Viticultores valencianos protestarán también el 5-S por la crisis de precios de la uva para cava

La Coordinadora Campesina del País Valenciano-COAG, la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) y La Unió de Llauradors i Ramaders, con apoyo de la Federació de Cooperatives Agro-alimentàries de la Comunitat Valenciana, acordaron convocar una manifestación el próximo jueves 5 de septiembre en Requena, en protesta por los precios «de ruina» que las grandes bodegas están tratando de imponer para la uva destinada a la elaboración de cava y vino.

De este modo, las principales entidades representativas del sector vitivinícola valenciano se adhieren a los paros convocados en Cataluña y Extremadura, a raíz de las estrategias especulativas, destinadas a provocar un hundimiento sin precedentes y a mínimos históricos del precio de la uva para cava.

Sin embargo, la manifestación que tendrá lugar en Requena extiende su denuncia también a la crisis de precios que atraviesan el resto de viticultores valencianos, cuya cosecha se emplea en la producción de otros vinos tranquilos.

Por ello, los dirigentes de las organizaciones agrarias y cooperativas convocantes de la marcha instan a todos los agricultores de Utiel-Requena y del resto de comarcas productoras de vino a acudir a la movilización que, con el apoyo de tractores, empezará su recorrido en el Monumento a la Vendimia y tendrá como lema ‘Por el Cava y el Sector Vitivinícola’.

Según la edición de este viernes 23 de agosto del rotativo «La Vanguardia», la mediación de la Generalitat, en concreto, de la consellera de Agricultura, Teresa Jordà, no sirvió para desencallar la crisis del cava, ante unas propuestas de precios de compra de la uva estándar, destinada a elaborar cava, de apenas 0,35 y 0,35 €/kilo, lo que supone un recorte del 28% sobre el pasado año, por parte de las dos grandes empresas del sector, Codorniu y Henkell-Freixenet, y que es volver a niveles de hace 20 años.

Así, la Unió de Pagesos (UP), Joves Agricultors i Ramaders de Catalunya (JARC), y la Associació de Viticultors del Penedés se resignaron a convocar una huelga de protesta el próximo 5 de septiembre, ante la falta de avances y pese al compromiso de retomar las conversaciones una vez finalice la vendimia actual, con el fin de asegurar la viabilidad de este sector.

Según se cita en este periódico, «la bajada de precios se veía venir, tras caer meses antes un 23% el precio del vino base cava por los grandes excedentes existentes y no reducirse los rendimientos autorizados para la actual vendimia», pese a lo cual los productores tachan a las grandes bodegas de haber iniciado «una deriva egoísta e insolidaria», al ser las empresas que más uva compran y las que han sido cómplices del éxito del cava.

Para Jordà, la actual situación se debe al incremente de la superficie de cultivo, a la recuperación de los rendimientos normales en 2018 y al crecimiento insuficiente de las ventas de cava, por lo cual ha pedido ya una reunión a responsables del Ministerio de Agricultura para analizar la situación y pedir que se limiten nuevas superficies  de viñedo, además de confiar en que los elaboradores valoren mejor el producto y distribuyan más el valor añadido entre todos los eslabones de la cadena.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018