La ganadería española y comunitaria temen el Acuerdo Comercial Transatlántico entre la UE y EE.UU.

Un mal acuerdo TTIP amenaza a la ganadería de la Unión Europea, al no contemplar un ‘comercio entre iguales’ por la enorme diferencia de modelo productivo entre la UE y los EE.UU. España podría perder más de 25.000 empleos y 400.000 el conjunto de la UE.

Los efectos del Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP por sus siglas en inglés) que negocian la Unión Europea y los EE.UU. para aumentar el comercio y la inversión entre ambos, preocupan al sector ganadero comunitario.

Este no solo se vería perjudicado ante la eventual disminución en la protección arancelaria, sino muy especialmente por los aspectos no arancelarios, que penalizan a la ganadería de la UE y benefician claramente a la del país norteamericano.

Organizaciones de los sectores de producción agroalimentaria, de carnes de ave, vacuno y porcino, de huevos y leche, de producción de piensos y comercialización de cereales en España han elaborado y enviado a los responsables de las administraciones nacional y comunitaria el estudio ‘Impacto sobre el sector ganadero español y comunitario del acuerdo TTIP’, que evalúa las diferencias de costes entre los modelos productivos de Estados Unidos y la Unión Europea.

Sus conclusiones advierten de que, con las exigencias regulatorias actuales, en los diez años posteriores a su firma, España podría perder más de 25.000 puestos de trabajo, y toda la UE más de 400.000, en los sectores ganaderos considerados.

Durante la octava ronda de negociaciones del Tratado, celebrada en Bruselas este mes, la comisaria de Comercio de la UE, Cecilia Malmström, confirmó el Mandato Negociador de la UE, que resumió así: ‘Ninguno de los trabajos de la negociación del TTIP sobre la regulación existente en la UE y en EE.UU. afectará a nuestros mayores estándares’, refiriéndose expresamente a la normativa sobre alimentación, seguridad alimentaria, medioambiente, salud y protección al consumidor.

Por lo tanto, el futuro acuerdo TTIP no supondrá cambios legislativos en la UE referidos al Modelo Europeo de Producción, ni tampoco en el modelo de los EE.UU. Este hecho plantea el peor escenario posible para los productores comunitarios, que seguirán padeciendo una desventaja competitiva insoportable y ocasionará la pérdida de una parte muy significativa del tejido productivo y la producción, irrecuperables en el futuro.

El estudio analiza los costes fijos y variables de producción en EE.UU. y en la UE para los productos básicos de origen animal, los sectores amenazados (leche, huevos, carne de pollo, cerdo y vacuno).

Concluye que competir en un mercado único con productos similares procedentes de EE.UU. pero con costes de producción muy distintos tendrá como resultado una importante reducción de la facturación y la desaparición de un porcentaje relevante de granjas comunitarias de dichos sectores, con la consiguiente pérdida de empleo en el sector agrario, algo inaceptable para las organizaciones ganaderas y de sectores afines.

La estimación de pérdidas en facturación y empleo para España son de un total de 1.712 M€ y 25.600 empleados. De estos al sector del huevo corresponden 273 M€ de facturación y 4.100 empleos; vacuno de carne: 375 M€ y 5.600 empleos; porcino, 627 M€ y 9.400 empleos; pollo: 233 M€ y 3.500 empleos, y leche: 204 M€ y 3.000 empleos.

Las pérdidas estimadas en la UE serían de 17.562 M€ y un empleo de 403.200 personas, de las que el sector del huevo concnetraría 2.482 M€ y 37.300 empleos; vacuno de carne: 4.688 M€ y 70.000 empleos; porcino: 3.583 M€ y 53.700 empleos; pollo: 2.009 M€ y 30.200 empleos, y leche: 4.800 M€ y 212.000 empleos.

En las condiciones planteadas por la UE, la firma del TTIP supone una grave amenaza para el futuro de la ganadería comunitaria. Por ello, los sectores solicitan la actuación firme de los responsables nacionales y comunitarios para que en el acuerdo con Estados Unidos el sector ganadero europeo no sea sacrificado en aras de un libre comercio que no sería un ‘comercio entre iguales’ por las enormes diferencias de modelo productivo entre ambas partes.

Apoyan esta iniciativa las siguientes organizaciones:

AECEC, Anprograpor, ASAJA, Aseprhu, Asoprovac, CESFAC, Cooperativas Agro-Alimentarias, Fundación Antama, Propollo, UPA y Unistock.

Informe extenso en sección Documentos AgroNegocios.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015