La Eurocámara respalda la promoción conjunta de lácteos, frutas y hortalizas en las escuelas

La Comisión de Agricultura (Comagri)  del Parlamento Europeo aprobó el pasado día 11,  con 30 votos a favor, 6 en contra y 1 abstención el acuerdo alcanzado ya el pasado mes de diciembre entre el Parlamento Europeo y el Consejo sobre la propuesta de Reglamento de la Comisión Europea para unir en un solo marco jurídico y financiero, los dos Reglamentos actuales de distribución en las escuelas de frutas y hortalizas, y de leche.

Según el texto aprobado, la financiación comunitaria para los programas de promoción de frutas y hortalizas en las escuelas contará con un presupuesto anual de 150 M€ y los programas de leche y productos lácteos será de otros 100 M€ anuales.

El Parlamento reiteró que, en el programa, los productos frescos tendrán prioridad sobre los productos procesados, y que para estos últimos sólo se podrán distribuir productos que no contengan ni edulcorantes, ni sabores artificiales.  En este sentido, la distribución de los productos con azúcar, sal o grasa añadidos se permitirían tan sólo de forma excepcional.

Además de las frutas y hortalizas frescas y la leche, los Estados miembros podrán también distribuir alimentos procesados, como sopas, compotas, zumos, yogures y quesos, solamente de forma adicional a la distribución de frutas y hortalizas frescas y leche.

Han quedado fuera de este quema de promoción alimentaria, no obstante, el aceite de oliva, las aceitunas, los frutos secos y la miel, productos que España quería que fueran incluidos en adelante.

El texto acordado debe ser aprobado aún por el Pleno del Parlamento, previsiblemente en la sesión  de los mese de marzo o abril, y posteriormente se trasladará al Consejo de Ministros,  que también debe aprobarlo.  La intención es que el nuevo esquema de erparto de frutas, hortalizas y leche entre escolares comience a aplicarse a partir de agosto de 2017.

El programa hará hincapié también en la educación a los niños en los hábitos saludables de alimentación, considerando una dieta saludable y equilibrada como la base de una buena alimentación, a pesar de lo cual la ingesta de frutas y hortalizas y leche no ha dejado de reducirse en la Unión Europea.

Por ello, “es de gran importancia reforzar el esquema, aumentando el presupuesto y centrándolo más en una educación de alimentos saludables”, según señaló el eurodiputado socialista, ponente del texto, Marc Taraella, quien indicó también que el PE ha asegurado la estabilidad financiera del programa, al impedir a algunos países recortar de manera unilateral su presupuesto o el cambio de criterios para el reparto territorial de los fondos.

Los eurodiputados abogaron, en este sentido, a que se tenga en cuentacomo criterio para la distribucion más justa de los fondos el porcentaje de niños de edades comprendidas entre 6 y 10 años, así como el grado de desarrollo de la región dentro del país.

 

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015