El sector agrario ve favorables, pero insuficientes las ayudas al sector hortofrutícola de la UE

En reacción a la decisión de la Comisión Europea de ampliar las ayudas al sector de frutas y hortalizas hasta el 30 de junio de 2017, el COPA-Cogeca, que defienden los intereses del sector productor agrario y cooperativo de la UE-28, declara que, si bien es una medida positiva, no va resultar para nada suficiente para compensar las pérdidas de los agricultores.

El secretario general del COPA-Cogeca,  Pekka Pesonen, advirtió que “los productores de frutas y hortalizas siguen atravesando una difícil situación de crisis y están siendo muy afectados por el veto comercial de Rusia a las exportaciones de productos agrícolas de la UE, país tercero que era la primera salida para nuestras exportaciones.

Los precios todavía no se han recuperado y las exportaciones del mes de marzo se han seguido reduciendo con respecto a los niveles anteriores,”, señaló Pesonen.

“Bienvenido sea por tanto la decisión de ampliar las ayudas al sector hasta el 1 de julio de 2017. Ahora bien, resulta inaceptable que la Comisión haya reducido en un 70% las cantidades admisibles a la ayuda en el marco del nuevo sistema de apoyo de la UE; y que la compensación dada a los productores por las retiradas continúe siendo tan baja”, añadió Pesonen.

En este sentido,el COPA-Cogeca insta a la Comisión de la UE a

  • Fijar las cantidades máximas garantizadas asignadas a los Estados miembros sobre la base de las cantidades exportadas a Rusia y sobre la base de su producción de frutas y hortalizas.
  • Aumentar el nivel de las ayudas compensatorias para la retirada de los productos del mercado, dando prioridad a los destinos distintos de la libre distribución.
  • Asegurarse de que se reducen los plazos de pago a los productores.
  • Aumentar el volumen para los Estados miembros de 000 a 5.000 toneladas y darles la debida flexibilidad para determinar la admisibilidad de los productos.

 

Más precio de retirada

Por su parte, el sector productor de frutas y hortalizas de España valora también las medidas excepcionales adoptadas por Bruselas, pero también insiste en la necesidad de que se aumenten los precios máximos para la retirada de frutas y hortalizas del mercado, que sirven de referencia para estas compensaciones.

España podrá acogerse a estas medidas con una cantidad máxima de frutas y hortalizas de unas 38.800 toneladas, un 70 % menos que en la campaña anterior (129.350 t), más otras 3.000 t que se conceden de forma flexible y que también están a disposición. En total 41.800 toneladas.

La Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas, Hortalizas, Flores y Plantas vivas (FEPEX) precisó -tras conocer el nuevo reglamento de ejecución- que “en estas ayudas a las retiradas para equilibrar los mercados el precio establecido es muy inferior al coste de producción”.

Desde Cooperativas Agro-Alimentarias, por su parte, consideraron que “los cupos asignados a cada país se quedan muy cortos” y, aunque celebra la inclusión de la cereza y el caqui en la lista de productos elegibles a las ayudas excepcionales por el veto ruso, lamentó que “hayan quedado fuera otras producciones hortofrutícolas importantes”.

Desde la organización asociativa estatal añadiero que “seguirán insistiendo en la necesidad de incrementar los importes máximos de la ayuda para las retiradas” y que “las posibilidades de diversificación de las exportaciones de frutas y hortalizas comunitarias son aún muy escasas”, en parte por las “barreras comerciales fitosanitarias”.

Asimismo, el responsable técnico de la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (ASAJA), José Ugarrio, valoró que se prorroguen un año las medidas, aunque considera “excesiva” la reducción de la cantidades fijadas para España, después de no haber agotado el cupo asignado a los productores españoles la pasada temporada.

Esta circunstancia –explicó Ugarrio- es solo consecuencia de que los precios máximos de retirada para frutas y hortalizas fijados en la Organización Común de Mercado (OCM) Única, y que sirven de referencia para el paquete de compensaciones por el veto ruso, ya “no se ajustan a la realidad económica del sector”.

También la  Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) coincidió  en que “el sector no tiene capacidad de intervención para reaccionar ante una bajada de precios” debido a que el precio de retirada “a veces no cubre ni los costes de gestión de la propia retirada”.

“El sector hortofrutícola vuelve a ir al mercado “sin red de seguridad”, ya que si hay una bajada de precios, el sector no va a tener capacidad de reacción, y más con un cupo tan pequeño”, aseguró su responsable, Andrés Góngora.

La retirada, uno de los mecanismos para la prevención y gestión de crisis hortofrutícola, cuenta con unos precios máximos que oscilan entre 3,88 euros/100 kg para las coles que no se destinen a distribución gratuita y 48,14 euros/100 kg para la distribución gratuita de cerezas.

Por último, el secretario de Agricultura de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), Ignacio Senovilla, se sumó igualmente a la demanda de que se aumenten los precios máximos de retirada.

No obstante, a su juicio, lo que más preocupa ahora al sector es la repercusión de la “falta de calor” en la campaña en frutas de hueso como la nectarina, el melocotón y la ciruela, que se ha traducido en producciones cortas, poca demanda en los mercados europeos y bajos precios.

Foto: Banco de Alimentos de Córdoba.

 

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015