Planas apoya la idea de un plan estratégico nacional para la futura PAC post-2020

El ministro de Agricultura, Luis Planas, apoya la idea de la Comisión Europea de la obligación de diseñar un plan estratégico nacional para la futura PAC post-2020.

El ministro aclaró que España apoyará esta idea de la propuesta aprobada por la Comisión Europea, añadiendo que “no supondrá un cambio competencial entre el Estado y las comunidades autónomas, sino que será un mecanismo que permita mantener el statu quo actual.”

Planas defendió este 4 de septiembre en Valladolid que España presente durante la negociación de la Política Agrícola Común (PAC) una posición de Estado, de unidad, que permita influir y conseguir el mejor resultado.

Durante la inauguración de la jornada “La nueva PAC y su repercusión en Castilla y León” organizada por el diario El Norte de Castilla, el ministro recordó la importancia que la PAC ha tenido en el desarrollo y modernización del sector agrícola español, un sector que factura 100.000 M€ anuales, 50.000 millones por las exportaciones.

Actualmente, la PAC supone para España cerca de 7.000 M€ al año de fondos europeos. Planas resaltó que esta política común apenas representa el 1% de todo el gasto público en la UE, los que se puede traducir en 30 céntimos por habitante y día.

A cambio, añadió, “los 500 millones de europeos cuentan con un suministro estable de alimentos diversos, a precios razonables y con las mayores garantías, además de contribuir a mantener el medio ambiente y el equilibrio entre el mundo rural y urbano.”

El ministro remarcó que el presupuesto de la PAC debe ser fuerte para el período 2021-2027, a la altura de los retos que tiene por delante el sector agrario. Entre ellos destacan la incorporación de jóvenes y mujeres, la despoblación, la digitalización de las áreas rurales o la integración cooperativa.

Además, recordó también que la PAC “no es un fondo de compensación interterritorial”, sino que los destinatarios de sus fondos son los agricultores, los ganaderos y la actividad cooperativa.

El ministro manifestó también que la nueva PAC debe estar alineada con las medidas contra el cambio climático, y en ese sentido, ha defendido un uso más eficiente del agua.

También subrayó la importancia de las nuevas tecnologías y de la digitalización pues, “el 4G es tan necesario como el agua” en las zonas rurales.

Fondo de garantía estatal

Por su parte, el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, que se reunió con el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, para tratar asuntos de interés  para el sector agroalimentario y el desarrollo rural de Castilla y León indicó la defensa firme de la ‘Posición de Comunidad’ de Castilla y León frente a la futura PAC y la necesidad de modificar las propuestas actuales, que ha presentado la Comisión Europea e incidió en peticiones concretas al Gobierno de España para la colaboración en inversiones de regadíos y de obras hidráulicas.

Mantener la financiación

El presidente de la Junta recordó que la ‘Posición de Comunidad’ de Castilla y León sobre la reforma de la Política Agrícola Común –cuyo documento entregó recientemente la consejera Milagros Marcos a Luis Planas-, una posición de amplio consenso que fue elaborada con la colaboración de las organizaciones profesionales agrarias, las cooperativas agroalimentarias y todos los grupos políticos con representación en las Cortes de Castilla y León.

Posición que fue respaldada también por el Consejo del Diálogo Social de la Comunidad, asociaciones sectoriales, de mujeres rurales, de jóvenes, redes rurales y colegios profesionales.

Para Castilla y León es prioritario que no se reduzcan los fondos destinados a la PAC, para lo cual es fundamental defender que se eliminen de las propuestas del Marco Financiero las reducciones planteadas a España en los pagos directos y en el desarrollo rural, especialmente en zonas afectadas por la despoblación. Los pagos directos afectan a la renta de los agricultores y ganaderos de Castilla y León, y los pagos en el desarrollo rural afectan a las inversiones que se llevan a cabo en el medio rural en materia agroalimentaria, forestal y de apoyo a inversiones productivas, una herramienta fundamental para la lucha contra la despoblación.

A este respecto, la Junta de Castilla y León plantea varias alternativas. En primer lugar, en caso de que se sigan manteniendo las reducciones financieras en la PAC, y a fin de garantizar tranquilidad y estabilidad al sector, es necesario el compromiso del Gobierno de incrementar la partida que aporta el Estado español al presupuesto europeo y asegurar así como mínimo el mismo nivel de financiación actual y, con ello, instar a los socios europeos en este mismo sentido para compensar la pérdida del presupuesto propuesto en la nueva PAC por la falta de aportaciones netas del Reino Unido y por el desarrollo de nuevos desafíos europeos.

En segundo lugar, y en caso de no conseguir eliminar las propuestas actuales de reducción ni el incremento de aportación de los Estados miembros, Castilla y León propone la creación de un Fondo de Garantía Estatal para compensar las reducciones en desarrollo rural. 

La Junta de Castilla y León considera inaceptable la reducción financiera para el desarrollo rural y la reducción de la tasa de cofinanciación europea de las medidas del segundo pilar, al considerar que la nueva PAC debe ser una herramienta útil para luchar contra el despoblamiento de las áreas rurales y se solicita una aportación diferenciada para las regiones con problemas de despoblamiento.

La propuesta de Castilla y León plantea, asimismo, que se refuercen todas las medidas del Reglamento actual de cara a preservar aspectos relacionados con el equilibrio de la cadena de valor alimentaria, fomentando las relaciones contractuales y la transparencia en las relaciones comerciales, esta última con observatorios estandarizados de precios y de costes de producción, como está desarrollando Castilla y León.

Infraestructuras Agrarias en regadíos

Durante la reunión también se trató la importancia del mantenimiento de las inversiones en infraestructuras de regadío, tanto de modernización como de nuevo regadío, así como en las actuaciones para conseguir una buena regulación hidráulica. El agua en la agricultura es un elemento esencial para la competitividad del sector primario y para dar más oportunidades en esta actividad económica que se desarrolla en el medio rural.

En este sentido, se puso de manifiesto la necesidad de evitar retrasos o paralización de las obras que la Junta de Castilla y León va a desarrollar, así como la pérdida de fondos europeos tanto para el Estado como para la Comunidad de Castilla y León.

Cosecha de cereales

Durante la entrevista también se trataron tros temas, como la reciente cosecha de cereales, que en Castilla y León ha supuesto la recogida de 7 millones de toneladas, lo que supone un incremento del 24 % respecto a la media de los últimos cinco años (5,8 millones de toneladas).

Solo hubo incidencias meteorológicas de tormentas con granizo en algunas zonas de la Comunidad, que ha afectado a un 10 % de la superficie, según Agroseguro. La superficie de cultivos herbáceos extensivos asegurada en Castilla y León se ha incrementado debido a que la Junta ha dotado al sector de instrumentos que afianzan la competitividad de las explotaciones agrarias, permitiéndoles gestionar los riesgos que puedan poner en peligro su rentabilidad.

De esta manera se ha triplicado el presupuesto de la Junta en esta legislatura, suponiendo más del 80 % la superficie asegurada en esta campaña y el número de pólizas suscritas ha superado las 40.000 en Castilla y León.

Leche de ovino

Respecto al sector del ovino de leche, el presidente trasladó al ministro el trabajo permanente de la Junta de Castilla y León con los ganaderos, estableciendo un marco de trabajo pactado a través de la Plataforma de Competitividad para el Sector del ovino. De esta iniciativa han derivado medidas como el contrato anual entre los productores y la industria y un estudio de costes de producción.

Más del 84 % de la producción está vinculada en este momento a una estructura organizada en la que los ganaderos tienen más capacidad de organización (el 33 % en 2015); se ha conseguido garantizar la recogida de leche cada día. Asimismo, el 80 % de la leche de ovino de Castilla y León se comercializa a través de cooperativas y se está trabajando con los ganaderos en investigación para aumentar la productividad.

Castilla y León ha tomado medidas para buscar el equilibrio entre oferta y demanda de leche de ovino con los productores y las industrias transformadoras, algo que según ha trasladado la Comunidad sería conveniente que se tratara en todo el territorio nacional para evitar desequilibrios.

En el encuentro también se abordó la necesidad de seguir fomentando el cooperativismo en todos los ámbitos del sector, algo que en Castilla y León está demostrando mejoras en la productividad y rentabilidad para los agricultores y ganaderos.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018