El sector agrario y agroalimentario acoge favorablemente la continuidad de García Tejerina en el Mapama

 

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha mantenido en su cargo, tal y como se esperaba, aunque no se podían descartar sorpresas, a la actual ministra de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, y tampoco ha modificado la estructura de este departamento, pese a que se había especulado con que del mismo se pudiera desgajar la parte medioambiental.

El medio ambiente, no obstante, formará parte, como anteriormente, de una de las 25 Secretarías de Estado, con las que se dotarán los nuevos Ministerios, lo que supone en el fondo que será casi un Ministerio por sí mismo dentro del propio Ministerio, al que se denominará ya con el nuevo acrónimo o bien Mapama o bien Mapayma.

En la composición del nuevo Ejecutivo, tras comunicárselo al Rey  Felipe VI en persona,  el presidente del Gobierno Rajoy dejó claro la prioridad de su nuevo equipo será la recuperación económica.

Por eso, el actual ministro de Economía, Luis de Guindos, ampliará a partir su cartera de competencias con las funciones de Industria, que ya venía asumiendo tras el ceso de Juan Manuel Soria. No así las de Hacienda, como se había especulado, que continuarán en poder de un Cristóbal Montoro, al que algunas quinielas veían fuera del Gobierno. Por tanto, el nuevo  superministerio será de Economía, Industria y Competitividad.

Por otro lado, la actual Vicepresidenta primera, Soraya Sáenz de Santamaría, continuará en su puesto, con la coordinación diaria de los ministros. Será la única vicepresidenta, cuando se había apostado también porque hubiese otra en Economía. No obstante,  pierde la función de portavoz  que venía  ejerciendo,  que recaerá a partir  de ahora en  el ministro de Educación, Cultura y Deportes, Íñigo Méndez de Vigo, que se mantiene en su puesto y será el nuevo portavoz del Gobierno. Su nuevo ministerio se denominará de Presidencia y para las Administraciones Territoriales.

El resto del Gobierno estará formado por Alfonso Dastis, como ministro de Exteriores y de Cooperación, en sustitución de José Manuel García Margallo; ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, cartera de nueva creación, que se desgaja de Industria; ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ex alcalde de Santander,  que sustituye a Ana Pastor; ministro de Justicia, Rafael Catalá, que mantiene su cargo; ministro de Defensa, María Dolores de Cospedal, que entra por vez primera vez en el Gobierno, tal y como se esperaba; ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, que pierde la cartera de  Administraciones Públicas, que va a parar a Soraya Sáenz de Santamaría; ministro del Interior, el andaluz Juan Ignacio Zoído; ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez y ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, que sustituye a Alfonso Alonso.

Isabel García Tejerina

Datos personales

  • Nacida en Valladolid, 9 de octubre de 1968.

Formación académica

  • Ingeniero Agrónomo. Especialidad Economía Agraria. Universidad Politécnica de Madrid. Calificación final, sobresaliente.
  • Licenciada en Derecho. Universidad de Valladolid. 3º cursado en la Universidad Paul Valery de Montpellier (Francia). Beca Erasmus.
  • Máster en Comunidades Europeas. Universidad Politécnica de Madrid.
  • Máster en Economía Agraria. Universidad de California, Davis (EE.UU.) Beca de la Fundación de Estudios de La Caixa.
  • Global Senior Management Program. Instituto de Empresa-Universidad de Chicago, Graduate School of Business.
  • Agribusiness Seminar. Harvard Business School.
  • Curso Superior de Negocio Energético. Club Español de la Energía.
  • Curso de Contabilidad y Finanzas para Directivos no Financieros. IESE.

Experiencia profesional

  • Abril 1998-febrero 1999. Departamento de Asuntos Agrarios Comunitarios. Consejería de Agricultura y Ganadería. Junta de Castilla y León.
  • Marzo 1999-mayo 1999. Asesora ejecutiva del gabinete de la ministra de Agricultura, Pesca y Alimentación Excma. Sra. Dña Loyola de Palacio.
  • Mayo 1999-abril 2000. Asesora ejecutiva del gabinete del ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación Excmo. Sr. D. Jesús Posada. Responsable de relaciones internacionales.
  • Abril 2000-junio 2000. Asesora ejecutiva del gabinete del ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación Excmo. Sr. D. Miguel Arias Cañete. Responsable de asuntos comunitarios e internacionales.
  • Junio 2000-abril 2003. Secretaria general de Agricultura. Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Responsable de las Direcciones Generales de Agricultura y Ganadería.
  • Septiembre 2000-mayo 2004. Miembro del Consejo Rector de Puertos del Estado.
  • Septiembre 2000-mayo 2004. Consejera de la Sociedad Estatal de Infraestructuras Agrarias del Norte S.A.
  • Abril 2003-abril 2004. Secretaria general de Agricultura y Alimentación. Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Responsable de las Direcciones Generales de Agricultura, de Alimentación, de Desarrollo Rural y de Ganadería.
  • Septiembre 2004-febrero 2012. Directora de Planificación Estratégica. FERTIBERIA S.A. Responsable de los departamentos: dirección de I+D+i, dirección de Estudios e Investigación de Mercado y Servicio Agronómico.
  • Agosto 2005-febrero 2012. Consejera de FERTIAL S.P.A. Compañía mercantil argelina de fabricación de fertilizantes.
  • Febrero 2012-abril 2014. Secretaria general de Agricultura y Alimentación del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.
  • El 28 de abril de 2014 es nombrada ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno de España.
  • El 3 de octubre de 2016 es nombrada por segunda vez por el Gobierno de Mariano Rajoy  como ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Idiomas: Inglés y francés.

REACCIONES y RETOS

Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (ASAJA)

ASAJA recibió con satisfacción la continuidad de Isabel García Tejerina al frente del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. El presidente, Pedro Barato ha señalado que la renovación de Tejerina es algo “muy positivo para el campo español”. ASAJA valora el gran conocimiento que la ministra tiene del sector agrario y su talante negociador del que ha hecho gala a lo largo de estos dos años, ejerciendo una política de “puertas abiertas y dialogo constante”.

 “Cuando las obras empiezan, hay que terminarlas, y tenemos cosas todavía por acabar”, ha señalado el presidente de ASAJA, Pedro Barato aludiendo al trabajo desarrollado por la ministra, Isabel García Tejerina, durante los últimos dos años en asuntos de vital importancia para el sector como son la política hidráulica y de regadíos o la competitividad del sector agroalimentario.

En lo que respecta a Política Hidráulica, ASAJA considera necesario mejorar los regadíos y hacer una política hidráulica coherente con los retos de producción y las necesidades del sector. Una vez que ya están aprobados los Planes de Cuenca, es prioritario, por tanto, sacar adelante un Plan Hidrológico que reparta y optimice un recurso vital para el sector como es el agua.

El trabajo desarrollado para incrementar la competitividad del sector con la aprobación de la Ley de la Cadena Agroalimentaria y la Ley de Cooperativas tiene que verse reforzado logrando hacer de las cooperativas una herramienta realmente eficaz para concentrar la oferta y mejorar la capacidad negociadora del sector. Igualmente, se debe adaptar la política de competencia a la realidad del sector y abaratar los costes de producción.

Otros retos que deben afrontarse durante esta legislatura es la priorización del relevo generacional en el campo, para hacer frente al grave problema de envejecimiento que conlleva despoblamiento y abandono, y el apoyo a la innovación y a las nuevas tecnologías como factores de estabilidad productiva, sostenibilidad económica y medioambiental  y como apoyo a la lucha contra el cambio climático. Debemos recordar que la agricultura tiene un papel protagonista en este último aspecto. El sector agrario ha reducido en los últimos años sus emisiones de gases de efecto invernadero y asume el compromiso adicional de reducción adoptados en París en el seno del COP21.

Por último, es prioritario que desde el ministerio de Agricultura se defienda la agricultura europea a través de una PAC con presupuesto suficiente, que afronte la volatilidad de los mercados y que ofrezca  garantías de rentas a los profesionales agrarios.

Es primordial hacer valer el carácter estratégico del sector agrario no solo ante el resto de socios comunitarios, sino también ante los otros ministerios del Gobierno del España y ante el conjunto de la sociedad porque es importante recordar la aportación que la agricultura hace al bienestar social no solo como suministradora de alimentos sanos y de calidad sino también como mantenedora de los espacios naturales y el medio rural y conservadora del medio ambiente.

Cordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG)

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) considera una ventaja la continuidad de Isabel García Tejerina al frente de Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente porque su conocimiento de la realidad del sector debería servir para acelerar y afrontar con garantías las mejoras que necesita el modelo social y profesional de agricultura en nuestro país. En ese sentido, desde COAG se considera prioritario a corto y medio plazo:

La renovación de la actual Ley 19/95 de Modernización de Explotaciones a través del Estatuto de la Agricultura Social y Profesional. Se ha conseguido uno de los principales objetivos de la Ley 19/95, como es el incremento de la dimensión económica de las explotaciones agrarias, tanto a través del incremento de superficie como de la productividad, pero, desgraciadamente, se ha fracasado a la hora de mejorar la viabilidad económica de las mismas y por tanto la renta de los agricultores y ganaderos.

El creciente envejecimiento del sector agrario evidencia la urgencia y necesidad de una ambiciosa política de relevo generacional en el conjunto del Estado. En ese sentido, desde COAG se estima necesario priorizar la medida de apoyo a la instalación de agricultores jóvenes y mujeres en los nuevos Programas de Desarrollo Rural 2014-2020 que tienen que aplicar las CC.AA,  facilitar el acceso a la tierra, una Formación Profesional continua, adaptada y de calidad para los agricultores/as jóvenes, o el establecimiento de beneficios fiscales y de cotización a la Seguridad Social, entre otras ventajas.

Reequilibrio  de la Cadena Alimentaria.  Ante las políticas orientadas a la desregulación generalizada, es necesario reforzar la regulación de la columna vertebral del mercado alimentario, de la cadena agroalimentaria. “La cadena debe ser rentable y sostenible en su conjunto, para lo cual hay que acabar con el abuso de posición de dominio y que el valor creado se reparta de manera justa y equilibrada entre todos los operadores, asegurando unos precios rentables para los productores y asequibles para los consumidores”, ha puntualizado Miguel Blanco, Secretario general de COAG.

En ese sentido, desde COAG se  propone mejoras de la Ley de Cadena Alimentaria, tales como el aumento y optimización de los recursos de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), la extensión de los contratos obligatorios al conjunto de las operaciones en la cadena, la introducción de la “venta a pérdidas” como práctica comercial abusiva sancionable, la ampliación de la figura del mediador y la prohibición de las campañas de promoción basadas en el regalo de alimentos básicos (productos primarios o productos envasados como leche o aceite de oliva) para no inducir a error sobre el precio y valor real de dichos productos.

Además, se hace imprescindible emprender una serie de actuaciones para revertir la continuada y grave pérdida de renta de los agricultores y ganaderos en los últimos años (-16% en última década), especialmente en lo que concierne a los costes de producción cuya tendencia al alza (+39% desde 2003) ha comprimido la rentabilidad del sector. En ese sentido, desde COAG se propone, entre otras, medidas de tipo fiscal, tales como el incremento del IVA compensatorio al sector ganadero equiparándolo a la agricultura. En relación a los costes de la factura eléctrica, la implantación de un contrato específico y adaptado a las características del consumo en el sector agrario. En el caso de los regadíos es imprescindible adaptar un contrato de temporada que se adecúe a las características de esta actividad y sea realmente operativo para los regantes.

Asimismo, es necesaria la creación del Observatorio de costes y mercados de insumos para aumentar la vigilancia de los oligopolios que controlan los insumos del sector: energía, fertilizantes, piensos, semillas, etc. y evitar así la especulación y los costes injustificadamente elevados para los agricultores y ganaderos.

Proceso de negociaciones de la nueva PAC 2020. El Ministerio de Agricultura debe trabajar en Bruselas por una nueva orientación de la Política Agraria Común más social y profesional, que acabe con “verdeos” de escaparate y priorice los apoyos a los verdaderos profesionales agrarios, que trabajan directamente en su explotación y generan desarrollo económico y bienestar social en el medio rural.

Rechazo al  Acuerdo Trasatlántico  de  Comercio  e  Inversión  entre  la  UE  y  EEUU (TTIP). El TTIP es una amenaza para el modelo europeo de agricultura y alimentación, basado en la calidad, la sostenibilidad y la diversidad. Al plantear un cambio del marco regulatorio europeo en aspectos tan sensibles como la seguridad alimentaria, las denominaciones de calidad o las normas medioambientales, los agricultores europeos lo entendemos inasumible. COAG planteará a que se someta a votación en el Congreso, para que todos los partidos se posicionen claramente ante el mismo.

Por su parte, el seguro agrario debe ser una estrategia fundamental de mantenimiento de rentas ante el entorno económico actual tan volátil y por el esperable aumento de los riesgos para la agricultura ocasionado por los efectos del cambio climático. En ese sentido, se reclama un incremento de la partida presupuestaria estatal destinada al seguro agrario al menos hasta los niveles de 2007-2011, para reducir el coste de las pólizas y contribuir a la universalización del seguro.

En estos momentos, el sector agrario también está viviendo el inicio de un proceso que llevará a la introducción masiva de las nuevas tecnologías en la producción primaria (TICs, big data, posicionamiento,..). Las explotaciones agrarias deben prepararse para una irrupción tecnológica nunca vista y ello nos preocupa tres aspectos críticos: el relevo generacional, la privacidad y uso de los datos de las explotaciones y la formación del capital humano.

Unión de Uniones

La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos pide al nuevo Gobierno que incluya los temas más importantes del medio rural en su agenda política y afronte la problemática del sector en la presente legislatura con medidas eficientes y de diálogo entre todas las partes.

Unión de Uniones, ante el anuncio del mantenimiento de la cartera de Agricultura para Isabel García Tejerina, confía en que, al dejar de estar en funciones, a través del diálogo e inclusión de todos los agentes que conforman el sector, aborde los problemas existentes y proponga soluciones encaminadas a fortalecerlo y a apostar por la generación de riqueza en el medio rural a través de esta economía productiva.

La organización, quien ya presentara sus propuestas a todos los partidos políticos antes de cada una de las dos elecciones generales, insiste en los aspectos que en la anterior legislatura quedaron en el aire, como los desequilibrios en la Cadena Alimentaria, que permiten un aumento del precio a los consumidores mientras se le reducen a los productores, la resolución de la crisis láctea y de otros sectores, y la introducción en la Ley de la Cadena Alimentaria de una definición clara de la posición de dominio en la misma.

Asimismo, Unión de Uniones resalta cómo la renta agraria aún permanece a los mismos niveles que en 2001, de la misma forma que el empleo agrario, en el informe del tercer trimestre publicado la semana pasada, muestra una tendencia desigual respecto a otros sectores de la economía.

“El Presidente, cuando aún estaba en funciones, repetía “España no puede esperar más”, pues bien, nosotros decimos que muchos de los problemas que aquejan a agricultores y ganaderos tampoco pueden esperar más” – afirma Jose Manuel De Las Heras –

“Muchas de nuestras explotaciones están cerrando porque no consiguen cubrir los costes de producción, creemos que se han de revisar las condiciones del altísimo coste de la electricidad en el regadío, el aumento injustificado de algunos insumos agrarios como el gasóleo, los fertilizantes y muchos de los fitosanitarios así como la creciente problemática de la sanidad animal, especialmente de la tuberculosis bovina”

La organización espera que el Gobierno, por fin, otorgue al sector la importancia que debería tener y que desempolve antiguos compromisos y dé transparencia y democracia al sector convocando elecciones en el campo.

Cooperativas Agro-alimentarias de España

La continuidad de Isabel García Tejerina al frente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Pesca y Medio Ambiente ha sido recibida con satisfacción por parte del sector agrario. Cooperativas Agro-alimentarias de España y las principales organizaciones representativas, consideran “una buena noticia” que Isabel García Tejerina continúe en el cargo que ocupaba hasta ahora.

El presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de España, Ángel Villafranca, considera que la decisión del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de mantener su confianza en García Tejerina es “un acierto”.

“Tenemos que felicitarnos, tener de nuevo a Isabel García Tejerina es un acierto para el sector agroalimentario en general. Nos conoce perfectamente y conoce la problemática del sector”, ha subrayado Villafranca, quien cree que el mayor desafío de este nuevo mandato será “afrontar los nuevos retos por la reforma de la Política Agraria Común” (PAC) de cara a 2020″.

Además de los cambios en la Política Agraria Común, Isabel García Tejerina tendrá que afrontar cuestiones fundamentales como la sostenibilidad agrícola y pesquera, los convenios de comercio internacional, la política de agua y los acuerdos mundiales en materia medioambiental.

Tres años después de asumir por primera vez el cargo de Ministra del ramo, a García Tejerina le esperan en la agenda negociaciones en el terreno nacional -sectores agrarios en crisis, comunidades autónomas enfrentadas por el agua…- e internacional, con Bruselas como epicentro de la defensa de la agricultura y la pesca españolas y los Acuerdos de París como objetivo a cumplir.

La actual Política Agraria Común (PAC) será una de las tareas fundamentales de la Ministra, ya que en el corto plazo está propuesta una modificación de cuestiones tan sensibles como la definición de agricultor activo, y a medio y largo plazo, una reforma intermedia y la futura programación 2020-2027.

Las cooperativas y organizaciones agrarias fijan sus demandas, además de en una PAC que defienda al sector y que sea menos burocrática, en cuestiones relacionadas con el apoyo a la incorporación de jóvenes y mujeres al territorio, los costes de producción o el equilibrio de la cadena alimentaria.

En este sentido, el desafío será el cumplimiento del desarrollo normativo de la ley de equilibrio de la cadena para todos los actores implicados, así como la eficacia del régimen sancionador posterior al trabajo de la Agencia de Información y Control Alimentario (AICA).

Los acuerdos comerciales internacionales -como el TTIP entre Estados Unidos y la Unión Europea- centrarán también el trabajo de García Tejerina en Bruselas, donde los beneficios para el sector agroalimentario del nuevo escenario se contraponen a las dificultades que podrían presentarse para algunos sectores.

Abrir nuevos mercados a la exportación, potenciar el relevo generacional, impulsar un sector pesquero sostenible, fomentar la integración cooperativa o asegurar la sanidad vegetal y animal en el territorio frente a las amenazas de la globalización serán otras de las áreas de trabajo para el Ministerio.

En materia medioambiental, uno de los temas más complejos será la puesta en marcha de una “Ley de Cambio climático” para la “descarbonización de la economía” española, impulsando nuevos modelos de movilidad y la consiguiente reducción del uso de combustibles fósiles.

El Acuerdo de París plantea la necesidad de un plan de transición energética para el horizonte 2030-2050, que impulse las energías renovables y el autoconsumo.

Federación Española de Productores y Exportadores de Frutas y Hortalizas (FEPEX)

FEPEX se congratula por la continuidad de Isabel García Tejerina como Ministra de Agricultura, Pesca y Alimentación y Medio Ambiente, por su profundo conocimiento de la realidad social y económica de la producción y comercialización hortofrutícola y le pide que otorgue un trato prioritario a este sector, que representa el 39% de la producción final agraria, el 65% de la producción agrícola y un porcentaje mayoritario del empleo agrario.

FEPEX  ha ofrecido su colaboración a la Ministra para que durante su segundo mandato se resuelvan los nuevos retos que tienen planteados los sectores de frutas y hortalizas y de flores y plantas ornamentales, como son el fuerte incremento de la competencia intra y extra comunitaria, que requiere un conjunto de medidas específicas para mejorar la competitividad y las nuevas formas de proteccionismo en los mercados tradicionales.

Además,  FEPEX ha transmitido que considera prioritario garantizar la disponibilidad de agua en las zonas productoras-exportadoras y el refuerzo de la política de apertura de nuevos mercados. Se plantean también retos en la política de innovación, en la aplicación de la Ley de Medidas para la Mejora de la Cadena Alimentaria, así como en la política fitosanitaria y medioambiental

Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore)

La Federación Nacional de Comunidades de Regantes (FENACORE) pidió a  la titular de Agricultura, Isabel García Tejerina, que repite cartera en esta nueva legislatura, sacar adelante el Plan Hidrológico Nacional, impulsando un Pacto Nacional que permita al Estado reforzar sus competencias constitucionales sobre el dominio público hidráulico para asegurar así un horizonte estable en materia de aguas.

Concretamente, los regantes confían en que Tejerina -a la que califican como garantía de continuidad para el sector- sea capaz de diseñar una política hidrológica a largo plazo que termine con la visión localista del agua que intentan imponer las autonomías y que defienda a las Confederaciones Hidrográficas como instituciones en las  que tienen participación todos los usuarios.

Por otro lado, consideran que su capacidad negociadora –no en vano es una valorada interlocutora en Bruselas- le permita adaptar con urgencia los proyectos de modernización ejecutados en el Plan Nacional de Regadíos a un nuevo escenario eléctrico para asegurar su viabilidad. De esta forma, esperan que empuje una reforma real del sistema eléctrico que distribuya los costes fijos de forma transparente y equitativa para evitar la “asfixia” de los sectores que, como el regadío, tienen un consumo estacional.

Al mismo tiempo, Fenacore apela a su completo perfil técnico para impulsar la construcción sostenible de obras de regulación allí donde sea necesario como la mejor solución para paliar los efectos adversos del cambio climático, haciendo frente así al “fundamentalismo” de algunos sectores. De esta forma, confían en que Tejerina ponga en marcha medidas estructurales como la ejecución de embalses para evitar, por un lado, los daños producidos por las lluvias torrenciales y, por otro, poder disponer de agua garantizada en los periodos de sequía.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015