Nueva Declaración de Cork -“Una mejor vida en las zonas rurales”- sobre Desarrollo Rural y Agricultura

La nueva Declaración de Cork – “Una mejor vida en las zonas rurales”- sobre la importancia de las zonas rurales incluye 10 orientaciones políticas. La reunión en Cork, 20 años después de la de 1996, se produjo al final de una conferencia de 2 días (5 y 6 de septiembre), con más de 300 grupos de interés, con el resultado clave de las aportaciones de una serie de talleres participativos.

Durante su intervención en la clausura de la Conferencia, el Comisario de Agricultura y Desarrollo Rural de la UE Phil Hogan dijo que “en mi discurso de apertura planteé la pregunta ” ¿Cómo pueden las zonas rurales y su comunidades aprovechar sus puntos fuertes para participar en las soluciones a los desafíos globales de hoy en día?”. Creo que esta Declaración ha recorrido un largo camino para responder a esta pregunta.

Estoy de acuerdo con la convocatoria para un mejor reconocimiento del potencial de las zonas rurales para encontrar soluciones innovadoras, inclusivas y sostenibles con los que hacer frente a los desafíos sociales actuales y futuros, por lo que apoyo la necesidad de que haya una sola voz en el medio rural para la revisión rural de todas las políticas de la Unión Europea.

Me ha impresionado particularmente el proceso de participación en la redacción de esta nueva declaración y creo que la Declaración se incorporará a nuestras deliberaciones sobre el futuro de la PAC.”

 Hogan anunció también en el marco de esta Conferencia que próximamente presentará una propuesta para mejorar las herramientas sobre la estabilización de las rentas y los instrumentos financieros, con el fin de hacerlos más atractivos a los productores y más fáciles de usar.

El comisario reconoció que, por el momento, las herramientas existentes en el marco del segundo pilar de la PAC están siendo infrautilizadas, a pesar de ser útiles para hacer frente a crisis concretas, como la que atraviesa el sector lácteo.

Los mensajes clave de la Conferencia parten de la importancia fundamental de la  agricultura, la silvicultura y sectores afines para el desarrollo económico y social de zonas y comunidades rurales viables.

Con el 85 % del territorio de la UE administrado por los agricultores y por los selvicultores, que son los ” guardianes del campo ” y tienen un papel clave para proporcionar bienes públicos importantes en términos de protección del medio ambiente rural, la gestión adecuada de la tierra y la actividad forestal son elementos críticos en la solución del desafío climático

En la Declaración también se refirió a la necesidad de otros ámbitos de la política rural, con el fin de tener en cuenta a estas zonas rurales. En línea con la Declaración, también se hace hincapié en la importancia de diseñar política que reflejen las necesidades locales y que abracen un enfoque de abajo a arriba.

La base de la Declaración fueron las aportaciones de una serie de talleres, en los que los delegados discutieron los desafíos que enfrentan las zonas rurales, los cuellos de botella y los problemas al abordar estas cuestiones en la actualidad, así como las mejores respuestas políticas para el futuro.

 

Las 10 orientaciones políticas acordadas en la Conferencia son:

1.La promoción de la prosperidad rural.

2. El fortalecimiento de las cadenas de valor rurales

3. Invertir en la viabilidad rural y en la vitalidad

4. Preservar el Medio Rural

5. La Gestión de Recursos Naturales

6. Fomentar la acción por el clima

7. Impulsar el Conocimiento y la Innovación

8. Mejorar la gobernabilidad rural

9 Fomentar la simplificación y la transparencia

  1. Mejorar el desarrollo de estas políticas.

Reacción COPA-Cogeca

El COPA-Cogeca, que agrupa a las organizaciones profesionales agrarias y sus cooperativas de la UE, saludan la adopción de la Declaración de Cork sobre el Desarrollo Rural europeo y hacen hecho hincapié en la importancia de los agricultores y de los propietarios forestales y sus cooperativas para la consecución de dichos objetivos, si reciben el debido apoyo y se hacen las inversiones apropiadas.

En su reacción inicial, el secretario general del COPA-Cogeca,  Pekka Pesonen, declaró que “acogemos muy favorablemente este plan en diez puntos adoptado por las diversas partes presentes en el evento, así como por los responsables políticos para garantizarle un futuro sostenible y económicamente viable a nuestras zonas rurales.

Estos diez puntos son el reflejo de los nuevos retos que debemos afrontar en el siglo XXI – desde las incidencias hídricas extremas, la volatilidad de los precios, hasta llegar a producir más utilizando menos recursos – y el éxito de su aplicación dependerá de las ayudas que se les dé a los agricultores y forestales, así como de las inversiones que se realicen en las zonas rurales.

“En particular, saludamos, añadió Pesonen, que los responsables políticos hayan reconocido el gran potencial de los sectores agrícola y forestal de la UE para reforzar las economías de las zonas rurales y contribuir a acometer los importantes retos que debe afrontar nuestra sociedad como el cambio climático, la seguridad alimentaria y la gestión de los recursos.

Para alcanzar dichos objetivos, incidió, la Declaración pone el acento en la necesidad de garantizar una relación justa y transparente en la cadena alimentaria, de manera que los agricultores puedan conseguir mejores ingresos del mercado. Esta es una muy buena noticia.

También necesitan herramientas eficaces para ayudarles a gestionar mejor los crecientes riesgos que deben afrontar”, dijo Sofía Bjornsson, presidenta del Grupo de Trabajo “Desarrollo rural” del COPA-Cogeca.

La Declaración insiste igualmente en la necesidad de invertir en infraestructuras y en el tejido empresarial del mundo rural. Efectivamente, las inversiones son un elemento clave para ayudar a los agricultores a mejorar su eficiencia económica y ambiental, apoyar la modernización de las explotaciones y ayudar al sector agrícola a aplicar tecnologías inteligentes que contribuyan a un uso eficiente de los recursos.

“Debe superarse la segregación digital y explotarse el potencial que ofrece la digitalización a las zonas rurales, de manera que los agricultores puedan utilizar las tecnologías de última hora. A lo que Bjornsson añadió que “las herramientas financieras flexibles y adaptadas a los retos de los agricultores son de una vital importancia para reforzar las inversiones sostenibles en las zonas rurales”.

“Otro elemento positivo de la Declaración es que debe simplificarse la política y reducirse la burocracia”. Este objetivo es clave. Los servicios de asesoramiento y de formación, así como las actividades en redes rurales deben ser la prioridad en nuestra próxima política para que los agricultores puedan afrontar mejor los nuevos retos.

La Declaración hace hincapié en la necesidad de disponer de un sistema apropiado de inversiones para la promoción de las energías renovables y destaca el papel de la agricultura y silvicultura a este respecto en la lucha contra el cambio climático, particularmente mediante el secuestro del carbono. También aportan una gran contribución a una economía hipocarbónica y a la bio-economía; lo cual merece un reconocimiento”, afirmó.

Unos 30 expertos de las organizaciones miembros del COPA-Cogeca participaron en este importante evento, en el que se han sentado las bases del desarrollo de las zonas rurales de cara al futuro.

 

 

 


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015