Casi 126.000 hectáreas de cultivos agrícolas siniestrados hasta el pasado 30 de abril

El «pool» de empresas privadas del seguro agrario, Agroseguro, calcula en su último informe que la siniestralidad acumulada en el ejercicio 2019, hasta el 30 de abril, afectaba ya a 125.734 hectáreas de diferentes cultivos agrícolas asegurados.

Esta entidad prevé que las indemnizaciones por esta siniestralidad, más la acumulada en otras líneas ganaderas y acuícolas, superaría ya los 178 millones de euros, siendo los cultivos más afectados, que no los únicos, cereza, cítricos, frutales, almendra y hortalizas, debido por fenómenos climáticos como las heladas, temporales de viento y pedrisco principalmente.

Agroseguro señala que las lluvias caídas en el pasado mes de abril, aunque han provocado  algunos dalos, resultaron muy beneficiosas para el campo en el conjunto de los cultivos, con una mejoría de las expectativas de la cosecha de cereales en amplias zonas  del país.

En cuanto a los pastos, aunque lentamente, Agroseguro  considera que «irán también mejorando.»

En total, Agroseguro calcula que los siniestros en lo que va de año y hasta el 30 de abril en las líneas agrícolas de los seguros agrarios son ya 20.350, con unas indemnizaciones previstas por este motivo de 127,05 M€; las líneas de ganadería (accidentes/enfermedad y pastos) y acuicultura suman 35.586 siniestros, con una previsión indemnizatoria de 25,01 M€,  y la línea de ganadería (retirada y destrucción) acumula 469.993 siniestros, con una indemnización prevista de 26,26 millones. En total, 525.929 siniestros e indemnizaciones previstas por importe de 178,32 millones de euros.

 Heladas

En heladas, los eventos más significativos se sucedieron los pasados 10-12 de enero en la Comunidad Valenciana y en la Región de Murcia, con unas bajas temperaturas, que afectaron principalmente a los cítricos y hortalizas.

La superficie siniestrada asegurada fue de 8.332 ha, de las que 4.380 ha corresponden a cítricos; 2.690 ha a alcachofa;  515 ha a lechuga;  79 ha a tomate;  134 ha a frutales y 534 al resto de cultivos afectados.

Agroseguro prevé una indemnización de 19,2 M€ por esta siniestralidad. Unos 9 M€ en la Región de Murcia; 6 M€ en la Comunidad Valenciana, y 4,2 M€ en Andalucía.

Temporales de viento

Durante febrero se produjeron distintos episodios de viento que alcanzaron gran intensidad en el arco mediterráneo y en las Islas Canarias,  con cítricos y plátano como las producciones más  afectadas. En cítricos, la superficie total siniestrada fue de  12.277 ha (4.610 ha en la Región de Murcia; 2.173 ha en Castellón;  1.695 ha en Alicante; 1.691 ha en Almería; 1.564 ha en Valencia, y 544 ha en Tarragona).

La valoración temporal de indemnizaciones por estos daños se cifra en 14 M€, habiéndose abonado a 30 de abril, un 90% del total.

En plátano, se recibieron reclamaciones de 1.834 parcelas siniestradas por el temporal de viento, con un total de 759 hectáreas y una previsión de 700.000 euros de indemnización.

Heladas en frutales

Desde mitad de marzo y, sobre todo, en los primeros días de abril, se registraron temperaturas mínimas negativas en distintas zonas, provocando daños por helada. Albacete, Murcia, Aragón, Navarra, La Rioja y El Bierzo (León) fueron las más afectadas.

Agroseguro recibió partes de siniestro por estas heladas de 8.212 ha, repartidas entre las 2.009 ha de la Región de Murcia (1.430,64 ha en melocotón y 525,23 ha en albaricoque, principalmente);  las 1.483,56 ha de Albacete (1.028 ha en melocotón y 450 ha en albaricoque);  otras 1.408,38 ha en Zaragoza (611,58 ha en melocotón, 305,13 ha en albaricoque, 199,39 ha en manzana, etc.), así como 566,19 ha en Navarra (320,03 ha en pera).

León (329 ha);Huesca (317 ha);   La rioja (323 ha); Valencia (224 ha), Alicante (222 ha),etc. fueron otras zonas afectadas.

Por especies, el  melocotón representó  el 50%  del total siniestrado (4.132 ha) que sumado a pera  (1.729,54 ha) y albaricoque (1.620,33 ha) hacen un 90% del total, quedando el 10% restante para otros frutales como manzana (428 ha) y ciruela (248,13 ha).

Agroseguro valora las indemnizaciones hasta la fecha en unos 23,4 M€ por esta siniestralidad.

Pedrisco en Extremadura

Esta entidad llama la atención de que este fenómeno se produce cada vez en fechas  más tempranas, desde mediados de marzo y a lo largo de abril, se registraron ya episodios de cierta intensidad, sobre todo en Extremadura, donde 6.360,74 ha resultaron siniestradas.

Así, en la provincia de Badajoz resultaron dañados por la piedra cultivos agrícolas asegurados como el albaricoque (209,82 ha); ciruela (2.317,35 ha); melocotón (2.056,36 ha), así como pera (64,85 ha).

En Cáceres, los más afectados fueron el melocotón (958,52 ha); ciruela (656,64 ha); albaricoque (73,66 ha) y pera (23,54 ha).

Agroseguro valoró su previsión de indemnización  por esta siniestralidad inicialmente en unos  20 M€, aunque días más tarde la subió nota de prensa) hasta los 22 millones de euros.

Heladas en viñedo

Por otra parte, en los primeros días de mayo, Agroseguro informó ya de heladas registradas en los últimos días en Álava y La Rioja, que volvieron a dañar a la uva de vino por tercer año consecutivo.

Aunque es pronto para realizar valoraciones, esta entidad estima que podrían haber resultado  afectadas 4.000 ha de este cultivo, de las que hasta la fecha -8 de mayo- se recibieron declaraciones de siniestro de en torno al 50%.

La madrugada del lunes, 6 de mayo, se produjo una importante bajada de temperaturas, que rondaron los -2,5 ºC en varios puntos de Álava y La Rioja. En concreto, se registraron siniestros en las comarcas de Rioja Alta y Rioja Alavesa, en la zona Norte, y en Nájera y Entrena, en la zona Sureste.

Agroseguro inició ya la planificación de las labores de tasación, recalcando la importancia de que los asegurados remitan los partes de siniestro con la mayor celeridad posible. Cabe recordar que los daños ocasionados por el riesgo de helada están cubiertos por el sistema de Seguros Agrarios Combinados.

Esta situación ya sucedió durante las campañas 2017 y 2018. En la primera, las heladas de finales del mes de abril provocaron daños muy intensos en la producción de uva de vinificación, especialmente en viñedos que se encontraban en los primeros estados de desarrollo. Entre Álava, La Rioja y Navarra acumularon casi 24.000 ha dañadas y una siniestralidad cercana a 24 millones de euros.

En la campaña 2018, en concreto el 13 de mayo, se produjo otra bajada brusca de las temperaturas que ocasionó daños en zonas puntuales de la Rioja Alta, con una siniestralidad próxima al millón de euros. En esta cosecha, sin embargo, fue el pedrisco el riesgo que más perjudicó al viñedo, con una siniestralidad de casi 10 millones de euros.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018