Por un nuevo Plan Hidrológico Nacional apoyado sobre la base de un Pacto Nacional del Agua

En un contexto de cambio climático, donde la disponibilidad de agua cada vez será menor, los más de un millar de agricultores que se han dado cita en la XIV edición del Congreso Nacional de Comunidades de Regantes concluyeron este vienes 18 de mayo que este recurso es un asunto de Estado y por tanto, reclaman una acción política integradora y “largoplacista”, que tenga como pilar un nuevo Plan Hidrológico Nacional capaz de garantizar la demandas de los distintos usuarios.

De esta forma, teniendo como norte el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) de garantizar la disponibilidad de agua y su gestión eficiente– los regantes piden apoyarse en un Pacto Nacional del Agua, que haga posible lleva adelante sin trabas todas las actuaciones que ya están contempladas en los diferentes planes de cuenca vigentes y en los que se incluyen las obras de regulación correspondientes, siempre que sean lógicamente sostenibles en términos medioambientales, económicos y sociales.

En este sentido, consideran además que, dado el papel social que cumplen los embalses a la hora no sólo de garantizar agua en época de sequía, sino de evitar los daños producidos por las inundaciones, se deben invertir los recursos personales y económicos necesarios para su seguridad y óptimo funcionamiento.

Además, en un mundo hiper-conectado como el que vivimos, consideran imprescindible avanzar hacia un Sistema Integrado del Agua, donde todos los recursos -tanto superficiales (embalses, desaladoras, agua reutilizada…) como subterráneos (acuíferos)- estén alineados con las diferentes demandas.

Precisamente, para poder gestionar adecuadamente este sistema integrado del agua, reclaman una reordenación del sector público para potenciar el funcionamiento de las confederaciones hidrográficas y su dependencia de la Administración Central.

Elevar los fondos europeos para modernización

Además del papel de las obras de regulación en un entorno de cambio climático, la necesidad de aumentar la financiación pública de la modernización fue otro de los grandes temas de debate de esta cita, celebrada en Alicante.

En este sentido, los regantes concluyeron que 2018 es un buen momento para elevar los fondos europeos (Feader) programados para modernización de regadíos en todos los Planes de Desarrollo Rural (PD) autonómicos, incluido el nacional.

Concretamente, concluyen que estos fondos deben distribuirse de forma más equitativa para compensar las inversiones acometidas por los regantes, con independencia de la comunidad autónoma en la que se ejecute el proyecto de modernización.

En este sentido, tras analizar la fórmula puesta en marcha en Castilla y León, donde el esfuerzo financiero del Ministerio de Agricultura -gestionado a través de Sociedad Estatal de Infraestructuras Agrarias (SEIASA)- se ve apoyado por la Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta, los regantes consideran que se está a tiempo de seguir este ejemplo y aplicar los mismos criterios de financiación en todo el territorio nacional para tender hacia fórmulas más favorables para los usuarios.

Administración electrónica

Por último, el tercer tema abordado en el Congreso fue la gobernanza de agua. Al igual que modernizan sus sistemas de riego, los regantes son conscientes de que deben hacer frente también a una transformación de sus sistemas de gestión administrativa para adaptarse al nuevo entorno digital, de acuerdo a las particularidades de cada comunidad de regantes, con el fin de minimizar las obligaciones de las de menor tamaño y por tanto, de menos recursos.

Por otro lado, las comunidades de regantes impulsarán las iniciativas necesarias para el cumplimiento de las novedades legislativas relacionadas con la nueva Ley de Contratos del Sector Público, la Ley de Transparencia y el nuevo Reglamento europeo de Protección de Datos.

Unidad y esperanza

El presidente de la Comunidad de Regantes Riegos de Levante Margen Derecha del Río Segura, José Antonio Andújar, definió  el XIV Congreso Nacional de Comunidades de Regantes, que acaba de terminar, como “el congreso de la unidad y la esperanza”.

Andújar insistió en que hay que seguir avanzando “en la unión de todos los regantes. Tenemos que conseguir que por toda España circule el agua, no solo el AVE. Además, lanzó un mensaje a todos los partidos políticos: “Por favor, llegad a un acuerdo; España lo necesita”.

El organizador del Congreso hizo este alegato durante su intervención en el acto de clausura, presidido por la secretaria de Estado de Medio Ambiente del Mapama, María García, quien tendió la mano a los regantes, y centró sus palabras en la necesidad de construir un Pacto Nacional por el Agua y de adaptarse y adelantarse al cambio climático, entre otros objetivos.

Clausura

Más en concreto, la secretaria de Estado de Medio Ambiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, María García Rodríguez, clausuró el XIV Congreso Nacional de Comunidades de Regantes, en el que destacó que “el futuro del regadío español pasa por la capacidad de afrontar los retos medioambientales a los que nos enfrentamos y saber adaptarse a ellos”, además de apoyar a los regantes, a los que ha animado “a seguir trabajando por el futuro del agua, un reto que nos compete a todos y para el que el Gobierno está trabajando en el marco del Pacto Nacional por el Agua”.

La agricultura representa el 11% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en nuestro país, pero también supone (en especial el regadío) un importante sumidero de carbono, que contrarresta las emisiones. El Gobierno prepara el borrador de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética que dedica una especial atención al sector agrícola.

El cambio climático es un desafío global, el mayor y más urgente que afrontamos y tiene un impacto directo en el incremento del estrés hídrico. El Gobierno es consciente de ello y trabaja para que la defensa del medio ambiente sea una de las tareas más relevantes en el presente y en el futuro” resaltó García Rodríguez.

Pacto nacional

Durante su intervención, la secretaria de Estado de Medio Ambiente destacó los grandes objetivos del Pacto Nacional por el Agua en el que está trabajando el Ministerio, unas “grandes líneas en las que tenemos que ser capaces de sumar voluntades y compromisos para lograr el mayor acuerdo de futuro que tiene que tener vocación de permanencia y abrir así un camino de mejora permanente”, señaló.

Entre estos objetivos, lograr el cumplimiento de los objetivos ambientales para avanzar en el buen estado de los sistemas hídricos; la atención a las demandas y déficit hídricos, incorporando nuevas infraestructuras y mejorando las existentes; fomentar la eficiencia en los usos del agua y proteger a personas y bienes frente a los riesgos de inundaciones, poniendo en marcha planes de gestión de riesgos ante estas catástrofes; acciones de mejora en materia de gobernanza del agua, garantizando los compromisos adquiridos con la Unión Europea en materia financiera; incentivar el uso eficiente del agua, fomentar la innovación e investigación y disponer de comunidades de regantes cada vez mayores y más profesionalizadas.

La secretaria de Estado de Medio Ambiente también hizo hincapié en que “el camino hacia un desarrollo económico sostenible pasa por hacer más con menos y mejor, con el objetivo de defender el medio ambiente haciendo una buena gestión del agua. y establecer un modelo económico que genere cada vez menos residuos”.

En este punto, destacó la elaboración de la Estrategia Española de Economía Circular, que se prevé que pueda aprobar en verano el Consejo de Ministros (actualmente se estudian las alegaciones recibidas en el proceso de información pública) para avanzar hacia un desarrollo más sostenible.

 Junto a ellos se encontraban en la mesa de clausura, la Directora General del Agua, Liana Ardiles; el presidente de Fenacore, Andrés del Campo; el secretario autonómico de Agricultura, Francisco Rodríguez Mulero; el alcalde de Torrevieja, José Manuel Dolón; el secretario del Comité Organizador, Juan Valero de Palma, y el consejero de Agua de la Región de Murcia, Miguel Ángel del Amor.

Previamente, la Comunidad Euromediterránea de Regantes (EIC) celebró su asamblea anual, en el mismo Auditorio Internacional de Torrevieja, con representantes de Egipto, Portugal e Italia. Esta asociación sin ánimo de lucro, que agrupa organizaciones europeas y mediterráneas dedicadas a la gestión de las aguas superficiales y subterráneas, está presidida por Fenacorer e integrada por un total de 41 socios que representan a 10 países.

Los representantes de los municipios que colaboraron en la organización del Congreso han recibido un diploma conmemorativo, al igual que las comunidades de regantes que han celebrado congresos a lo largo de la historia.

El alcalde de Torrevieja, José Manuel Dolón, hizo entrega de barcos de sal, símbolo de la ciudad, a ponentes, autoridades y organizadores. Al término del acto, se ha anunciado que el próximo Congreso cuatrienal se celebrará en la provincia de León.

Finalmente, congresistas y acompañantes de la XIV edición del Congreso se han dirigido al colegio Diocesano Santo Domingo de Orihuela para despedir el evento con un almuerzo celebrado en el claustro del monumento.

Cerca de mil regantes, acompañantes y expertos han participado desde el pasado lunes 14 y hasta hoy viernes, 18 de mayo, en el XIV Congreso Nacional de Comunidades de Regantes de España, celebrado en el Auditorio Internacional de Torrevieja.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018