El Senado aprueba moción para apostar por la inversión en I+D+i en el sector de remolacha azucarera

La cuota de producción asignada a España por la UE es menos de un tercio de lo que consumimos y, por ello, nuestro país importa azúcar sobre todo de Francia, Brasil, Portugal y Mozambique.

El Grupo Parlamentario Popular presentó una moción, que fue aprobada este 15 de abril en el Pleno del Senado, para seguir trabajando en la sostenibilidad del cultivo de la remolacha, ante el nuevo escenario que se presenta con la desaparición del sistema de cuotas el 1 de octubre de 2017.

El portavoz de Agricultura y senador del PP por Ciudad Real, Carlos Cotillas, fue el encargado de defender la iniciativa y, en su intervención, Carlos destacó que en España hay 8.500 agricultores dedicados a la producción de la remolacha, sobre todo en Castilla y León y Andalucía.

Cotillas aseguró que ‘la desaparición de cuotas, que venían regulando al sector desde hace más de 50 años, genera incertidumbres, pero también abre oportunidades en un escenario liberalizado, ya que nuestro consumo -ha dicho- es mayor que la producción que tenemos actualmente asignada por las cuotas comunitarias’.

España consume 1,3 millones de toneladas de azúcar al año, pero la UE ha establecido una cuota de apenas medio millón, lo que muestra la dependencia de las importaciones.

El senador popular explicó que ‘nuestros agricultores son partidarios de aumentar las hectáreas cultivadas y, además -recordó- son muy competitivos, ya que la producción del sector remolachero español por hectárea es mayor que en otros países de la Unión’.

En la actualidad España importa azúcar sobre todo de Francia, Brasil, Portugal y Mozambique. El senador popular por Ciudad Real aseguró que para conseguir un sector y una industria rentables, que generen economía y empleo, el PP apuesta por la inversión en I+D+i.

Cotillas afirmó que es ‘necesario seguir trabajando en la sostenibilidad del cultivo y en un uso más racional de los factores de producción. Para ello, dijo, es imprescindible reducir las diferencias de costes con los productores europeos y aquí es clave la investigación’.

Carlos Cotillas recordó que España perdió el 50% de la cuota que tenía asignada en el 2008, con el Gobierno del PSOE. Por el contrario, afirmó, ‘el actual Ejecutivo, en las negociaciones de la PAC, logró ese aplazamiento de la cuota hasta el 1 de octubre del 2017’.

Además, aseguró que, en el marco de la nueva PAC, el sector contara con una ayuda acoplada en el sistema de pagos directos de 16,836 millones anuales a partir de este año 2015 hasta el año 2020.

En este sentido, el portavoz de agricultura del GPP en la Cámara Alta, destacó que ‘las ayudas de la Administración al sector representan el 50% de los ingresos de los agricultores de la remolacha, por encima de las que reciben de la PAC’. Carlos Cotillas aseguró en su intervención que, en estos años de transición al mercado sin cuotas, es necesario apoyar cualquier iniciativa que permita poner en valor y mejorar la imagen del producto.

El texto íntegro de la moción aprobada por la Cámara es el siguiente:

El Senado insta al Gobierno a:

1. Seguir trabajando en la sostenibilidad del cultivo de la remolacha y en un uso más racional de los factores de producción y en reducir las diferencias de costes con los productores europeos invirtiendo en investigación y desarrollo como herramienta clave para conseguir esa competitividad.
2. Apoyar cualquier iniciativa que pueda realizarse para favorecer la imagen del producto. En el debate de una moción en el Senado

El PSOE denuncia la demagogia y la inacción del PP sobre la remolacha al rechazar medidas concretas de los socialistas para garantizar el futuro del sector

• El senador Emilio Álvarez Villazán reivindica el trabajo de los remolacheros, acusa al Gobierno de engañarlos y advierte de que la reforma del sector azucarero de la UE y la liberalización del mercado comunitario pueden suponer la desaparición de buena parte de la superficie dedicada a la remolacha

Sin medidas concretas

Por su parte, el senador socialista, Emilio Álvarez Villazán acusó al PP de tratar de engañar a los remolacheros, al presentar una moción para apoyar, ‘supuestamente’, al sector remolachero azucarero, pero sin pedir al Gobierno que adopte ninguna medida precisa para ello y negándose a aprobar una enmienda del Grupo Socialista, que sí proponía acciones concretas.

Álvarez Villazán recordó que la reforma del sector azucarero de la Unión Europea ha afectado negativamente a los remolacheros y advirtió que la liberalización del mercado comunitario, provocará la desaparición de buena parte de la superficie dedicada a la remolacha en toda la Unión Europea y especialmente en España, si no se establecen una serie de medidas como un precio remunerativo apropiado, que al menos cubra los costes de producción.

El senador vallisoletano reconoció el buen trabajo y la profesionalización de los cultivadores que están poniendo los medios necesarios para incrementar la competitividad, con inversiones en infraestructuras o maquinaria y puntualizó que esta buena labor ha sido precisamente la que ha provocado que la remolacha española presente los mayores rendimientos de azúcar de toda la Unión Europea.

Sin embargo, destacó que esto ha sido a base de un mayor coste de producción respecto a otros países comunitarios, debido a los costes del riego, aspecto que hay que corregir, dado que la liberalización de las cuotas y la falta de apoyos económicos suficientes, pueden hacer inútiles todos estos esfuerzos y provocar la desaparición del cultivo en nuestro país, con las consecuencias sociales y económicas que esto conlleva.

A continuación, subrayó que el futuro de la remolacha puede que pase por incrementar la productividad, pero también por la mejora de los precios para que, al menos, cubran los costes de producción, lo que sólo se conseguirá si la industria azucarera y las Administraciones adoptan medidas económicas de apoyo directo a los remolacheros, que aseguren el cultivo y la rentabilidad de las explotaciones.

En este sentido, puso en valor los acuerdos interprofesionales que se vienen alcanzando en los últimos años entre la industria azucarera y las asociaciones agrarias, que, como el último, de diciembre de 2014, permitirá definir un escenario estable para los remolacheros ante la desaparición de las cuotas de producción de azúcar de remolacha en el 2017.

Asimismo, criticó la medida aprobada por la Junta de Castilla y León en 2011 por la que dejó sin efecto la ayuda a la remolacha de 3 euros por tonelada prevista desde 2008 hasta 2014 y que no se concede desde la campaña 2011/12, y que las ayudas para el cultivo sostenible de remolacha azucarera en Castilla y León se limiten a las contempladas en el Programa de Desarrollo Rural, y dentro de las medidas agroambientales.

Emilio Álvarez Villazán criticó que el PP pide en el Senado que se inste al Gobierno a seguir trabajando en la sostenibilidad del cultivo de la remolacha y en un uso más racional de los factores de producción, cuando, por ejemplo en Castilla y León, donde se cultiva casi el 80% de la remolacha azucarera de nuestro país, impiden hacer sondeos y en la mayor parte de la Comunidad no dan autorización ni para los sondeos de menos de 7.000 metros cúbicos.

También recrimina a los populares que pidan instar al Ejecutivo a reducir las diferencias de costes con los productores europeos, invirtiendo en investigación y desarrollo, cuando el Gobierno del Partido Popular no es capaz de controlar los costes de producción, debido al incremento del precio de la energía eléctrica, impidiendo incluso que los agricultores suscriban contratos temporales coincidiendo con la campaña de riego.

Álvarez Villazán recalcó que ‘ha sido el Gobierno del PP el que ha negociado y aceptado que las cuotas para la leche, la remolacha y los derechos de producción de viñedo desaparezcan, y no es de recibo que ahora se sientan tan complacientes con una PAC que ha eliminado todos los mecanismos de protección, haciendo desaparecer todas las medidas de intervención de los mercados, sin plantear tan siquiera, como se pedía en nuestra enmienda, las medidas que eviten la disminución y deslocalización de la producción en las zonas tradicionales, o la reducción de las tarifas de regadío, que están ahogando la economía de los remolacheros, o una revisión al alza de las cuantías de las ayudas acopladas para mantener la competitividad de las explotaciones españolas frente a sus competidores’.

‘Por todo ello, concluyó, denunciamos la demagogia e inacción del Grupo Popular que ha presentado una moción en la que solamente se pide al Gobierno que siga haciendo lo mismo de lo que ya está haciendo y negándose a aprobar las medidas concretas que proponía el Grupo Socialista’.

 

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015