Vida Rural analiza en un webinar el control de patógenos en el cultivo de la vid

"La agricultura actual ante el control de patógenos en el cultivo de la vid" es el título del último webinar que ha celebrado la revista Vida Rural con el patrocinio de Kenogard y en el que se han inscrito más de 260 profesionales del sector.

Vida Rural analiza en un webinar el control de patógenos en el cultivo de la vid

Presentado  y moderado por la periodista Silvia Soria, el  webinar ha comenzado con la  ponencia de Rafael del Rey, director del Observatorio Español del Mercado del Vino,  «El vino español, entre lo que producimos y lo que vendemos», en la que ha analizado el efecto combinado que sobre el sector están teniendo producciones muy variables y al alza por una parte frente a ventas que se han visto muy perjudicadas por la Covid-19 en los últimos meses, más en el mercado nacional (menos 17,3%) que en los mercados internacionales (-5,9%) y más en volumen que en valor.

La suma de ambos elementos, mayores producciones (según última cifra del MAPA aunque no es definitiva está en 46,7 millones de hectolitros) y menores ventas, generan preocupación en el sector y el debate sobre la necesidad de nuevas medidas de regulación y a medio plazo como equilibrar nuestras producciones y mejorar sustancialmente nuestra comercialización.

Natalia Olarte, ingeniero agrónomo, experta en viticultura, ha expuesto a continuación cómo aumentar la resistencia de las plantas a los patógenos. Según ha explicado Olarte, el  mundo se mueve hacia una bioeconomía verde  que afectará a nuestra forma de trabajo en la lucha contra las enfermedades fúngicas. Los modelos epidemiológicos de predicción del mildiu han evolucionado, incorporando modelos de  cálculo de riesgo  basados  en datos   fitoclimáticos, toma de decisiones  a través de la recogida de datos en viñedo, pronósticos climatológicos a escalas temporales para tratar de predecir  el momento de aplicación más efectivo, la aplicación de fungicidas, la incorporación de variedades genéticamente resistentes, etc.

En la toma de decisiones, Olarte subraya que no debemos ignorar una  de las herramientas  clave para proteger a las vides de los ataques fúngicos que debe ser considerada en los modelos, la función de la biodiversidad del suelo para asegurar la sostenibilidad de los sistemas vitícolas, que puede verse amenazada por las actividades humanas, el cambio climático, los desastres naturales y por tanto  influir  en los  ciclos de nutrición para alimentar las plantas y  la planificación  las distintas estrategias.

Por último, Elena Izquierdo, product manager de Fungicidas y Herbicidas de Kenogard, ha presentado la estrategia BioWin del grupo Sumitomo como herramienta para dar soluciones a los problemas actuales y futuros a los que se va a enfrentar la agricultura. La estrategia BioWin es una combinación de productos de biocontrol y soluciones químicas de perfil favorable, en las que se tiene en cuenta la gestión de residuos con las estrategias anti-resistencia; la eficacia en la protección de cultivos, con la mejora en la calidad final; y el retorno de la inversión con la sostenibilidad.

En su ponencia, Izquierdo ha abordado el control de enfermedades foliares en viña como el oídio, el mildiu y la botritis, enfocado desde el punto de vista de la estimulación de defensas de la planta gracias al uso de Romeo –el primer biofungicida registrado en España a base de Cerevisane–  y como su uso combinado con otras alternativas ecológicas, como cobres o azufre, u otros productos autorizados, puede dar solución a los problemas actuales surgidos con estas enfermedades.  Romeo es un inductor de la resistencia biológica de las plantas, con acción fungicida de amplio espectro, exento de LMR y autorizado en agricultura ecológica. Para obtener la mejor respuesta de la planta, se recomienda aplicar Romeo en 2-3 aplicaciones consecutivas buscando un efecto acumulativo, con especial atención a las fases más susceptibles del ciclo de cultivo.

En el caso de la botritis, la estrategia con Romeo, ayudará a reducir la incidencia del hongo, pero para un control completo, desde Kenogard recomiendan complementar estos tratamientos con la aplicación de Prolectus (fenpirazamina 50% WG) entre cierre de racimo e inicio del envero, a la dosis de 1 kg/ha.

 

Desarrollado por eMutation New Media.