La contratación de seguros agrarios crece más del 16% en el primer semestre del año

Si el pasado 2015 dio las primeras señales de recuperación del crecimiento en la suscripción de seguros agrarios, el primer semestre del año en curso confirma la buena tendencia. Hasta el 30 de junio, el “pool” que agrupa y gestiona los intereses del negocio del seguro agrario de las compañías privadas, Agroseguro,  registró un aumento del 16,04% en las primas de coste respecto al mismo periodo del año anterior.

En total, se suscribieron unas 282.000 pólizas que dan cobertura a una superficie de 3,73 millones de hectáreas (+19,4%) y a un capital asegurado de alrededor de 7.077 M€ (+10,41%).

Esto evidencia, según Agroseguro, la buena respuesta de los agricultores y ganaderos ante el incremento de los porcentajes de las subvenciones aplicadas a las primas, la mayor sensación de riesgo y la mejora en las coberturas.

El buen comportamiento se confirma en las líneas de seguro que ya han cerrado su período de suscripción y también se apunta en las que se encuentran actualmente en contratación. Entre las primeras, destaca la buena evolución de frutales –la más importante por volumen, representando más del 21% del total del sistema de seguros agrarios en 2015–, de uva de vino, uva de mesa y cereza.

El seguro de frutales creció un 23,22% en primas, debido a la incorporación de importantes novedades (como la mejora opcional en la valoración de daños en calidad por pedrisco, que se ha contratado masivamente) y al aumento de la producción asegurada –se han superado los 2,4 millones de toneladas.

En frutos secos el aumento de las primas fue en estos primeros seis meses del año del 67,42%; en cereza, del 22%; en uva de mesa; del 18%, y en uva de vino, del 2,8% en primas y del 6,4% en producción asegurada.

En el sector de cultivos herbáceos extensivos –el de mayor importancia, tanto en número de asegurados, como en superficie, producción y capital asegurado –, prácticamente al cierre de la contratación realizada en 2016, el crecimiento fue del 14,1%, mientras la producción asegurada rondó los 9,5 millones de toneladas.

En lo referente a las líneas, cuyo periodo de suscripción aún está abierto, destaca la positiva evolución del seguro de cítricos, que crece casi un 15%.

Lo mismo puede decirse de las distintas líneas de hortalizas que, tras haber incluido nuevos ciclos de contratación y, para algunos cultivos, mejoras en la valoración de los daños en calidad, muestran también crecimientos significativos. Así, la línea de hortalizas al aire libre otoño-invierno registra un aumento en primas de coste del 32,72% y la de Canarias, la que menos crece, un 21%.

El seguro de hortalizas de primavera-verano muestra un incremento del 23,84% y del 17,2% en producción asegurada, demostrándose otra vez la buena acogida de la nueva valoración en calidad para algunos cultivos (como la cebolla, el melón o la sandía).

Sector pecuario

En lo relativo al sector pecuario, llama la atención la buena evolución de la línea de ganado vacuno, del 9,14% en animales asegurados y del 10% en primas. En este apartado hay que destacar que el pasado 1 de junio se puso en marcha una nueva plataforma de contratación y gestión de los seguros de ganado que proporciona una mayor flexibilidad en la elección de coberturas y numerosas mejoras: se puede suscribir el seguro de vida y el de destrucción y retirada de cadáveres en una única póliza, aporta una mayor información y claridad al asegurado, así como la posibilidad de acogerse a un seguro renovable y la de pagar la prima de forma fraccionada.

Siniestralidad

A nivel de siniestralidad, hasta la fecha destacan las previsiones de indemnización para los cereales que, hasta el 30 de junio, se valoran en alrededor de 40 millones de euros. De ellos 28 millones corresponden a Andalucía, donde la cosecha de cereales se ha visto muy afectada por el mosquito del trigo (Mayetiola destructor) y, en menor medida, por la sequía.

En frutales, la cifra prevista por la siniestralidad en la primera mitad del año asciende a 105 millones de euros, debido a daños provocados por los pedriscos. –con unos 40 M€ aproximadamente, en su mayor parte en las zonas de Catalunya y Aragón–, las heladas –que afectaron sobre todo a las producciones murcianas y de la Comunitat Valenciana, causando daños que se valoran en unos 20 millones de euros– y la falta de cuajado –más de 16 millones de euros, destinados principalmente a los asegurados de Extremadura y Región de Murcia.

Mención aparte merecen los fuertes e intensos episodios tormentosos de pedrisco y viento que, entre los días 3 y 10 de julio, han afectado a diversas zonas agrícolas de Extremadura (especialmente las comarcas de Don Benito y Badajoz), Castilla y León (que concentra más del 70% de la superficie siniestrada por pedrisco hasta el momento) y Castilla-La Mancha.

Las peritaciones de los daños sufridos ya se están realizando y las previsiones iniciales calculan que la superficie afectada por el pedrisco podría superar las 57.500 hectáreas, a las que se suman otras 3.300 afectadas por el viento en Extremadura.

Dado que se sigue trabajando sobre el terreno y recibiendo avisos procedentes de las zonas afectadas, aún es pronto para hacer estimaciones provisionales.

Foto: Unión de Extremadura

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015