Seguridad Alimentaria. Importancia de la Formación en Calidad Alimentaria

El Máster en Calidad, Higiene y Seguridad Alimentaria de IMF Business School da respuesta a las necesidades que los profesionales del sector alimentario requieren hoy en día. Los conocimientos, habilidades y competencias que se adquieren en este master online permiten adaptarse a los requerimientos y necesidades tecnológicas en el campo de la alimentación, a sus disposiciones legislativas en continuo cambio y la actualización de las normas y sistemas de calidad aplicables a la inocuidad y seguridad alimentaria.

Seguridad Alimentaria. Importancia de la Formación en Calidad Alimentaria

Debido a lo diverso que es el sector agroalimentario, se facilita también un enfoque amplío sobre la variedad de industrias alimentarias que existen en el mercado y el conocimiento de los procesos que se aplican en ellas. Además, esta formación posibilita la obtención de una doble titulación de Master por la Universidad Nebrija y de Máster por IMF Business School.

Durante la pandemia del Covid-19 se ha demostrado la gran importancia del sector agroalimentario en España, uno de los principales pilares de nuestra economía, tanto por el consumo interior como por su capacidad de exportación. La actividad de este sector global supone el 9,8% del PIB y, representa el 16% del conjunto de la industria española. Dicho posicionamiento se debe al esfuerzo continuo de las empresas por situar en el mercado productos seguros y de alta calidad.

Junto a la importancia de estas cifras hay que destacar la capacidad organizativa, logística y de abastecimiento del sector a los mercados mayoristas, toda la cadena alimentaria y de distribución durante la pandemia; todos ellos han tenido que reforzar los controles higiénico-sanitarios para garantizar la inocuidad de los alimentos. Inocuidad que debe presentar todo alimento que se pone a disposición del consumidor, y está relacionada con la ocurrencia de peligros (físicos, químicos o biológicos) con un potencial de causar efectos adversos en la salud.

La legislación alimentaria europea es muy exigente al respecto, cuyo objetivo es proteger la salud de los consumidores, y que estos dispongan con relación a los alimentos que adquieren de una información precisa y veraz; legislación que no se olvida del bienestar de los animales, los aspectos fitosanitarios y el medio ambiente. Por otro lado, dichas regulaciones comunitarias garantizan la libre circulación de alimentos y piensos en la UE.

 

En este marco europeo de seguridad alimentaria, es el operador económico su responsable principal por lo que debe estar capacitado para diseñar un sistema seguro de suministro de alimentos, además de unos elevados estándares de calidad de sus productos; será la Autoridad Competente la que verifique mediante inspecciones y/o auditorías su cumplimiento.

El sistema de autocontrol implantado por los operadores, APPCC (Sistema de Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos), identifica dichos peligros y establece las medidas preventivas para eliminar o minimizar al máximo su presencia en los alimentos. De gran importancia el sistema de trazabilidad establecido por el operador, así como los Sistemas de Alerta Rápida (SCIRI, RASFF) para que, cuando se produzca un fallo, se actué de forma rápida y eficaz, localizando y retirando del mercado los productos afectados y, si procediese, informando a los consumidores.

El mercado, cada vez más exigente con la seguridad alimentaria y con el fin de dar confianza al consumidor y el resto de los agentes de la cadena alimentaria, está exigiendo a sus proveedores la implantación de normas y protocolos voluntarios de calidad y seguridad alimentaria (ISO 22000,FSSC 22000, IFS, BRC, GlobalG.A.P., etc.); las empresas que exportan o quieren exportar sus productos requieren estar certificadas por alguno de los esquemas internacionales, normalmente BRC y/o IFS.

Dichos esquemas de seguridad incorporan el sistema APPCC, así como programas de requisitos previos específicos para cada sector; por ejemplo, los establecidos en la ISO/TS 22002-3 para la agriculturao los indicados en la ISO/TS 22002-6 para la producción de piensos y comidas para los animales. También incluyen la evaluación de riesgos emergentes a vigilar como el control de los alérgenos, Food Defense o los sistemas para la prevención del fraude alimentario. Todas estas normas y esquemas certificables se actualizan con cierta frecuencia, lo que requiere de una formación adecuada de los profesionales del sector, con el fin de que se implanten de forma correcta y puedan obtener resultados favorables en las auditorías de certificación.

Dentro deeste sector no podemos dejar de mencionar la Calidad Diferenciada (DOP, ETG, IGP), figuras de calidad que contribuyen a la promoción y conservación de aspectos tan importantes como el patrimonio cultural, la industria artesanal de elaboración de alimentos, diversidad genética de las especies vegetales y las razas de los animales autóctonas. Dentro de estaCalidad Diferenciada está también la Agricultura Ecológica, productos agrícolas y ganaderos de la máxima calidad empleando técnicas respetuosas con el medioambiente. Dichas figuras de calidad requieren de su correspondiente certificación.

Tanto las exigencias reglamentarias como las del mercado en la sociedad actual, hace que las empresas del sector requieran cada vez más de un mayor número de profesionales altamente formados y cualificados, para diseñar, implantar, mejorar y certificar los diferentes sistemas de inocuidad y seguridad alimentaria. Son también necesarios expertos en dichas normas con el fin de proporcionar formación y/o consultoría a aquellas empresas que por sus circunstancias lo requieran.

La ventaja que representa la realización de un Máster en Calidad, Higiene y Seguridad Alimentaria es la especialización y la practicidad que se adquiere ya que supone profundizar en todos aquellos aspectos que requiere el sector para sus profesionales.