Agenda 

UPA reivindica la agricultura familiar como única garantía contra el abandono del mundo rural

El mundo rural de toda Europa no será viable sin una apuesta clara por el sistema familiar de producción de alimentos. Es una de las conclusiones de la presentación el pasado jueves 28 de junio en Madrid, del “Anuario 2018” de la Fundación de Estudios Rurales de Unión de Pequeños Agricultores (UPA).

“No permitiremos que los mercados o las políticas públicas, como la PAC, nos ignoren”, se señaló desde esta organización profesional agraria, al tiempo que se enarboló el sistema familiar como un modelo “de futuro y de progreso sostenible”.

Sólo con actividad productiva, con agricultura y ganadería sostenibles, es posible la existencia de un medio rural y un medio ambiente “cuidado, organizado y respetado”, capaz de afrontar los retos y las amenazas del cambio climático”. Esta es la conclusión principal del informe de la Agricultura Familiar 2018 editado por la Fundación de Estudios Rurales de UPA, que se presentó en Madrid este jueves 28 de junio y que este año cumple además su 25 aniversario.

“Bajo el paraguas de la agricultura y ganadería de carácter familiar se engloban muchos y muy diversos modelos de vida y de trabajo”, explicaron desde esta organización agraria.

Lejos de visiones reduccionistas o simplistas, el mundo rural no es en absoluto ajeno al proceso natural de evolución de la sociedad. “Agricultura familiar es diversidad, modernidad, progreso y sostenibilidad”, defendió UPA.

“El resto de modelos no son viables, ni sostenibles”, aseguraron, “y muchos menos en un país con la variedad ambiental y la vertebración territorial que tiene España”. La crisis ha ayudado a desechar “experimentos” que, según UPA, han fracasado o quedarán en nada, como la especulación urbanística en tierras tradicionalmente de cultivo, o los intentos de instalar macro-granjas ganaderas.”

“Ni siquiera unas hipotéticas políticas públicas de protección y ordenación del medio ambiente serían viables sin la concurrencia de los agricultores y ganaderos. Una vaca pastando es el agente antiincendios más eficaz y barato que existe; y un agricultor y ganadero es el mejor antídoto contra el despoblamiento y el desempleo”, se ejemplificó desde UPA.

 El orgullo rural merece un premio

En el mismo acto, celebrado en la sede del Consejo Económico y Social (CES) de Madrid, la Fundación de Estudios Rurales ha entregado sus premios destinados a personas e instituciones destacadas por su “orgullo rural”.

En esta edición, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, el sociólogo e investigador rural, Eduardo Moyano, el periodista Luis Miguel de Dios, el actor Xosé Antonio Touriñán, la viticultora María Victoria Serrano y la cooperativa Oviaragón fueron los galardonados en esta 25 edición.

 

 

Mantener territorio

Por su parte, el nuevo ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, que clausuró el acto de presentación del Anuario 2018 de UPA, destacó en su intervención  que “la agricultura familiar no es solo producción de alimentos necesarios para los ciudadanos, sino también la capacidad de mantener el territorio y los valores naturales, y que el agricultor y ganadero es el primer medioambientalista de la historia.”

En este sentido, el ministro consideró que el objetivo de evitar la progresiva despoblación de muchas zonas de España es “absolutamente fundamental”. Según explicó, se trata de una despoblación, que se está produciendo de una manera desigual desde un punto de vista generacional.

De hecho, en la actualidad sólo un 6% de los agricultores y agricultoras tiene menos de 35 años (media europea y también española). Y de igual modo, cada vez hay más hombres y menos mujeres.

Planas dio la enhorabuena a UPA por el trabajo desarrollado en la elaboración de esta 25 edición de su anuario, que calificó como “un texto magnífico”, que cuenta con importantes colaboraciones, acerca de un tema tan querido e importante para nuestra agricultura y ganadería como es el modelo familiar de las explotaciones agrícolas.”

Reforma PAC

Planas se mostró convencido de que “merece la pena hacer el esfuerzo” para cambiar las cosas en el campo, desde España y desde la Unión Europea (UE). Para ello, el ministro mencionó el valor que tiene la Política Agrícola Común, en cuyas negociaciones para su reforma se siente “muy respaldado” por las organizaciones profesionales agrarias, cooperativas y CC.AA. en apoyo de la posición de España, porque así nos escuchan”.

Según aseguró Planas, “la futura PAC debe hacer frente a los nuevos retos con una financiación adecuada. En el caso del relevo generacional, además de contar con recursos económicos, a los jóvenes agricultores se les debe escuchar y ofrecer asesoramiento.

Planas añadió que “estamos diseñando la agricultura, la ganadería, la industria alimentaria y el medio rural para los próximos diez años, y España que es pionera en el sector agroalimentario, puede hacer muchas cosas a favor de los jóvenes y las mujeres en el medio rural.”

 En relación con la digitalización e innovación en las zonas rurales, Planas avanzó que “antes de final de año, el Ministerio espera presentar una agenda digital para la agricultura, el medio rural y el sector agroalimentario “que responda a esa necesidad de modernización”.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018