La Comisión Europea presentó su informe sobre “Perspectivas Agrícolas en la UE para 2018-2030”

 La Comisión Europea presentó el pasado 6 de diciembre su informe sobre “Perspectivas de los mercados agrícolas en la UE a medio plazo, entre 2018 y 2030.

Las aves de corral son la única carne que experimentará un fuerte aumento en la producción y el consumo de la UE a medio y largo plazo, mientras que la demanda de productos lácteos tradicionales como el queso seguirá creciendo.

Estas son solo algunas de las proyecciones de las perspectivas agrícolas de la Unión Europea para el informe 2018-2030,  publicadas este 6 de diciembre de 2018 por la Comisión Europea.

European Union agricultural outlook for 2018-2030 report 

Las proyecciones para los mercados agrícolas europeos de 2018 a 2030 incluyen una amplia gama de productos agroalimentarios, como carnes, cultivos herbáceos, leche y productos lácteos, y frutas y hortalizas.

Este informe cubre también la información sobre la previsible evolución de los ingresos de los agricultores y de los aspectos medioambientales de la agricultura comunitaria. Además, en la edición de este año se incluye un enfoque en el sector de la agricultura ecológica de cada mercado en la sección “¿Qué pasa con lo orgánico?”.

Muchos aspectos influirán en los mercados agrícolas durante la próxima década en la UE y algo más allá. El informe tiene en cuenta el impacto de los comportamientos de los consumidores en esos mercados.

Por ejemplo, la CE cree que el consumidor y el ciudadano tomarán más conciencia de los alimentos que toman, de su abastecimiento y de su impacto en el medio ambiente y el cambio climático.

Para los productores, reconoce la CE, esto conllevará mayores costes de producción, pero también será una oportunidad para diferenciar sus productos, agregando valor al tiempo que reduce el impacto climático negativo.

Esto se reflejará en sistemas de producción alternativos, como los productos locales, orgánicos o ecológicos, u otros productos certificados que cuentan cada vez con más demanda.

Por otro lado, el informe espera una disminución de las tierras agrícolas en la UE, aunque a un ritmo más lento que en la última década, pasando de 178 millones de hectáreas en 2018 a 176 millones en 2030.

En línea con esta tendencia, los principales cultivos de cereales, pastizales y pastos permanentes se prevé que sigan disminuyendo hasta 2030. Por el contrario, la tierra utilizada para la producción de forraje aumentará ligeramente, alcanzando 22 millones de hectáreas en 2030.

Proyecciones en cultivos

En sector del azúcar, las iniciativas sobre la salud y las preferencias de los consumidores conducirán a una disminución de su consumo de un 5% en la Unión Europea.

Para 2030, se espera que la producción de azúcar de la UE alcance 19,3 Mt, en comparación con los 18,6 millones de toneladas en 2018.

Respecto al mercado de cereales, se espera que la producción continúe creciendo y que alcance las 325 Mt para 2030 (en comparación con los 284 millones de 2018). Este crecimiento vendrá impulsado por un aumento en el uso industrial de los cereales, por un pequeño aumento en la demanda de piensos y por las perspectivas de exportación.

En cuanto a las semillas oleaginosas, no se espera un mayor crecimiento en el área de cultivo de colza, debido a las oportunidades y límites en la política de biocombustibles después de 2020.

No obstante, la demanda de cultivos proteaginosos continuará siendo fuerte para la elaboración de alimentos y para consumo humano. El entorno de políticas de apoyo facilitará su desarrollo, según la CE, e impulsará aún más el crecimiento de la producción. Sin embargo, los cultivos de proteínas solo representan el 1,4% de la superficie total de cultivo en la UE, lo que limita su crecimiento general.

Leche y productos lácteos.

Durante el período de las perspectivas (2018-2030, el crecimiento de la población y los ingresos impulsará un mayor consumo de productos lácteos y la demanda mundial de importaciones.

Para 2030, la UE podría abastecer a cerca del 35% de la demanda mundial, con un enfoque en productos de valor añadido (orgánicos, indicaciones geográficas, etc.).

Se espera que las exportaciones de productos lácteos de la UE aumenten en promedio alrededor de 330.000 t de leche equivalente por año.

En cuanto al mercado comunitario, se necesitarían cerca de 900.000 t adicionales de leche por año para satisfacer el crecimiento de los productos lácteos tradicionales, que es principalmente el queso.

La producción de leche de la UE debería experimentar un modesto aumento en comparación con 2018-2030, con un promedio del 0,8% anual.

Carnes

Para 2030, el mercado cárnico de la UE se verá afectado por los cambios en las preferencias de los consumidores, el potencial de exportación, la rentabilidad y, en el caso de la carne de vacuno, los cambios en el sector lácteo.

El consumo total de carne en la UE disminuirá, pasando de 69,3 kg per cápita en 2018 a 68,6 kg en 2030.

La producción de carne de vacuno de la UE se estima en 8.2 Mt en 2018. Sin embargo, se espera que la producción disminuya, influenciada por una cabaña ganadera más pequeña, una baja rentabilidad y una disminución de la demanda.

En cuanto a la carne de ovino y caprino, gracias a los mejores rendimientos para los productores, el mantenimiento del apoyo acoplado y la demanda interna sostenida, la producción aumentará durante 2018-2030, alcanzando 950.000 t en 2030, en comparación con 903.000 t en 2018.

El consumo de carne de cerdo en la UE disminuirá de 32.5 kg per cápita en 2018 a 31.7 kg en 2030. Esta disminución será compensada por mayores exportaciones, con una demanda mundial de importaciones que continuará creciendo a una tasa de 0.7% por año durante 2018-2030.

Las aves de corral son la única carne que experimentará un fuerte aumento en la producción y el consumo de la UE. Para 2030, la producción de la UE debería alcanzar los 15,5 Mt, en comparación con los 14,2 millones de 2018.

La demanda mundial también aumentará, lo que apoyará un aumento de las exportaciones de la UE.

Aceite de oliva y vino

En este informe se espera que el sector del aceite de oliva de la UE crezca durante el citado periodo. Dominado por cuatro países productores principales (España, Italia, Portugal y Grecia), la producción de aceite de oliva de la UE representa actualmente dos tercios de la producción mundial.

En 2018/19, se espera que alcance 2,3 Mt y que aumente un 1,3% por año durante el período de las perspectivas 2018-2030.

La demanda global de aceite de oliva de la UE también crecerá, especialmente en los mercados asiáticos. Paralelamente, la capacidad de transformación industrial aumentará, dando lugar a una mayor expansión de las exportaciones comunitarias, que la CE prevé en su informe que sean de un 3,3% anual durante 2018-2030.

La producción de vino de la Unión Europea debería estabilizarse a medio plazo, en el periodo 2018-2030, mientras que las exportaciones deberían seguir creciendo, sobre todo gracias a los vinos espumosos y los vinos con indicación geográfica.

A lo largo del período prospectivo, la CE anticipa una ligera reducción en el consumo humano de 26 litros per cápita de media en la campaña 2018/2019 a unos 25,3 litros en 2030.

La producción de vino podría alcanzar unos 168 Mhl en 2018 y debería estabilizarse a 165 millones en 2030.

En el lado exportador, la UE debe mantener un crecimiento constante de sus ventas al exterior, impulsadas principalmente por los vinos con indicaciones geográficas (IG) y los vinos espumosos.

Frutas y hortalizas

En el sector de frutas y hortalizas, el informe de Perspectivas solo cubre los sectores de manzanas, melocotones y nectarinas, y tomates.

Así, la producción de manzanas de la UE, de 12,7 Mt en 2018/2019 bajará a 12,4 Mt en 2030, y debería estabilizarse durante el período de las perspectivas (2018-2030), debido a una reducción de la superficie productiva, combinada con rendimientos crecientes en la Unión Europea.

El consumo de la UE de manzanas frescas también podría ser bastante estable en todo momento, mientras que las de  procesadas podría disminuir ligeramente.

Los melocotones y las nectarinas también enfrentarán una reducción de la superficie productiva en la UE, lo que provocará un ligero descenso en la producción (desde 4,1 Mt en 2018 a 4 millones en 2030).

El consumo también disminuirá principalmente debido a la competencia comercial con otras frutas de verano.

Finalmente, se espera que la producción de tomate para consumo en fresco se mantenga relativamente estable, disminuyendo en 0.3% por año desde ahora hasta 2030, a pesar del aumento de los rendimientos, impulsado por temporadas de producción más largas.

Gracias a una mayor segmentación del producto, el valor de la producción debería aumentar a medio plazo.

El consumo comunitario de tomates frescos podría disminuir, mientras que el de los productos procesados ​​crecerá marginalmente. Esto se debe principalmente a una mayor demanda de productos que evocan una dieta mediterránea.

Proyecciones para los ingresos

El informe de la CE, basado en la evolución de los mercados, ofrece una visión general de cómo evolucionarán los ingresos de los agricultores a lo largo del período de las perspectivas 2018-2030.

El análisis muestra una estabilización de los ingresos agrícolas por explotación (o unidad de trabajo anual) a lo largo del período de perspectivas.

Esto puede explicarse por un aumento significativo en la producción agrícola (+ 17% durante el período) con un aumento en paralelo similar en los costes de producción, principalmente debido a los mayores precios de la energía y a la mayor depreciación de los precios unitarios de algunos productos.

Además, la disminución en el trabajo agrícola, debido a cambios estructurales, también jugará un papel importante.

Proyecciones para aspectos ambientales.

Los resultados de las perspectivas del mercado también se han tenido en cuenta para analizar su impacto en ciertos indicadores climáticos y ambientales.

Por ejemplo, los cambios en el sector ganadero serán un factor importante para las emisiones. Por lo tanto, la disminución proyectada en el número de animales de la UE para 2030 contribuirá a una disminución de las emisiones.

Sin embargo, una mayor producción de los cultivos y la aplicación de estiércol como abono conducirán a un aumento. Esto hará que las emisiones de gases de efecto invernadero se mantengan en el mismo nivel que en 2012, mientras que las emisiones de amoníaco disminuirán en un 9%.

En cuanto al nitrógeno, las pérdidas de nitrógeno proyectadas para el agua en la UE serán un 8% más bajas que en 2012.

En relación con la biodiversidad de las plantas, los resultados en especies de plantas potenciales en la UE entre 2012 y 2018 no cambian mucho, con un aumento del 2% de posibles especies de plantas.

El informe de perspectivas de la UE para 2018-30 contiene todos los datos relevantes del mercado, acompañados de una explicación de los supuestos, una descripción del entorno macroeconómico y la consecuencia general de las incertidumbres.

Más información y datos en el Informe agrícola de la UE para 2018-30 (European Union agricultural outlook for 2018-2030 report )

La perspectiva para este y otros mercados hasta 2030 también se analizó durante la Conferencia sobre Perspectivas Agrícolas de la UE, celebrada en Bruselas este 7 de diciembre de 2018. EU agricultural outlook conference.

 

 

 

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018