6,3% del total) realizadas por 28.838 empresas (6,3%), sobre todo pymes y autónomos, del sector de la distribución comercial de alimentos y bebidas, que demandaron créditos por importe de 6.463,8 millones de euros (7,6%), con un aval público del ICO de 4.829 millones (7,5%), que garantizaba un 74,7% del capital prestado por las entidades bancarias.

Quinto y último tramo

Por otra parte, el Consejo de Ministros aprobó el pasado 16 de junio el acuerdo por el que se activa el quinto y último tramo de la Línea de Avales para garantizar la liquidez de empresas y autónomos, una línea que fue aprobada tres meses antes (el 17 de marzo) por importe de 100.000 millones de euros para hacer frente a los efectos económicos del Covid-19, siendo la de mayor movilización de avales públicos para empresas puesta en marcha en España.

Este último tramo contaba con una dotación adicional de 15.500 M€, de los cuales 7.500 millones se ponen a disposición de autónomos y pymes, en línea con lo que se ha venido haciendo hasta el momento de priorizar a las compañías de menor tamaño. El resto de empresas contarán con 5.000 millones de avales, reservando 2.500 millones para el sector turístico, otros 500 millones para la adquisición o arrendamiento financiero u operativo por empresas y autónomos de vehículos de transporte terrestre para uso profesional, con el fin de impulsar la inversión, contribuir a la renovación del parque de vehículos y fomentar la movilidad sostenible.

Esta línea de avales ICO ha contado con la colaboración con las 123 entidades financieras, que gestionan la misma permitiendo que empresas de todos los sectores de actividad y de todas las provincias de España estén accediendo a este programa de avales y supone un hito en la colaboración público-privada en materia de financiación.

Características

El quinto tramo de la Línea de Avales mantiene las mismas características y el mismo modo de tramitación de los anteriores para los préstamos destinados a empresas y autónomos. Podrán solicitar estos avales hasta el 30 de septiembre de forma exclusiva las empresas afectadas por los efectos económicos del Covid-19, siempre que los solicitantes no estuvieran en situación de morosidad a 31 de diciembre de 2019 y en procedimiento concursal a 17 de marzo de 2020.

La distribución de la línea de avales para autónomos y empresas entre los operadores se llevará a cabo con los mismos criterios que los establecidos en los tramos anteriores, en función de la cuota de mercado comunicada por cada entidad financiera al Banco de España a cierre de 2019.

El volumen máximo asignado para cada entidad será válido hasta el 30 de junio. A partir de esa fecha, los importes de aval asignados y no utilizados por las entidades se distribuirán entre el resto de operadores, de forma proporcional al importe de aval que hubieran utilizado hasta esa fecha.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018