El sector productor pide “pasar a la acción” contra los aranceles USA a la aceituna negra española

El Departamento de Comercio del Gobierno de Estados Unidos impuso hoy un arancel a la aceituna española tras llegar a la conclusión preliminar de que este producto se importa por debajo de su precio de mercado gracias a las subvenciones que recibe el producto. Para compensar aplicará un arancel o gravamen “antidumping”, que oscila entre el 2,31 % y el 7,24 %.

La medida proteccionista es el resultado de la investigación que abrió en julio el Departamento de Comercio a instancias de los productores de aceituna californianos, agrupados en la Coalición para el Comercio Justo de Aceitunas Maduras, que representa a los intereses de las  empresas Bell-Carter Foods y Musco Family Olive.

“Estados Unidos valora sus relaciones con España, pero incluso los países amigos deben cumplir las reglas”, afirmó en un comunicado, Wilbur Ross, secretario de Comercio de Estados Unidos, quien añadió que “seguiremos evaluando toda la información relacionada con esta decisión preliminar, antes de adoptar una decisión definitiva (se prevé para el próximo 4 de abril), mientras defendemos a las empresas y trabajadores estadounidenses”.

El comunicado del Departamento de Comercio detalla que se calcula un arancel preliminar del 2,34% para la compañía Aceitunas Guadalquivir y del 2,47% en el caso de AgroSevilla Aceitunas. En cambio, para la empresa Ángel Camacho Alimentación el gravamen es del 7,24%, mientras que para el resto de productores y exportadores españoles se impone un gravamen del 4,47%.

Los agentes de Aduanas estadounidenses recaudarán con depósitos en metálico el arancel a la aceituna española a partir de ahora.

La investigación contra las aceitunas españolas es una de las 77 iniciadas por competencia desleal por el Gobierno de Donald Trump, que ha hecho del proteccionismo económico uno de sus pilares.

España exportó en 2016 a Estados Unidos aceitunas por valor de 70,9 millones de dólares. Es además del primer productor mundial y líder en exportación, con unos 800 millones de euros facturados. De este sector dependen, sobre todo en Andalucía, donde se produce el 80% del total nacional, unas 13.000 explotaciones en esta Comunidad, más de 300 empresas, 8.000 empleos y 3 millones de jornales.

Denuncias falaces

Por su parte, el ministro de Economía, Industria y  Competitividad, Luis de Guindos, calificó de “falaces” las denuncias de empresas californianas contra las aceitunas de mesa españolas, asegurando en el Senado que las subvenciones que reciben los productores, la mayor parte enmarcadas dentro de la Política Agraria Común (PAC), son “totalmente compatibles” con los criterios de la Organización Mundial de comercio (OMC), una opinión compartida también por la Unión Europea.

De Guindos subrayó que el Gobierno ha participado activamente en la defensa de las empresas españolas, en sintonía con la UE, la Junta de Andalucía y el propio sector, además de registrarse como parte interesada en las investigaciones abiertas. Además, recordó se han mantenido relaciones bilaterales con el Gobierno de Estados Unidos y realizado gestiones a todos los niveles para recabar la máxima colaboración de las autoridades comunitarias, tanto desde el punto de vista técnico, como político.

El ministro valoró también que, a finales de septiembre, los comisarios de Agricultura y de Comercio de la UE enviaran a sus homólogos una carta mostrando su preocupación y advirtiéndoles del peligro que una resolución desfavorable puede entrañar también para su propio esquema de subvenciones, remarcando el compromiso del Gobierno para defender con todos nuestros medios y fuerzas los derechos de los productores de aceitunas y evitar así que Estados Unidos apruebe cualquier medida compensatoria contra las importaciones españolas.

A juicio de Guindos, las acusaciones no tienen el más mínimo fundamente, porque las ayudas que el sector recibe son compatibles con las normas internacionales de comercio, añadiendo que “hay que mantenerse firmes ante una resolución negativa, ya que abriría la puerta a nuevos litigios sobre las subvenciones que reciben otros productores europeos en el marco de la PAC”.  Para el ministro, “se trata de una “prueba piloto” que después puede extenderse a otros sectores.”

De cualquier forma, concluyó, valoran la adopción de medidas necesarias para salvaguardar los intereses del sector productor de aceituna de almazara ante esta resolución negativa.

Reacciones

Llevar a USA ante la OMC

Las organizaciones profesionales agrarias y cooperativas demandan a la Unión Europea (UE) y Gobierno español que “pasen a la acción” para llevar a Estados Uidos ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) , tras la decisión de la Administración de Trump de imponer aranceles preventivos a la aceituna negra española.

El presidente del Consejo Sectorial de Aceituna de Mesa de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía y de España, Gabriel Redondo, afirmó que los bajos aranceles impuestos de manera cautelar “no nos sacan del mercado”, porque el producto nacional seguirá siendo competitivo en Estados Unidos, pero, en el lado negativo, este país “cuestiona” a la Política Agraria Común (PAC) en su conjunto.

El presidente avanza que hasta abril-mayo no se conocerá la decisión definitiva de las autoridades norteamericanas sobre el proceso “antisubvención”, aunque también está abierto otro “antidumping”.

Redondo, a su vez presidente de Agro Sevilla, una de las empresas afectadas, ha apuntado que las firmas del sector se han visto obligadas a gastar más de cinco millones de euros en su defensa legal, una cifra que no dejará de aumentar, tras denunciar la enorme presión ejercida por EEUU, que ha reclamando documentación a las compañías desde 2002, en inglés y siempre con gran urgencia.

Para las cooperativas, el Gobierno de Trump quiere favorecer “un oligopolio” de empresas de California aunque los compradores americanos “están en contra” porque se perjudica al consumidor.

Por su parte, el secretario general de ASAJA-Sevilla, Eduardo Martín, lamentó que “se confirmen los temores que teníamos”, de que se pudieran imponer medidas cautelares contra la aceituna de mesa negra, a pesar de que todos los productos agrarios españoles y de la UE se ajustan a las reglas de juego internacionales y de la OMC.

La aceituna no tiene ninguna ayuda de la PAC ligada al producto como tal, ni al nivel de producción ni de precios, según Martín, que añade que, aunque “Estados Unidos está primando lo que se puede denominar ‘América primero’ y luego, el resto del mundo”, no se dejará de exportar aceituna y ese país seguirá siendo capital para España.

A su juicio, ha llegado la hora de “pasar de la defensa al ataque” y exige que España y la UE denuncien las medidas adoptadas por EEUU ante la OMC, que tiene sus propios procedimientos.

Asaja-Sevilla también critica que Estados Unidos, con esta decisión, intenta “poner en cuestión” todo el sistema de ayudas agrarias de la Unión Europea, lo que conviene “atajar de una vez por todas”.

El responsable sectorial de COAG y vicepresidente segundo de la interprofesional Interaceituna, Antonio Rodríguez, recordó que la medida de EEUU es cautelar, porque hasta dentro de unos meses no se conocerá la sentencia definitiva que, o bien no adopta ninguna sanción o bien aplica aranceles por cinco años, prorrogables a 10 años.

Rodríguez criticó la postura americana, porque las ayudas de la PAC respetan las normas del comercio internacional, tras recordar también la transparencia que aporta la Ley de Cadena Alimentaria y los avances logrados, con la existencia de contratos obligatorios entre productores e industriales para mediar en los intercambios.

“Hacemos las cosas bien, y esto debe quedar en nada”, ha defendido el responsable de COAG Andalucía, quien no cree “que Estados Unidos esté por la labor” de poner en tela de juicio a toda la PAC.

Las medidas cautelares “son totalmente injustas; se sitúan al margen de las reglas generales de la OMC” y “suponen un paso más en la política proteccionista de la Administración americana que ataca contra la esencia de la PAC”, coincidió en remarcar desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA).

“Mientras que la UE se muestra favorable a realizar concesiones a las importaciones de terceros países, los productores españoles ven cómo una administración impone sanciones sin criterio para favorecer a determinadas empresas americanas”, argumentó UPA.

“Entendemos que la UE debería de inmediato exigir al Gobierno americano que retire esas medidas cautelares y, por el contrario, revisar la entrada de todos los productos en la UE, que tengan como origen EEUU”, añadió la organización agraria.

“Constituiría un mal precedente que actuaciones de este tipo no tengan una respuesta inmediata por parte de las administraciones comunitarias, mientras que productos americanos hunden nuestros mercados con su consentimiento”, puntualizó esta organización.

La PAC, en duda

Por su parte, la Asociación de Exportadores e Industriales de Aceitunas de Mesa (Asemesa) señaló que la imposición de aranceles por parte de Estados Unidos a la aceituna española “pone en duda todo el sistema de ayudas de la Unión Europea” y da facilidades a otros países.

Para Asemesa, “se imponen unos derechos arancelarios para compensar precisamente las ayudas que recibe la aceituna, que son legales y los reciben todos los productos, con lo que se está poniendo en cuestión todo el sistema de ayudas de la Unión Europea, no a la aceituna de mesa española”.

La medida “antisubvenciones” entrará en vigor cuando se publique en el boletín oficial de EEUU, en una semana como máximo, y “va a encarecer, lógicamente, los costes, aunque su importancia y los efectos que tenga los veremos en los próximos meses”, señaló esta Asociación

“Tendrá varias consecuencias negativas, como que nos hace menos competitivos, además de que países como Egipto, Turquía o Marruecos no se ven afectados y van a ganar posiciones en el mercado”, añadió Asemesa.

Apoyo de la Junta

El consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, reiteró que las ayudas que recibe el sector de la aceituna negra de mesa son “completamente legales”, de ahí que la imposición de aranceles extraordinarios por parte de EEUU a empresas andaluzas que exportan este producto es “una absoluta injusticia”.

Así se lo transmitió a Carlos Camacho, presidente de la Asociación de Exportadores e Industriales de Aceituna de Mesa (Asemesa) y de la compañía Aceitunas Camacho, en la reunión mantenida esta tarde para analizar la situación del sector y en la que también le ha hizo llegar el “respaldo expreso” de la Junta de Andalucía en un litigio que no se resolverá por completo hasta el próximo mes de julio.

Sánchez Haro detalló que ahora se van a analizar las medidas tomadas por EEUU y sus posibles consecuencias “de forma coordinada entre la Junta, el Gobierno de España, la Comisión Europea y el propio sector”.

Estas medidas no son todavía definitivas (aunque las empresas tendrán que afrontar estos sobrecostes ya desde la semana que viene), por lo que “todavía hay margen de maniobra”. A su juicio, si bien los aranceles aplicados no son elevados, “prejuzgan la cuestión y podrían estar poniendo en entredicho el sistema europeo de ayudas y, por lo tanto, la propia Política Agraria Común (PAC) comunitaria”.

El consejero recordó que las ayudas de la PAC son desvinculadas de la producción y no específicas al sector, “por lo que no se producen las distorsiones al comercio” que han denunciado dos empresas californianas productoras de aceituna negra. Estos incentivos son de la llamada “Caja Verde”, como los que se otorgan en muchos otros países (incluido EEUU) y están avalados por la Organización Mundial del Comercio (OMC).

“Nosotros defendemos estas ayudas y hemos aportado toda la documentación para demostrar que son ajustadas a Derecho”, señalo, al tiempo que destacaba que desde la Junta “se está haciendo un trabajo ingente.

Tenemos un equipo de alto nivel en la Consejería trabajando en este asunto, preparando una cantidad de documentación importante, de muchísimos años, estamos hablando de que se pide documentación anterior los años 90, y toda esa información hay que depurarla, tratarla y trabajarla muy bien y lo estamos haciendo coordinadamente con las empresas”.

El consejero expresó su confianza en que “el buen trabajo de coordinación” que se está llevando a cabo dé finalmente sus frutos: “Primero porque tenemos razón, y segundo porque consideramos que lo que intentan las empresas estadounidenses es aprovechar una ventaja competitiva que puede darse si se establecen aranceles como en este caso a nuestras empresas”.

Apoyo comunitario

En este conflicto, recordó también, “contamos con el apoyo expreso de la Comisión Europea y de todos sus Estados miembros”, como se puso de manifiesto en el anterior Consejo de Ministerios de Agricultura y como han transmitido también las autoridades comunitarias a la presidenta de la Junta, Susana Díaz, durante la visita institucional que está realizado a Bruselas.

Asimismo, anunció que el próximo 4 de diciembre tendrá lugar una reunión en el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, por lo que confía en que “el trabajo conjunto del sector y de las tres Administraciones tenga frutos positivos y el resultado haga justicia a la realidad de unas ayudas legales”.

En el encuentro mantenido esta tarde han estado también presentes el viceconsejero, Ricardo Domínguez, y el secretario general de Agricultura y Alimentación, Rafael Peral. Por parte del sector acudieron, asimismo, el secretario general de Asemesa, Antonio de Mora, y responsables de otras de las dos empresas más directamente afectadas, José Ignacio Montaño de Agrosevilla y Francisco Escalante de Aceitunas Guadalquivir.

El litigio se inició después de que dos empresas de EEUU solicitaran en junio que se impusieran derechos “antidumping” y antisubvención cuya aplicación supondría en la práctica el cierre de este mercado para las aceitunas negras andaluzas.

Esta medida podría prolongarse durante cinco años, con una pérdida estimada de 350 millones de euros, cantidad que se duplicaría hasta alcanzar los 700 millones de euros si hubiese una prórroga y el cierre se extendiera durante un segundo lustro.

Las exportaciones de aceituna negra de España a EEUU suponen un 36% en volumen, con 32.000 toneladas en 2016 y un valor de 70 millones de euros al año. Se da además la circunstancia de que este producto ya cuenta con los aranceles más altos para la entrada en EEUU, además de obras barreras no arancelarias.

 

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015