Agroseguro eleva a cerca de 410 M€ las indemnizaciones por siniestralidad en el campo español

La siniestralidad acumulada hasta el 31 de julio en las producciones agrarias aseguradas se prevé que den lugar, por ahora, a unas indemnizaciones de casi 410 millones de euros, según los datos manejados por el «pool» de empresas privadas del seguro agrario, Agroseguro.

La superficie agrícola asegurada y siniestrada hasta esa fecha fue de 1.525.993 hectáreas, siendo los cereales, cereza, cítricos,  frutales, almendra, uva de vinificación y hortalizas los cultivos más afectados, según esta entidad.

Heladas, temporales de viento, pedriscos y, principalmente, la sequía han sido por el momento los  fenómenos climáticos que más dañaron las producciones agrícolas.

El mes de julio fue extremadamente cálido y seco, agravando por tanto la situación de sequía que se venía arrastrando de meses anteriores. Pese a ello, se produjeron también tormentas de cierta importancia con pedrisco en las CC.AA. de Valenciana, Navarra, La Rioja y, de nuevo, en Extremadura.

Según apunta Agroseguro, con carácter general, tanto la primavera, como el inicio del verano estuvieron marcados por una inestabilidad climática que, además de lo indicado y como consecuencia de las escasas precipitaciones, provocaron estrés hídrico en las producciones de secano, que se tradujo en una alta siniestralidad por sequía en cultivos herbáceos extensivos y en pastos, que acusaron la escasa pluviosidad.

Más en concreto,  hasta el 31 de julio pasado el número de siniestros agrícolas en cultivos asegurados hasta el 31 de julio fue de 80.766, provocando una previsión de indemnizaciones por pérdidas de 322,82 millones de euros; en ganadería (accidentes/enfermedad y pastos) y acuicultura, hubo 60.937 siniestros, con una previsión indemnizatoria de 43,62 M€, y en ganadería (retirada y destrucción de animales muertos), el número se elevó a 871.388, con previsión de 43,03 M€ de indemnizaciones.

En pedrisco, que fue la adversidad meteorológica más acusada en el ejercicio de 2018, hasta la fecha apuntada, Agroseguro recibió partes de siniestro de 18.876 hectáreas, siendo las CC.AA. más afectadas Extremadura (sobre todo la provincia de Badajoz), con cerca de 9.100 hectáreas, y la Región de Murcia, con 5.573 hectáreas, y los cultivos asegurados más damnificados el melocotón (9.718 ha), ciruela (4.608 ha) y albaricoque (2.786 ha) y, en menor medida, la pera (1.183 ha) y la manzana (582 ha).

La previsión de indemnización, por el momento, es de cerca de 66 millones de euros, correspondiendo un 85% a las CC.AA. de Extremadura (27,7 M€) y Murcia (29,2 M€).

También el viñedo resultó afectado por esta adversidad climática,  produciéndose los daños más importantes en la comarca de Utiel-Requena, el pasado 7 de julio, en la Comunidad Valenciana, y el día 8 en La Rioja y Navarra, viéndose afectadas, aunque con menor intensidad, las CC.AA. de Castilla-La Mancha, Galicia y Aragón.

Hasta el 31 de julio, los partes de siniestro recibidos por Agroseguro en viñedo de uva de vinificación afectaron a 23.635 hectáreas, de las que  5.875 ha fueron en la C.Valenciana;  3.551 ha en Navarra;  3.334 ha en La Rioja y 10.875 ha en el resto de CC.AA.

A falta de concluir la valoración, Agroseguro estima daños por valor indemnizatorio de 13 millones de euros.

Sequía en cereales y pastos

A 31 de julio, la superficie siniestrada por los riesgos de sequía, la adversidad más importante este año, y otros por explotación rondaron la cifra de un millón de hectáreas, sobre todo en ambas Castillas, que son las principales zonas de producción cerealista en España.

Si a esta adversidad se suma el pedrisco y otros cultivos herbáceos extensivos (leguminosas y oleaginosas), la superficie siniestrada superará el millón de hectáreas.

A nivel nacional, la superficie contratada fue de 2,21 millones de hectáreas y la  siniestrada se elevó a 31 de julio a 961.462 hectáreas, lo que representa un 43,38% del total asegurado.

Así, en Castilla y León, la superficie afectada superó el 50% de la superficie contratada, siendo las provincias de Ávila, Salamanca, Valladolid y Zamora las que más tuvieron mayores daños por este fenómeno climatológico.

Más en detalle, frente a una superficie contratada de cereal de 1.192.502 ha en Castilla y león, el área siniestrada, según Agroseguro, estuvo en alrededor de 600.000 hectáreas (50,31% del total asegurado); en Castilla-La Mancha, frente a 381.989 ha aseguradas, unas 155.000 ha (40,58%) tuvieron ese siniestro; en Aragón, frente a 181.810 ha aseguradas, 50.000 ha (27,5%) fueron damnificadas) en Andalucía, 141.372 ha aseguradas y 35.512 ha (25,11%) siniestradas; en Navarra, 87.241 ha aseguradas contra ese riesgo y 22.000 ha (25,21%) afectadas; en Extremadura, 21.961 ha aseguradas y 14.831 ha (67,53%) siniestradas;  en Cataluña, 108.372 ha aseguradas y 14.119 ha (13,03%) afectadas, y en el resto de CC.AA., otras 96.008 ha aseguradas y alrededor de 70.000 ha (72,91%) siniestradas.

La superficie siniestrada por la sequía obtuvo unos rendimientos medios que oscilan entre los 650 kg/ha de la Región de Murcia y los 1.628 kg/ha de Navarra. En Castilla y León se obtuvieron alrededor de 1.500 kg/ha.

En términos generales, según Agroseguro, la producción a indemnizar se sitúa en el entorno de los 600 kg/ha, lo que puede equivaler a unos 100 €/hectárea.

Esta entidad estima que las indemnizaciones por sequía y otros riesgos por explotación en cereales y leguminosas no serán inferiores a los 100 millones de euros, con pagos a los agricultores afectados que ya se iniciaron el pasado 11 de julio, habiéndose ya satisfecho alrededor de un 80% del total, con cerca de 80 millones de euros, de los que 52,83 millones corresponden a Castilla y León, 10,45 M€ a Castilla-La Mancha; 4,41 millones a Aragón; 3,12 millones a Andalucía; 2,43 millones a Navarra y 5,52 millones al resto de CC.AA. afectadas.

Hasta el pasado 8 de agosto se habían peritado el 94% de la superficie afectada por la que se presentó partes de siniestralidad y es previsible que entre finales de agosto y las primeras semanas de septiembre se acaben las tasaciones en las zonas más tardías y se cobren las indemnizaciones pendientes.

Por último, en pastos para alimentación del ganado, la falta de lluvias afectó a una superficie determinada (no detallada en hectáreas), con 12,9 M€ en indemnizaciones, prácticamente ya satisfechas a los ganaderos afectados.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018