El Índice de precios mundiales de los alimentos de la FAO subió un 1,9% en agosto, pese a los cereales

Los precios de los alimentos básicos subieron en agosto, a pesar de que bajaron los precios de los cereales, debido a la mejora de las perspectivas para la producción mundial de grano, según el último informe de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

El índice de precios de los alimentos de la FAO, publicado este 8 de septiembre, tuvo un promedio de 165,6 puntos en agosto, un 1,9% más que en julio y casi un 7% respecto al año anterior. Este aumento mensual fue impulsado principalmente por los precios del queso y el aceite de palma, mientras que los del trigo, maíz y arroz experimentaban descensos.

Por otro lado, la FAO elevó en forma considerable su pronóstico de la producción mundial de cereales para 2016 a 2 566 millones de toneladas, un aumento de 22 millones de toneladas más que las proyecciones de julio.

La Nota informativa de la FAO sobre la oferta y la demanda de cereales  (http://www.fao.org/worldfoodsituation/csdb/es/)  atribuye el incremento principalmente a la previsión de una cosecha mundial de trigo récord para este año y una amplia revisión al alza de la cosecha de maíz de 2016 en los Estados Unidos de América.

El aumento esperado de la producción de cereales se prevé impulse los inventarios y haga subir el ratio mundial entre existencias y utilización a un 25,3%, una “situación aún más holgada (oferta y demanda) de lo previsto en el inicio de la temporada”, según la FAO.

Previsión de cosechas abundantes

La producción mundial de cereales secundarios para 2016 será de unos 1 329 millones de toneladas, un 2,1% más que en 2015, impulsada por una mayor previsión de la producción de maíz en varios países, en particular los EEUU.

El pronóstico para la producción de trigo se elevó también a 741 Mt, impulsada por importantes revisiones al alza de las proyecciones para Australia, América del Norte, India y la Federación de Rusia. Rusia está destinada a convertirse en el mayor exportador mundial de trigo en 2016/17, superando a la Unión Europea, donde un tiempo excesivamente húmedo ha mermado las cosechas de este año.

También se espera que la producción de arroz alcance un nuevo récord este año, con casi 496 Mt, debido a las condiciones meteorológicas favorables en gran parte de Asia y con más agricultores estadounidenses pasándose a su cultivo como resultado de un precio relativo más atractivo.

La FAO no ha cambiado sustancialmente su pronóstico para la utilización mundial de cereales en el próximo año, que se espera que crezca un 1,6%, liderada por el maíz, y en cierta medida por suministros de trigo de baja calidad, utilizado como pienso. La previsión de la FAO para el comercio de cereales en 2016/17 se redujo en casi 9 Mt, debido a la abundante disponibilidad de trigo y cereales secundarios para la exportación.

Las tendencias de los precios retoman su camino ascendente

Por su parte, el índice de precios de los alimentos básicos de la FAO revirtió su caída de julio y subió en agosto a su nivel más alto en los últimos quince meses (http://www.fao.org/worldfoodsituation/foodpricesindex/es/)

El índice de precios de los productos lácteos de la FAO subió un 8,6% durante el mes, lo que confirma un cambio notable en la actitud del mercado ligada a la caída de la producción de leche en la Unión Europea y a una reducción de las perspectivas de la oferta para la exportación, tras un inicio nada excepcional de la temporada anual en Oceanía.

El índice de precios de los aceites vegetales de la FAO aumentó un 7,4% en el mes, impulsado por precios del aceite de palma más firmes debido a una producción menor de la prevista en Malasia y el aumento de la demanda de importaciones por parte de China, India y la UE.

El índice de precios del azúcar de la FAO, ahora en su nivel más alto en casi seis años, subió un 2,5% en relación a julio y ha llegado a un 75% por encima de su nivel de hace un año. Una moneda más fuerte en Brasil -con diferencia el mayor productor mundial de caña de azúcar- impulsó gran parte del aumento ya que limitó la oferta para la exportación, con productores que preferían vender en los mercados locales.

El índice de precios de la carne de la FAO se mantuvo prácticamente estable, con un aumento del 0,3% en relación a julio, incluso aunque bajaron los precios de la carne de bovino. La abundancia de piensos de cereales secundarios impulsó una recuperación de suministro de carne de vacuno en los EEUU.

Como reflejo de las tendencias y perspectivas de la cosecha de cereales, el índice de la FAO para los precios de los cereales se redujo en un 3% con respecto a julio y se situó un 7,4% por debajo de su nivel de agosto de 2015.

El índice de precios de la FAO es un índice ponderado en base a los intercambios comerciales que hace el seguimiento de los precios internacionales de los cinco principales grupos de alimentos básicos.

Foto: FAO., cultivo de tierras en Tatarstán. Federación Rusa.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015