Rusia se jacta de su plan de sustitución de importaciones agroalimentarias

Tres años después del establecimiento de sanciones a la importación de productos agroalimentarios de la Unión Europea, principalmente por el conflicto geopolítico de la Península de Crimea, el Ministerio de Agricultura de este país destaca que los productos agrícolas nacionales predominan en su mercado interno, mientras que las compras exteriores de alimentos bajaron de 43.000 a 25.000 millones dólares en 2016.

Según el Boletín de Noticias del Exterior del Mapama, la producción agrícola rusa ha crecido en este trienio el 11% y el presupuesto federal para el sector un 27%, pasando de los 190.000 millones de rublos (2.794 M€) en 2014 a 242 mil millones de rublos (3.559 M€) en 2017, aumentando las subvenciones.

Desde 2015, el Estado reembolsa del 20% al 35% de los costes de construcción y la modernización de las instalaciones lácteas y de los invernaderos, de almacenes de patatas y hortalizas, de centros de distribución mayoristas, de centros de producción y selección de semillas y de genéticas.

Este año, por ejemplo, el importe de compensación para los gastos de capital durante la construcción de las granjas lecheras se incrementó del 20% al 35%.

También, con el fin de desarrollar la horticultura y de fomentar la cosecha de la fruta, el Ministerio de Agricultura de Rusia aumentó en 2015 el volumen de apoyo estatal al reembolso de los costes de los agricultores en la creación y el cuidado de las plantaciones de frutas y bayas a largo plazo, con 2.500 millones de rublos (36,8 M€), lo que permitió en un solo año aumentar 1,5 veces las nuevas plantaciones (al año, la superficie total de plantaciones en Rusia supera las 14.000 hectáreas, de las que 10.000 ha son de tipo intensivo.

El Ministerio de Agricultura ruso estableció también un nuevo mecanismo de concesión de préstamos en el sector agroindustrial, con una tasa no superior al 5% y se puso en marcha una ventanilla única que permite al productor pedir un préstamo blando a un banco autorizado, y así evitar recibir posteriormente la subvención desde el presupuesto. A fin de dar prioridad al desarrollo de la agricultura, en cada región se estableció la proporción de subsidios asignados a préstamos concesionales a corto plazo a pequeñas empresas.

Además, este departamento incrementó el apoyo a los agricultores privados, a pequeñas empresas y a las cooperativas agrarias. El Gobierno definió como prioritaria la mejora de tierras agrícolas para aumentar el rendimiento de los cultivos. En 2017, el apoyo federal en el marco del programa para la mejora de tierras aumentó en 1,5 veces (a 11.300 millones de rublos, 166 M€) en comparación con 2016.

Todas estas medidas, según el Ministerio de Agricultura, han permitido en su conjunto iniciar el proceso de la sustitución de las importaciones en el sector agrario, obteniéndose los resultados más significativos en la industria cárnica. Así, el porcentaje de la carne de cerdo importada en el consumo pasó del 26% en el año 2013 a solo el 8% en 2016, y el de carne de ave del 12% de 2013 al 5% en 2016.

En el caso de las importaciones de tomates, la importación disminuyó de 866.000 t en 2013 a 463.000 t en 2016, mientras que la cosecha de hortalizas nacionales va aumentando cada año. En los últimos tres años, las hortalizas de invernadero elevaron un 30% su producción.

Para este año, la cosecha de frutas y verduras se mantendrá al mismo nivel que en 2016 (16,3 Mt de verduras y 3,9 Mt de frutas y bayas), debido a la construcción de nuevos invernaderos y a la entrada en producción de nuevas plantaciones de frutales.

En ganadería, el Ministerio ruso de Agricultura prevé que la producción de ganado y aves para el sacrificio aumente en un 3%, (14,4 Mt) y de leche, un 1% (31 Mt).

 Foto: www.icex.com

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018