Amplia decepción por los resultados de la segunda licitación de aceite de oliva

El Comité de Gestión de Mercados de la Organización Común de Mercados Agrícolas (OCMA) celebrado este jueves 19 de diciembre en Bruselas, aprobó el reglamento por el que se fija el importe máximo de la ayuda al almacenamiento privado de aceite de oliva en la segunda licitación.

Para Cooperativas Agro-alimentarias de España, «este resultado pone de manifiesto la incapacidad del Ministerio de Agricultura para liderar este sector en Bruselas, pese a que España representa el 80% de la producción comunitaria de aceite de oliva».

Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía critica la labor del Gobierno y considera que la Unión Europea se ríe del sector productor de aceite de oliva español al adoptar una media que ven muy insuficiente para paliar la actual crisis de precios.

La ayuda se fijó en 1 euro por tonelada y día para el aceite de oliva virgen y en 1,1 euros por tonelada y día para la calidad lampante. No se estableció tampoco en este segunda subasta ayuda alguna para el aceite de oliva virgen extra (AOVE).

Según el Ministerio de Agricultura, este límite de ayudas permitirá atender cerca de la mitad (48,6 %)  de todas las ofertas presentadas por los operadores españoles (alrededor de 36.274 t) y almacenar el 18,2 % de las cantidades ofertadas en todos  los países productores de la UE (alrededor de 96.864 t) de aceite de oliva para retirarlas coyunturalmente del mercado. En cifras, se  permitirá almacenar 17.629,19 toneladas, todas correspondientes a los  operadores  españoles.

En esta segunda licitación, los operadores españoles ajustaron sus peticiones de ayuda de una forma más realista, añade el MAPA, frente a las ofertas presentadas en la primera licitación del pasado mes noviembre, mientras que la Comisión Europea (CE) también revisó al alza los límites máximos de ayuda concedida, en comparación con los 0,83 €/t y día de la primera licitación, establecidos para todas las categorías.

En esta segunda licitación se permitirá almacenar una cantidad mayor para la recuperación de los precios de mercado, según este departamento.

Sin perjuicio de que los operadores deban seguir aproximando sus ofertas en las próximas licitaciones, el ministro de Agricultura en funciones, Luis Planas, expresó su “decepción por la falta de ambición de la Comisión Europea” en la fijación de un nivel de ayuda adecuado, que permitan almacenar cantidades significativas de aceite de oliva y, con ello, estabilizar los precios al alza.

Se ha perdido una oportunidad para corregir la situación”, señaló el ministro y “ahora tendremos que esperar hasta enero hasta la siguiente y tercera licitación”.

La respuesta que estamos obteniendo de la Comisión no está a la altura de la gravedad de la situación que atraviesa el sector. La Política Agrícola Común (PAC) dispone de instrumentos que están en vigor y, la obligación de la Comisión es hacerlas efectivas”, subrayó Planas.

España  volvió a manifestar su preocupación por la necesidad de que el sistema permita contrarrestar las dificultades derivadas por la injusta imposición de aranceles adicionales de Estados Unidos al aceite de oliva, por lo que las cantidades almacenadas deben incrementarse muy significativamente en las próximas licitaciones.

Todavía quedan disponibles dos licitaciones adicionales. La próxima se celebrará del 22 al 27 de enero de 2020 y desde el MAPA se confía en que, en las mismas, se alcance un mayor volumen de aceite almacenado.

El Comité de Gestión de Mercados de la Comisión Europea, ha aprobado hoy la segunda licitación de las ayudas para el almacenamiento privado que se han fijado en 1 € tonelada para el aceite de oliva virgen y en 1,1 € tonelada para el aceite de oliva lampante.

Incapacidad

Desde Cooperativas Agro-alimentarias de España se señaló que «el sector se siente enormemente decepcionado, una vez más. La disposición mostrada para almacenar en esta segunda licitación por un volumen superior a 100.000 t de aceite de oliva se ha ido al traste de un plumazo, al conocerse que finalmente tan solo 17.629 toneladas fueron aceptadas aceptadas.

Este resultado pone de manifiesto, según Cooperativas, la incapacidad del Ministerio de Agricultura para liderar este sector en Bruselas, pese a que España representa el 80% de la producción comunitaria de aceite de oliva.

Cooperativas Agro-alimentarias de España no entiende que el límite fijado por la Comisión Europea sea inferior al establecido en licitaciones como la de 2009 o 2011 (1,3 €/t./día), cuando el sector se encuentra ahora enormemente debilitado tras la reciente imposición de un 25% de aranceles por parte de Estados Unidos y tras el anuncio por parte del ministro, Luis Planas, de que el almacenamiento serviría para reequilibrar el mercado.

Para Cooperativas Agro-alimentarias de España el resultado de esta segunda licitación es el tercer golpe que recibe el sector en 2019, tras los aranceles de Trump y la primera licitación.

Es evidente que esta medida, añade esta organización, «no está a la altura de las necesidades del sector oleícola, poniéndose de manifiesto, una vez más, el desamparo de los sectores agrarios y, por tanto, de la renta de los agricultores. Nuestros políticos, tanto nacionales como europeos, deben comprender que, si no hay sostenibilidad económica, no la habrá social, ni medioambiental.»

Ante esta situación, ya irreversible, las cooperativas no descartan anunciar movilizaciones en las próximas semanas, como señal de protesta ante esta situación inadmisible.

Tomadura  de pelo

Asimismo,  Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía traslada su “incredulidad” ante “la nueva tomadura de pelo” de Bruselas al sector.

Si en el primer período de licitación al almacenamiento privado solo se aprobaron ofertas por el 3% del volumen presentado, es decir, por apenas 3.650 toneladas, a solo 0,83 €/t/día, en el segundo plazo, el resultado no ha sido mucho mejor: en total, pasaron el corte 17.629,19 t de aceite de oliva virgen y lampante

Las cooperativas avisaron el 5 de diciembre de que, pese a la “humillación sufrida”, volverían a presentarse con cantidad y valores similares, pidiendo al Gobierno de España su mediación ante Bruselas para subir los precios de corte, máxime teniendo en cuenta el efecto contrario provocado por la primera licitación en el mercado, donde las cotizaciones han descendido hasta 0,15 euros el kilo de media, como consecuencia de su nefasta resolución.

Sin embargo,  volvió a ocurrir. El Comité de Gestión de la Organización Común de Mercados Agrícolas  (OCMA), celebrado este jueves 19 de diciembre en Bruselas, fijó una ayuda de 1 €/t/día para el aceite de oliva virgen y de 1,1€/t y día  para la retirada de lampante.

Esto significa, según Cooperativas, que solo recibirá ayudas el 18,2% del volumen presentado en toda la UE esta segunda puja, cercano a las 100.000 toneladas y ligeramente por debajo de la primera.

Cabe recordar, que en los almacenamientos de 2009 y 2011, es decir, hace ya una década, el precio fijado en los distintos períodos fue de 1,30 €/t y día.

Por eso, sorprende y produce “perplejidad” y “enojo” a Cooperativas leer en el comunicado del Ministerio de Agricultura que “en esta segunda licitación, los operadores han ajustado sus peticiones de una forma más realista”, al tiempo que se anima a las cooperativas, entre otros agentes, a que sigan “aproximando” las ofertas de cara a las dos siguientes pujas.

“La verdadera realidad es que Bruselas se está riendo de España, vendiendo que no había límite de cantidad a almacenar ni de presupuesto, y que los responsables políticos han engañado y abandonado al sector oleícola a su suerte”, manifestó el presidente sectorial de la Federación, Cristóbal Gallego Martínez.

“Esto ya es absolutamente insostenible para un sector que lleva un año y medio de crisis de precios y en el que las soluciones políticas, anunciadas en plena campaña electoral, están empeorando más aún nuestra situación”, subrayó Gallego.

“A todo esto hay que añadir la amenaza de nuevos aranceles por parte de Estados Unidos, que gravarían la totalidad de las 115.000 toneladas de aceite de oliva que exportamos allí, más otras 100.000 t que vendemos a Italia y luego ellos envasan y colocan en los mercados norteamericanos, con el mazazo adicional de poder incrementar los impuestos del 25% actual al 100%”, explica Cristóbal Gallego Martínez.

Desde Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía no se entiende lo que se está haciendo desde el Gobierno de España por el sector oleícola nacional, señero en el mundo y del que dependen cientos de miles de puestos de trabajo y millones de peonadas anuales, fundamentalmente en Andalucía.

Llegados a este punto, para la Federación lo que está ocurriendo con los olivareros y cooperativas andaluzas solo se puede entender en clave política, como la intervención financiera de la región –conocida esta semana- o que el ministro de Agricultura, Luis Planas, no se haya sentado con la consejera de Agricultura de Andalucía para buscar soluciones a los aranceles, como sí lo ha hecho con su homólogo de Castilla-La Mancha hace unos días.

“Tampoco vemos que se esté avanzando en nuestra propuesta para autorregular el sector y que España esté ejerciendo ante Bruselas el peso político que la medida requiere para salir adelante”, lamentó el presidente sectorial.

En definitiva, Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía considera que el sector oleícola se encuentra “a la deriva” y que “solo cuenta consigo mismo” para reponerse y levantarse.

Por tanto, la federación volverá a reunir a sus cooperativas a la mayor brevedad y demandará unidad de acción, sin fisuras, para acordar las acciones que mayoritariamente se estimen necesarias, a fin de garantizar el mantenimiento y futuro del aceite de oliva andaluz y español.

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018