Las organizaciones agrarias castellano-manchegas se manifestarán mañana en Toledo

AMFAR respalda este martes 4 de febrero en Toledo la manifestación convocada por las organizaciones agrarias, ASAJA, UPA y COAG, por el futuro de la agricultura y la ganadería. Además, Unión de Uniones se manifestará también en varias CC.AA. a  finales de mes para pedir  también elecciones en el  campo.

Asimismo, la asociación de mujeres rurales AMFAR muestra su preocupación por la fuerte bajada de precios en origen de los productos agrarios frente a la subida de los costes a través de la subida de combustible, electricidad, fertilizantes, piensos o el SMI.

AMFAR muestra también su preocupación ante los nuevos desafíos europeos como la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea consecuencia del Brexit, los aranceles americanos, o la futura negociación de la PAC, que tanta incertidumbre generan entre los profesionales del sector.

En los últimos años se ha producido un notable incremento en la incorporación femenina a la agricultura, la ganadería, la silvicultura o la pesca, donde el 27% de la población activa española ya son mujeres. Además, ya representan un notable 37% del total de perceptores de las ayudas directas de la PAC y un total de 180 castellanomanchegas se han incorporado a la titularidad compartida de las 647 que hay en España.

Por todo ello, AMFAR anuncia su presencia y participación en la concentración regional convocada por los sindicatos agrarios que tendrá lugar mañana martes, 4 de febrero, en Toledo.

Agricultores y ganaderos andaluces tomarán las carreteras

Por su parte, las organizaciones agrarias ASAJA, COAG y UPA y Cooperativas Agro-alimentarias de la provincia de Sevilla convocan un paro agrario y una jornada de tractoradas y protestas el 25 de febrero en defensa del futuro del campo (ver tabla reivindicativa).

Los bajos precios en origen afectan cada vez a más cultivos y los costes producción se disparan (desde la semana pasada aún más con la subida del SMI); la renta agraria cae un 9% y a esto debemos añadir las dificultades para exportar (aranceles americanos, el Brexit, el veto ruso…) y el temido recorte de las ayudas comunitarias que planean desde Bruselas.

La situación de hartazgo es general y en este contexto desde las organizaciones agrarias convocantes se reclaman “medidas de apoyo que vengan a paliar los graves perjuicios que estamos sufriendo”. “Nos preocupan los desequilibrios que aún persisten entre los distintos eslabones de la cadena en la conformación de los precios y la falta de rentabilidad que sufren las explotaciones”.

En un momento en que tanto se habla del reto climático, de la España vaciada y de la necesaria vertebración del medio rural, es necesario, “más que nunca”, afirman, tener en cuenta al sector agrario, porque sin él no será posible acometer los retos que la sociedad demanda.

Los cortes de carretera tendrán lugar en la  A49 a la altura de Benacazón, en la A92 a la altura del km. 95 en Aguadulce, en la antigua AP4 entre los km. 53 y 54y en la A4 a la altura de Carmona.

Esta protesta se enmarca en la campaña nacional de movilizaciones en la que está inmersa el campo desde el pasado 28 de enero y que aquí en Andalucía llevó a los agricultores almerienses a manifestarse el pasado 29 de enero, en una concentración en el Puerto de Almería, y el pasado 30 de enero sacó a la calle a más de 20.000 olivareros y 7.000 tractores en Jaén. 

 Esta semana está previsto que se manifiesten los agricultores de Cantabria, Castilla-La Mancha y Madrid; mientras que la próxima semana lo harán los de Córdoba y Málaga y, días después los de Granada.

Unión de Uniones,  para final de mes

Por su parte, la organización agraria Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos convocó para finales de febrero movilizaciones en varias comunidades autónomas para pedir a Planas soluciones reales a los problemas del campo, enquistados desde hace años y que ya han provocado que la misma se manifestara frente al Ministerio en marzo de 2015, septiembre de 2017 y noviembre de 2018.

Unión de Uniones, como síntomas del deterioro de la situación de agricultores y ganaderos, señala la importante caída de la renta por unidad de trabajo (UTA) en un 11,8% en términos reales desde 2016 y la escasa subida de los precios al agricultor y ganadero en un 0,6% en estos dos últimos años, mientras que a los consumidores han subido 4,7 veces más.

La organización insiste en que a esta situación se ha llegado por un tema estructural, un mal funcionamiento de la cadena alimentaria y poca voluntad política por querer resolver el problema y no enfadar, a juicio de Unión de Uniones, a la industria y la distribución.

Asimismo denuncia que no ha habido voluntad en el Gobierno de hacer una PAC enfocada a los verdaderos profesionales del sector.

Unión de Uniones considera que más de lo mismo no solucionará los problemas del campo y que las reivindicaciones se tienen que hacer con propuestas reales de mejora.

Por ello, la organización plantea cambios concretos en la Ley de la Cadena Alimentaria, que defina la posición de dominio y persiga las prácticas abusivas contra los productores, y una Ley del Agricultor Genuino para que las ayudas de la PAC se concentren en aquellos agricultores y ganaderos cuyas rentas dependen fundamentalmente de la agricultura.

Eliminar subvenciones

Asimismo,  Unión de Uniones se manifestó en marzo de 2015, en septiembre de 2017 y en noviembre de 2018 para reclamar soluciones al sector. “Algunos parece que se han dado cuenta de que el campo está mal justo ahora”, manifiestan desde la organización. “¿Qué ha cambiado? ¿A lo mejor que el ministro ha anunciado que va a mover el corralito de la representatividad?”, añaden.

Unión de Uniones, tras elecciones celebradas en aquellas CC.AA. que las han convocado, se coloca como segunda fuerza en número de votos. Con este respaldo, “ni vamos a callar las operaciones de maquillajes al Ministerio, ni que se siga hurtando a los agricultores el derecho a elegir quienes les representan”, señalan.

La organización considera que para que de verdad se aborden los problemas del sector tiene que haber un interlocución limpia e independiente. Para ello pide la celebración de elecciones en campo en toda España y que se eliminen las subvenciones a las organizaciones agrarias que, solo a nivel estatal, han supuesto 150 millones de euros en los últimos 10 años, hasta que no sean los agricultores y ganaderos quienes decidan la representatividad en las urnas.

Unión de Uniones también señala la incoherencia de algunas organizaciones agrarias, que dicen defender a los agricultores y ganaderos, como ASAJA, que está en la CEOE con las empresas que fijan los precios ruinosos a los que vender y también los desorbitados a los que se compran los inputs, ; o como la UPA, que mientras se suma a manifestarse contra la subida del SMI, está en el sindicato UGT, que ha sido uno de los firmantes de dicha subida.

Esta organización agraria celebrará nuevas movilizaciones a finales de febrero en CC.AA. como Castilla y León, Castilla La Mancha, Asturias, Cantabria, Comunidad Valenciana, Andalucía o Cataluña “y serán los únicas en las que, además de soluciones para el campo, se va a pedir democracia y elecciones”, añaden.


Los ficheros adjuntos son visibles únicamente para usuarios registrados. Pulsa aquí para acceder o registrarte.

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018