Más de 35.000 grullas vuelven para invernar este año en la Laguna de Gallocanta

En los últimos días, algo más de 35.000 grullas fueron censadas en Gallocanta, aunque durante la última semana han podido recalar en la laguna más de 60.000 ejemplares.

La mejora de las condiciones meteorológicas, entre el 9 y 12 de noviembre pasados, marcó la evolución migratoria de las grullas, reactivada a través de los Pirineos, con el consecuente incremento de animales en la cuenca de Gallocanta y demás zonas de invernada en Aragón y, por extensión, en la Península Ibérica.

Las ventanas de buen tiempo de este periodo, intercaladas por borrascas con nieve en zonas de montaña, provocó que el pasado día 14 de noviembre se obtuviera un censo de 35.092 individuos, según destaca el Gobierno de Aragón.

Hace unas semanas, el panorama era bien distinto.

Su migración otoñal ha estado caracterizada por el retraso en la llegada masiva de grullas. Así lo prueban los censos oficiales realizados en las últimas semanas por el Gobierno de Aragón, a través de la empresa pública SARGA.

El primero de ellos tuvo lugar el 17 de octubre y arrojó un resultado negativo. En los siguientes censos, realizados semanalmente, se contabilizaron 5.552 y en las dos semanas siguientes algo más de 4.000.

En esa fase de la migración, los estudios probaron que el grueso de la población de grullas que sigue la ruta migratoria occidental se encontraba todavía en el Norte de Francia, donde se contabilizaron, en la primera semana de noviembre, hasta más de 260.000 en Lac du Der (Francia), debido a unas condiciones meteorológicas que impedían continuar la migración.

Evolución en los años anteriores

La presencia de las grullas puede responder al grado de inundación de la laguna.

En 2018, las nevadas, las lluvias de primavera, las tormentas de verano y el efecto de la «gota fría» consiguieron recuperar la lámina de agua tanto del vaso lagunar, como de los lagunazos circundantes, registrándose hasta 30.000 ejemplares a principios de noviembre y una invernada media alrededor de esta cifra.

Sin embargo, en 2017 la laguna de Gallocanta permaneció seca durante todo el otoño-invierno lo que provocó una presencia excepcionalmente baja de grullas, con conteos que oscilaron entre los 0 individuos censados el 10 de octubre de 2017 y los 9.345, como cota más alta, censados el 2 de noviembre de 2017.

Rutas guiadas gratuitas

Para acercar estas aves a la población y hacerlo de una forma ordenada y sostenible, el Departamento de Agricultura de Gobierno de Aragón organiza durante los festivos y fines de semana de noviembre a diciembre paseos guiados gratuitos para todos los públicos por el entorno de la Reserva Natural de la Laguna de Gallocanta. Estos paseos se realizan a través de la empresa pública Sarga.

La observación se realiza desde alguno de los observatorios existentes y el centro de interpretación proporciona catalejos telescópicos que permiten la visión desde largas distancias, ya que las grullas son unas aves muy esquivas, que toman el vuelo en cuanto detectan la presencia humana.

Gestión sostenible de los humedales

Por otro lado,  Aragón participa en el proyecto europeo WETNET, gestionado por el Departamento de Agricultura y SARGA, cuyo objetivo es mejorar la coordinación y estimular la efectividad de la gestión y planificación de los humedales mediterráneos.

Tras tres años de trabajo, el proyecto Interreg WETNET entra en su fase final, con la celebración en Venecia de la Conferencia Internacional sobre Gobernanza sostenible de humedales mediterráneos.

Durante este periodo de tiempo, socios de Portugal, España, Francia, Italia, Eslovenia y Malta, han puesto en marcha proyectos de gobernanza de humedales a lo largo del Mediterráneo, con el objetivo común de mejorar el estado de conservación de los mismos, involucrando la participación de la sociedad.

En la Conferencia Internacional se pusieron en común, mediante seminarios técnicos y conferencias, las distintas experiencias obtenidas durante estos tres años de trabajo. Así, el análisis y debate conjunto puso sobre la mesa que existen factores clave como la tipología de la entidad impulsora del proyecto, el apoyo institucional al proceso, la transparencia del mismo y una amplia representación de los intereses sociales, ambientales y económicos.

El proyecto, gestionado en Aragón por SARGA, se desarrolla en otros 8 humedales y pretende aplicar la experiencia de los Contratos de Río, unos procesos participativos extendidos en gran parte de Europa central, previa adaptación a la realidad ambiental y social de los humedales.

De este modo, se pretende aprovechar la capacidad de la participación social para contribuir a preservar y aumentar la biodiversidad gracias a los acuerdos establecidos en conjunto por todos los usuarios de los humedales.

Debido a su alto valor ecológico y a las estrechas interacciones entre los distintos usos del espacio y la conservación de la biodiversidad, así como a los retos de conservación que afronta el espacio para las próximas décadas, el Humedal de la Laguna del Cañizar fue considerada por el Departamento de Agricultura, como área piloto de este proyecto europeo un lugar idóneo para mejorar su gobernanza ambiental contando con la implicación de todos los actores.

El proceso de participación se cerrará en las próximas semanas, después de la organización de talleres territoriales y sectoriales, donde se ha buscado el consenso y las sinergias entre los distintos grupos de interés en la gestión del agua. Con el Plan de Gestión, presentado el día 2 de octubre a los alcaldes, se continuará con las líneas trabajo consensuadas para alcanzar una conservación de la biodiversidad compatible con el desarrollo socioeconómico.

Más información del proyecto: https://wetnet.interreg-med.eu/

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018