¿Por qué utilizar el modo manual pudiendo optar por el automático?

El concesionario oficial de John Deere Comercial Agrícola Castellana acoge estos días en sus instalaciones de Valseca (Segovia) un curso de formación en el que la marca demuestra cómo la gestión automática del motor y de la transmisión permiten optimizar al máximo el rendimiento de la máquina, arrojando unos resultados que están siempre por encima de la opción manual ejecutada por el mejor de los operadores.
Redacción VR.

Uno de los principales problemas a los que se enfrentan los operadores es que aunque los tractores han evolucionado mucho en estos últimos años, la estrategia de uso en muchos casos sigue siendo la misma de hace tres décadas.

Un caso claro son los tractores con modo automático que los operarios siguen empleando en modo manual convencidos además de sacar el mejor rendimiento posible a la máquina en este modo. Si bien es cierto que son muchas las horas que un operario pasa al volante de un tractor y que las jornadas se pueden hacer muy largas si es la máquina la que decide por él la estrategia a seguir, ha llegado el momento de dejar decidir a la máquina.

Para demostrar todo esto, John Deere está realizando un curso de formación en las instalaciones que su concesionario oficial Comercial Agrícola Castellana tiene en Valseca (Segovia) donde pone a disposición de los participantes cuatros tractores, un John Deere 6175 R (175 CV) y un 6215R (215 CV) con transmisión AutoPwr y CommandPro equipados con un cultivador, y un John Deere 6155R (155 CV) y un 6250R (250 CV) equipados con un remolque, en el segundo caso cargado con 32 toneladas de grava.

Todos estos tractores montan motores de seis cilindros capaces de desarrollar 40 CV adicionales con gestión inteligente de la potencia del motor (GIP). Asimismo equipan Com­mandArm, Command­Cen­­ter, transmisión AutoPower y la pa­lan­ca de mando Com­mand­PRO.

Durante la prueba con el cultivador se realizan cuatro pasadas en manual y otras cuatro en automático. La única variable es la estrategia de conducción. Se fija en ambos casos una velocidad de avance de 9 km/h, manteniendo el apero a la misma profundidad, el Auto Trac activado en ambos casos, siendo la única diferencia el modo automático o manual. En el modo manual el operario puede elegir el régimen del motor que se mantendrá durante las cuatro pasadas.

En ningún caso el resultado obtenido en manual supera al del modo automático. En la práctica con el remolque, en la que se realiza un recorrido de 4 km por un camino de tierra, ocurre lo mismo.

 


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018