Indignación contra los que acusan a los agricultores de provocar el incendio del entorno de Doñana en Huelva

Los agricultores y ganaderos de Huelva han mostrado su indignación y enfado ante las acusaciones de algunos grupos, que han relacionado la agricultura con el incendio cercano al Parque Nacional de Doñana.

De hecho, más de 150 agricultores han pasado la noche con sus tractores colaborando con los medios de extinción, según la Unión de Pequeños Agricultores (UPA Huelva). El agua de las balsas de las explotaciones freseras está siendo utilizada por los helicópteros para apagar el incendio.

Los agricultores “estallan” contra aquellos que están dejando caer la acusación de que la “agricultura descontrolada” estaría detrás del dramático incendio que se declaró el sábado en las inmediaciones del Parque Nacional de Doñana.

Desde UPA Huelva niegan esas acusaciones por partida doble: “En Huelva no hay agricultura descontrolada”, afirman rotundos, “y por supuesto somos los más interesados en proteger nuestro entorno. Nos va la vida en ello”.

El secretario general de UPA Huelva, Manuel Piedra, lleva desde el momento en que se declaró el incendio colaborando con el puesto de mando avanzado que coordina las tareas para la extinción del incendio. “Los helicópteros utilizaron ayer el agua de las balsas de riego de las explotaciones freseras para apagar el incendio”, explicó Piedra.

Durante la noche, los agricultores tampoco han descansado: desde las 8 de la tarde de ayer hasta las 6 de la mañana de hoy, más de 150 productores con sus tractores han pasado la noche colaborando con los medios de extinción, haciendo cortafuegos y desbrozando zonas para acotar el fuego y frenar su avance.

“Que nadie dude”, claman desde UPA, “de que somos los más interesados en proteger nuestro entorno, que es único, y del cual vivimos”. “Aquellos que dejan caer acusaciones infundadas que relacionan la agricultura con el incendio son unos irresponsables y desde UPA Huelva no lo vamos a consentir”, afirman.

UPA Huelva agradece la labor de los medios de extinción del INFOCA, de la Guardia Civil, de la UME y “a todos aquellos que están poniendo su vida en peligro para apagar este terrible incendio, que sólo puede ser causa de un terrorista medioambiental, desalmado y trastornado.”

Honda preocupación

Por otra parte, la organización rural estatal UPA mostró su “honda preocupación” por la campaña de incendios que nos espera en el verano que hoy comienza. La fuerte sequía, las altas temperaturas y la situación de abandono en la que se encuentran muchos montes incrementan notablemente el riesgo de que se inicien incendios.

Los agricultores y ganaderos españoles emitieron su más profundo pesar por lo ocurrido en Portugal, por el daño medioambiental y sobre todo por la pérdida de vidas humanas. Desde UPA creen que ni la Unión Europea, ni los Gobiernos de los países del sur de Europa, pueden ignorar el drama de los incendios forestales, y deben ponerse “manos a la obra” para coordinar políticas conjuntas de prevención y extinción.

“La sociedad debe ser consciente de que la mejor política de prevención de incendios es mantener un medio rural vivo, equilibrado y sostenible, en el que se garantice la compatibilidad de actividades humanas como la agricultura y la ganadería extensiva, con el cuidado del monte y de los bosques”, han señalado desde esta organización.

El declive de la ganadería extensiva agrava, a juicio de UPA, el problema del fuego en el monte. “Lo que hace unos años era alimento para nuestros animales, hoy es combustible para los incendios”, han lamentado.

Ganadería extensiva preventiva

Son muchas las voces y numerosos los proyectos que están volviendo a poner en valor al ganado que pasta en extensivo por su capacidad de desbroce natural, ecológico y económico que realiza.

Sin embargo, hay políticas como la PAC que, en opinión de UPA, han perjudicado gravemente a este modelo de producción, ya que ha catalogado tierras de monte como “no pastables”, cuando realmente sí lo son. “Europa no entiende que en nuestros montes pastan ovejas, cabras, vacas y cerdos, y que esa labor es clave en la prevención de incendios”, aseguran.

Fenómenos crecientes como la expansión del lobo por el territorio nacional tampoco ayudan a la supervivencia de la ganadería extensiva, obligando a los ganaderos a encerrar a los animales en la explotación, reduciendo el tiempo que pasan en el monte.

El temor a que ocurran desgracias como la de Portugal (o la de Hueva este último fin de semana) es grande. Por ello desde UPA solicitarán a las autoridades que planifiquen cursos de formación para los habitantes y visitantes del medio rural para que todos sepan cómo actuar en caso de que se acerque un incendio.

Los habitantes de los pueblos son el grupo social más afectado por los incendios forestales, pues los fuegos se producen en entornos rurales y destruyen el medio en el que viven y trabajan los agricultores y ganaderos. Por ello desde UPA han hecho un llamamiento a la concienciación de toda la sociedad para tratar de frenar este grave problema.

Investigar las causas

La organización conservacionista, WWF, felicita por su extraordinaria labor a los medios de extinción que llevan desde el sábado luchando contra el incendio en Doñana, que evoluciona favorablemente según las últimas informaciones oficiales, y espera que los medios de extinción consigan controlar el incendio a lo largo de este 26 de junio, si se mantienen las condiciones meteorológicas propicias.

Además de las pérdidas materiales y de la difícil situación que ha vivido la población local, la organización lamenta el daño ambiental que ya se ha producido, pues el fuego está quemando una zona importante para la supervivencia del lince ibérico dentro del espacio protegido. WWF lleva años denunciando el enorme peligro de incendio en la zona, por el caos territorial existente en los pinares que rodean Doñana.

El incendio de Doñana, que según la última estimación de la Junta de Andalucía ya ha afectado a alrededor de 10.000 hectáreas, se inició el sábado en una noche de gran viento, una situación que apunta a que el fuego podría haber sido provocado, según avanzó ayer la propia presidenta de la Junta de Andalucía.

Hace más de una década que WWF comenzó a denunciar el grave problema de los incendios forestales en Doñana, señalando la zona Oeste del parque como la más afectada. “La zona es un auténtico polvorín para los incendios por la invasión de los montes públicos para diferentes usos.

La corona forestal de Doñana es un caos de tendidos eléctricos, pozos ilegales en medio de los pinares con instalaciones eléctricas, construcciones aisladas, fincas ilegales, y todo tipo de actividades forestales”, aseguró el secretario general de WWF España, Juan Carlos del Olmo.

Para WWF, era sólo cuestión de tiempo que se produjera un incendio como el de este fin de semana en Doñana. Un informe publicado por la organización en 2006, “Los problemas ambientales de Doñana”, marcaba precisamente como de alto riesgo la zona donde se ha iniciado el incendio.

En Moguer se produjeron entre 2005 y 2009 –hasta cuando existen datos del Infoca- un total de 80 siniestros. WWF pide que se extreme la vigilancia sobre todas las actividades en la corona forestal de Doñana, y que se tomen medidas para controlar los riesgos en el futuro.

Aunque es pronto para sacar conclusiones, una brigada de investigación de la Consejería de Medio Ambiente ya se encuentra en la zona y WWF espera que se esclarezca la causa y las motivaciones del incendio cuanto antes. WWF estará muy vigilante y se personará en cualquier proceso judicial que se abra a raíz del incendio.

Foto: UPA Huelva

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015