El índice de precios de los alimentos básicos de la FAO bajó en conjunto casi un 19% en 2015

Los precios de los principales productos alimentarios bajaron por cuarto año consecutivo en 2015, con un descenso medio del 19,1 por ciento respecto al nivel del año anterior, en el marco de una menguante economía mundial y un lento crecimiento, que ha provocado igualmente una fuerte caída de los precios desde los metales a los mercados energéticos.

El índice de precios de los alimentos de la FAO tuvo un promedio de 164,1 puntos en 2015 y terminó el año aún más bajo, en 154,1 puntos en el mes de diciembre.

En diciembre, el índice descendió un 1,0 por ciento más respecto a su valor revisado de noviembre, ya que la caída de los precios de la carne, productos lácteos y cereales compensó con creces las subidas de azúcar y aceites vegetales.

“Los abundantes suministros frente a una demanda mundial tímida y la apreciación del dólar son las principales razones de la debilidad general, que dominaron los precios alimentarios en 2015”, aseguró el economista de la FAO Abdolreza Abbassian.

El índice de precios de los alimentos de la FAO es un índice ponderado en base a los intercambios comerciales que hace el seguimiento de los precios internacionales de cinco grupos principales de productos básicos alimentarios: cereales, aceites vegetales, productos lácteos, carne y azúcar.

Sectores básicos

El índice de precios de los cereales de la FAO se situó en diciembre en un promedio de 151,6 puntos, esto es, casi dos puntos (un 1,3 %) menos que en noviembre. La expectativa de que entren más suministros en los mercados mundiales, tras la eliminación de los impuestos a la exportación en la Argentina pesa sobre las cotizaciones del trigo.

Los precios del maíz también cayeron en diciembre ante la intensificación de la competencia en las exportaciones y una débil demanda internacional. La cotización del arroz fue más estable, ya que una reactivación de las compras mantuvo los precios del tipo Índica de menor calidad y del arroz aromático. Con respecto a 2014, el índice de precios de los cereales perdió 29 puntos (un 15,4 %) en 2015.

El índice de precios de los aceites vegetales de la FAO se situó en diciembre en un promedio de 141,1 puntos, es decir, 2,9 puntos (un 2,1 %) más respecto a noviembre. El incremento fue impulsado por el aceite de soja, cuyos precios crecieron hasta máximos de seis meses, reflejando las incertidumbres persistentes relacionadas con la cosecha de soja del Brasil ante las perspectivas de un refuerzo de la demanda de aceite de soja en todo el mundo.

Por el contrario, los precios internacionales del aceite de palma se mantuvieron estables, ya que las preocupaciones por la posible disminución de la producción en Asia sudoriental se vieron compensadas por la debilidad de la demanda mundial de importaciones. Para 2015 en su conjunto, el índice se situó en un promedio de 147 puntos, es decir, un 19 % menos que en 2014, lo que representa el mínimo de los últimos nueve años.

El índice de precios de los productos lácteos de la FAO se situó en diciembre en un promedio de 149,5 puntos, esto es, 1,6 puntos (un 1,0 %) menos que en noviembre. La disminución fue consecuencia de una caída de los precios de las leches en polvo, al tiempo que crecían los de la mantequilla y se mantenían sin cambios los del queso.

La débil demanda de la leche entera en polvo ha llevado a los fabricantes a centrarse en la elaboración de otros productos lácteos. La mantequilla fue el producto más demandado, en particular en el Oriente Medio, América del Norte y África del Norte, lo que impulsó su precio más de un 3 % en diciembre.

En la UE, la posibilidad de venta de leche desnatada en polvo a existencias de intervención por un precio garantizado también aumentó el atractivo de la producción de mantequilla y de la leche desnatada en polvo con respecto a la leche entera en polvo. El índice de los productos lácteos se situó en 2015 en un promedio de 160,3 puntos, esto es, 63,8 puntos menos (un 28,5 %) con respecto a 2014, señalando su promedio anual mínimo desde 2009.

El índice de precios de la carne de la FAO* se situó en un promedio de 152,1 puntos en diciembre, es decir, 3,5 puntos (un 2,2 %) por debajo de su valor revisado de noviembre. Las cotizaciones se redujeron para las cuatro categorías de carne, siendo el ovino, el bovino y el cerdo los más afectados.

La menor demanda en los Estados Unidos de América de importaciones de carne de bovino intensificó la competencia en otros mercados. En el caso de la carne de cerdo, un gran aumento de la producción en la Unión Europea causó la disminución de los precios internos y de exportación. Para 2015 en su conjunto, el índice de precios de la carne se situó en un promedio de 168,4 puntos, es decir, 29,9 puntos (un 15,1%) menos que en 2014 (un año histórico), y su promedio anual más bajo desde 2010.

El índice de precios del azúcar de la FAO se situó en diciembre en un promedio de 207,8 puntos, esto es, 1,3 puntos (un 0,6 %) más que en noviembre. Los precios internacionales del azúcar continuaron viéndose influidos por las preocupaciones sobre los retrasos de la recolección en las regiones productoras centro-meridionales del Brasil, ocasionados por el exceso de precipitaciones.

Las perspectivas de reducción de las cosechas de azúcar en otros países productores principales, en particular la India, Tailandia y Sudáfrica, también contribuyeron. En general, el índice de precios del azúcar de la FAO se situó en un promedio de 190,7 puntos en 2015, el 21 % menos que en 2014.

* A diferencia de otros grupos de productos básicos, la mayoría de los precios utilizados en el cálculo del índice de precios de la carne de la FAO no se encuentra disponible en el momento del cómputo y publicación del índice de precios de los alimentos de la Organización; por tanto, el valor del índice de precios de la carne de los meses más recientes se deriva de una combinación de precios previstos y observados. En ocasiones, esto puede hacer precisas revisiones significativas del valor final del índice de precios de la carne de la FAO que, a su vez, podrían influir en el valor del índice de precios de los alimentos de la Organización.

Foto: www.fao.org.  Cosechando cereal en campos de Francia.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2015