«Profunda inquietud» de las OIAs ganadero-cárnicas a Sánchez por las alusiones negativas al sector en el informe Estrategia España 2050

Las seis Organizaciones Interprofesionales ganadero-cárnicas (ASICI, Avianza, Intercun, Interovic, Interporc y Provacuno), que representan a cientos de miles de ganaderos, empresas, trabajadores y técnicos de toda España, vinculados a los sectores ganaderos y cárnicos, dirigieron estos días una carta al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, expresándole su profunda inquietud ante las diversas alusiones negativas hacia la producción ganadera y el consumo de carne en nuestro país, incluidas en el documento de la Estrategia España 2050 presentado el jueves 20 de mayo pasado por él mismo .

«Profunda inquietud» de las OIAs ganadero-cárnicas a Sánchez por las alusiones negativas al sector en el informe Estrategia España 2050

Estas alusiones, según estas seis OIAs, se basan en datos parciales, inexactos o en conclusiones desenfocadas en las que se combinan argumentos medioambientales con apelaciones a la restricción del consumo de carne y productos ganaderos, que reflejan de forma mimética los planteamientos de grupos de interés y de activismo contrarios a la ganadería y sus producciones.

Por ello, aun recibiendo positivamente la llamada de atención que supone para toda la sociedad española la presentación de esta Estrategia, con el objetivo de construir entre todos una España más eficiente, más digital, más verde y más justa, las Interprofesionales ASICI, AVIANZA, INTERCUN, INTEROVIC, INTERPORC y PROVACUNO, presentaron al jefe del Ejecutivo una batería de datos e informaciones, basados en fuentes oficiales de los propios Ministerios, organismos internacionales y entidades de prestigio científico y técnico.

El objetivo es que la Presidencia del Gobierno disponga de un panorama mucho más completo y balanceado sobre los sectores ganadero-cárnicos, y su relevancia social y el papel de la carne en la dieta y en la salud de los ciudadanos españoles, así como en la sostenibilidad ambiental y la vertebración territorial del país, especialmente de las zonas rurales, así como su contribución esencial al empleo y a la balanza comercial de España, que lo configuran como un sector estratégico para la recuperación económica y social.

Indicadores de esperanza de vida, salud y calidad de vida[i]

Así, señalan, cuando se hace referencia negativa al modelo de alimentación de los españoles, no se tiene en cuenta que, muy al contrario, todos los indicadores internacionales reflejan que el patrón de dieta y de estilo de vida de nuestro país es de los más adecuados del mundo, ofreciendo perfiles que sitúan a España a la cabeza mundial como el país más saludable del mundo; el país con más esperanza de vida de la Unión Europea y mayor esperanza de vida del mundo, y con un índice muy por debajo de la media en incidencia de cáncer de todos los países más avanzados de la OCDE.

Al respecto, indican que el sector trabaja ya para difundir las recomendaciones de consumo, conservación y preparación que fijan los organismos científicos y las sociedades y expertos en salud y en nutrición, para conseguir un patrón de alimentación y consumo de la población adecuado y responsable, junto con los alimentos de origen vegetal, los demás grupos de alimentos y la actividad física necesaria. La carne y los derivados cárnicos forman parte de la Dieta Mediterránea, nuestro patrón de alimentación reconocido como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Por ello, hay que destacar que un consumo moderado, equilibrado y en las cantidades recomendadas de carne y con un estilo de vida activo son importantes para una nutrición y desarrollo adecuados.

En este sentido, la evidencia científica es clara y la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) establece “los alimentos de origen animal son las mejores fuentes de nutrientes de alta calidad”, recalcando que hay que promover el consumo de dietas saludables y diversificadas.

El sector ganadero-cárnico es motor de la España rural y agente fundamental de desarrollo social y económico[ii]

Por otro lado, cuando se cuestiona el papel de la ganadería y la industria en el desarrollo de nuestro país y de sus territorios, y el papel de la carne en la alimentación de la población, se está poniendo en tela de juicio a una parte muy importante del tejido social y la vertebración territorial, especialmente en lo que concierne a la España rural.

La ganadería emplea de forma directa a más de medio millón de personas y las industrias cárnicas y el comercio minorista a cerca de 200.000 empleados. La actividad ganadera se desarrolla en más de 350.000 granjas de toda la geografía nacional que hacen una aportación de 16.000 millones de euros a la Producción Final Agraria.

Y en conjunto, de la producción ganadera y comercialización de carnes dependen en España más de 2,5 millones de personas, desde los agricultores que cultivan alimentos para el ganado y la industria de piensos, los ganaderos, las industrias cárnicas, la industria de sanidad animal, los profesionales veterinarios, el sector de logística y transporte ganadero y cárnico, las industrias auxiliares y el “retail” y la distribución especializada.

En términos de riqueza económica y social, la industria cárnica es uno de los primeros sectores industriales y supone aproximadamente el 2,2% del PIB total español y el 13,8% del PIB de la rama industrial, con cerca de 3.000 empresas, distribuidas especialmente en zonas rurales, con una facturación de 27.957 millones de euros, junto a 25.000 establecimientos minoristas especializados con ventas superiores a 5.000 millones de euros.

Además, el sector de la carne aportó el pasado año 8.680 millones de euros de exportaciones a la balanza comercial de España, un saldo positivo del 799% y que contribuye a paliar el tradicional déficit comercial de nuestro país.

El sector cárnico genera un importante flujo de inversiones que proporciona igualmente actividad y empleo en sectores relacionados, genera importantes actividades de investigación y desarrollo, implicando a numerosos centros tecnológicos, grupos de investigación, universidades, etc., contribuyendo al avance científico y técnico de nuestro país

Firme compromiso medioambiental con inversiones de mejora[iii]

Respecto a las apelaciones a la sostenibilidad, hay que indicar que hay sectores contrarios a la ganadería y la carne -tanto ideológicos como económico-financieros e industriales- que intentan de forma recurrente situar en la opinión pública el debate sobre el impacto medioambiental de la actividad ganadera y su contribución al cambio climático, para contraponer otros modelos tanto de patrones de alimentación como industriales y comerciales.

Es importante conocer que en España, según los datos oficiales del Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero, la producción ganadera de carne representa únicamente el 7,8% del total de emisiones de GEI. Por el contrario, otros sectores de actividad, especialmente los vinculados con la energía y el uso de combustibles fósiles, suponen la parte principal de emisión de GEI.

El 80% de las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la ganadería en el mundo provienen de los países en vías de desarrollo, por lo que no se puede contribuir a mitigar el cambio climático con una visión eurocéntrica.

La intensidad de las emisiones (CO2 eq/kg de carne) varía entre las diferentes áreas del mundo. En nuestro entorno (Europa del Oeste) tenemos una de las intensidades más bajas, con sistemas productivos mucho más eficientes en el uso de los alimentos, el manejo y la sanidad animal. Por eso producimos menos emisiones por unidad de producto final.

El metano que se produce en la agricultura representa solo en torno al 27% del metano total emitido en el mundo. Este metano, además, forma parte de un ciclo biogénico (se transforma en CO2 y H2O en 12 años), que pasa a ser absorbido por las plantas en la fotosíntesis. Con unos censos ganaderos estables, no aumenta el CO2 en la atmósfera a lo largo del tiempo, por lo que la ganadería no contribuye al calentamiento como lo está haciendo el consumo de combustibles fósiles.

A nivel global, la ganadería no compite con el hombre en el uso de los recursos: el 86% de los alimentos consumidos por la ganadería a nivel mundial no son alimentos utilizables por el hombre. Además, utiliza el 70% de la superficie agrícola; sin embargo, la mitad de esa superficie son pastos permanentes y tierras marginales que no son aptos para la agricultura. Y el 90% del agua que se atribuye a la producción de carne es agua verde, procedente de la lluvia, que seguiría cayendo en caso de desaparición de los animales.

En España, el ganado de todo tipo pastorea algo más de 25 millones de hectáreas, que son áreas que no son aptas para la agricultura y no se destinan ni pueden destinarse a este fin. La prevención de incendios es una de las actividades esenciales de la ganadería extensiva para contribuir a la mitigación del cambio climático.

Existen muchas alternativas para reducir las emisiones de GEI procedentes de la ganadería y la producción ganadera española está trabajando en esa línea, modificando los sistemas de manejo para reducir las emisiones entre un 20 y 30%.

El sector es perfectamente consciente de los retos medioambientales que afronta nuestra sociedad en todas sus actividades y por ello está trabajando e invirtiendo grandes recursos para conseguir un modelo de transición ecológica global, así como una producción ganadera más sostenible, circular y neutra en emisiones, desarrollando nuevas técnicas de producción con un menor impacto ambiental.

Finalmente, los productos de origen animal generan mucho menos desperdicio alimentario del que se produce en otros alimentos que llegan a nuestras mesas. En España ese porcentaje es todavía más reducido, y suponen solo el 7,1%, del total de alimentos desperdiciados. Este dato es muy relevante dado que en la Unión Europea los alimentos desperdiciados generan 170 millones de toneladas equivalentes de CO2 al año, lo que supone el 17% de las emisiones directas de gases de efecto invernadero.

 

Firman la carta, las Organizaciones Interprofesionales Agroalimentarias:

ASICI. La Asociación Interprofesional del Cerdo Ibérico agrupa a los productores y a las industrias de transformación de productos ibéricos. www.iberico.com 

AVIANZA. La Asociación Interprofesional Española de Carne Avícola agrupa tanto las granjas y centros de producción como las salas de despiece y procesamiento. www.avianza.org

INTERCUN. La Organización Interprofesional para impulsar el Sector Cunícula integra a los representantes de la rama de producción y a las empresas de transformación- comercialización de carne de conejo. www.carnedeconejo.es

INTEROVIC. La Organización Interprofesional del Ovino y el Caprino de Carne representa a los productores de esta rama ganadera y a los industriales y comercializadores que generan y distribuyen los productos derivados. www.interovic.es

INTERPORC. La Organización Interprofesional Agroalimentaria del Porcino de Capa Blanca representa a todos los sectores de la cadena de valor del porcino de capa blanca: producción, transformación y comercialización. www.interporc.com

PROVACUNO. La Organización Interprofesional Agroalimentaria de la Carne de Vacuno está integrada por las principales organizaciones del sector productor y del sector de la transformación/comercialización. www.provacuno.es

[i] Ranking de Bloomberg, Healthiest Country Index. IHME de la Universidad de Washington y The Lancet. Informe “State of Health in the EU 2019” de la Comisión Europea. Estudio “Health at Glance 2019” de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).
[ii] Indicadores Económicos de los sectores ganaderos (Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación). Estadística estructural de empresas (Instituto Nacional de Estadística). DataComex, Estadísticas de Comercio Exterior de España (Secretaría de Estado de Comercio).
[iii] Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero (Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico). Panel de Cuantificación del desperdicio alimentario en hogares de España 2019 (Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación). Livestock: On our plates or eating at our table? (Mottet et al. 2017. FAO). The Biogenic Carbon Cycle and Cattle (University of California Davis, CLEAR Center).

Desarrollado por eMutation New Media.