El reto demográfico, la dispersión y el envejecimiento, los “grandes desafíos” a afrontar como país

La ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, y la comisionada frente al Reto Demográfico, Isaura Leal, presidieron la reunión -primera que convoca este Gobierno- del Grupo Institucional de la Estrategia Frente al Reto Demográfico, en el que están integradas todas las comunidades autónomas y la FEMP en representación de las entidades locales.

Todas las CC.AA. estuvieron presentes en esta primera cita, que sienta las bases de futuros encuentros de todas las administraciones públicas en busca de un objetivo común: la elaboración de una Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico que sea el resultado de la cooperación y del consenso.

La Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico fue un encargo de la última Conferencia de Presidentes, celebada el 17 de enero de 2017. Por eso, el presidente, Pedro Sánchez, asumió en su programa de Gobierno la firme determinación de elaborar, en lo que queda de legislatura, la Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico.

Igualdad de todos los ciudadanos, vivan donde vivan

Meritxell Batet destacó a los representantes autonómicos y municipales la necesidad de restablecer el equilibrio territorial en España: Un equilibrio en el desarrollo y el crecimiento, pero sobre todo un equilibrio en la garantía de la igualdad de oportunidades, de desarrollo vital para todos los ciudadanos, con independencia de donde vivan”.

La ministra insistió, asimismo, en la imprescindible colaboración de todos en la elaboración de la Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico: “Es una política a largo plazo, un acuerdo de país que compromete tanto a la Administración General del Estado como a los gobiernos autonómicos y locales.”

Meritxell Batet expresó, además, su confianza en un futuro construido entre todos, “en el que podamos sentirnos orgullosos de haber participado en un nuevo enfoque compartido y especialmente intenso de la política de equilibrio territorial y demográfico de España”.

La comisionada, por su parte, recordó que el cambio demográfico es uno de los grandes retos a los que se enfrenta España, porque afecta a equilibrios económicos, sociales, culturales y territoriales. Isaura Leal incidió en que los sobrecostes de la baja densidad, la dispersión y el envejecimiento y los efectos de la población flotante y la estacionalidad demográfica, multiplicada en determinadas épocas del año, introducen variables para su incorporación en la financiación autonómica y local.”

En esto coincidieron muchos testimonios, desde el presidente del Gobierno a los ministros y los presidentes autonómicos: la despoblación de los territorios debe ser tenida en cuenta en el nuevo modelo de financiación autonómica y local.

Según la comisionada, el diagnóstico frente al reto demográfico, tanto por la proximidad como por la urgencia, “es fácil de compartir y exige la implicación de todos los poderes públicos, sin que quepa el absentismo en el ejercicio de la responsabilidad y de las competencias de cada uno de los niveles de gobierno territorial, Estado, comunidades autónomas y entidades locales”.

La despoblación –añadió Isaura Leal- es el síntoma de una grave enfermedad que se llama desigualdad. La propuesta de trabajo de este Gobierno para la orientación de la Estrategia que planteamos se centra en las personas y debe estar dirigida a garantizar la igualdad en el acceso a los servicios públicos y al ejercicio de los derechos sociales y económicos de la ciudadanía que vive en los territorios más frágiles y afectados por los riesgos demográficos”.

El reto demográfico, en eso insistió también la ministra, pasa por la igualdad de todos. Y ese derecho quedará garantizado en la Estrategia Nacional: Los ciudadanos, en cualquier pueblo o ciudad, en el interior o en la costa, sean jóvenes o mayores, tienen que tener la plena seguridad de que la prestación de servicios, adaptada al territorio, no les va a discriminar por el lugar donde viven”.

La Estrategia, antes de la cita electoral

El Gobierno prevé presentar en la primavera de 2019 la estrategia nacional ante el reto demográfico, un auténtico pacto de Estado con las CC.AA. y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) para combatir la despoblación, el envejecimiento y la dispersión territorial.

Así lo anunció Meritxell Batet, que explicó que espera que el  documento esté listo antes de la celebración de las elecciones autonómicas y municipales del mes de mayo, confiando, en todo caso, que ningún proceso electoral “distorsione el objetivo compartido que cree que todas las Administraciones implicadas tienen en este momento.”

En este sentido, afirmó la ministra, se impulsarán políticas concretas, tanto en el ámbito de la natalidad, como de la migración, la vivienda, el empleo o la cultura, pero también en lo referente a la fiscalidad y la financiación autonómica. “El Gobierno tiene claro que la despoblación debe ser tenida en cuenta en el nuevo modelo de financiación autonómica y local” y también contemplar los “sobrecostes que suponen la baja densidad, la dispersión y el envejecimiento.

Al respecto incidió en que, “aunque la despoblación es el “eje central” del reto demográfico, afirmó Batet, “también es necesario afrontar el problema del envejecimiento y la dispersión poblacional que afecta a muchos territorios. Se trata del “gran desafío de país” que tiene que afrontar España, aunque también trasciende las fronteras y supone un reto en toda Europa.”

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018