Más de 20.000 hortofruticultores se manifiestan en Almería bajo el lema «Nuestra Agricultura en Extinción»

Más de 20.000 agricultores y profesionales del sector, así como la sociedad en general se han manifestado hoy por las principales calles de la capital almeriense para reclamar la atención de todas las administraciones ante la crisis estructural que padece el sector hortofrutícola.

Las organizaciones agrarias ASAJA, UPA y COAG Almería junto a Coexphal y Ecohal, organizadoras y convocantes de la movilización califican de éxito la convocatoria y destacan que es de vital importancia la unión de todos para conseguir los objetivos perseguidos.“El compromiso mostrado por las organizaciones convocantes en la unidad de acción en defensa del campo ha sido primordial y con este talante de unión se continuará trabajando para revertir esta situación por encima de todo”.

Bajo el lema «Nuestra Agricultura en Extinción», se sumaron a la convocatoria los agricultores junto a sus organizaciones y cooperativas de Granada, así como agricultores de Málaga, además de la industria auxiliar, ayuntamientos y empresas vinculadas con el mundo hortofrutícola.

Tras la manifestación, el periodista David Baños ha leído un manifiesto en el que los convocantes reclaman “agua de calidad y a un precio asequible y para todos los productores y limpieza del campo”.

Los agricultores piden un plan de higiene rural y acabar con los asentamientos ilegales que tantos problemas de imagen han generado y que no se comprende que “un sector económico con 60.000 extranjeros en la Seguridad Social cada año sea considerado responsable de un problema global como es la inmigración ilegal”. También se ha pedido una reducción de costes para algunos inputs de producción como la energía, el agua, y/o impuestos.

Además, exigen medidas para el control de importaciones extracomunitarias como la restauración de los certificados de importación, el control de tasas arancelarias y la revisión de los precios mínimos de entrada de productos extracomunitarios.

Controlar y erradicar el etiquetado fraudulento de producto de origen extracomunitario, haciéndolo pasar por producto almeriense o granadino.

Establecer un fondo paralelo y específico de gestión de crisis para todo el sector hortícola, como una medida nueva al margen de los programas operativos de las OPFHS, y que esté al alcance de todos los agricultores en igualdad de condiciones.

Los agricultores quieren también que se articulen con carácter de urgencia mecanismos de reglamentación europea para evitar imposiciones comerciales de las cadenas de distribución y supermercados europeos. Y habilitar un cuerpo de inspección que haga cumplir esas leyes, así como impedir la imposición de promociones comerciales costeadas por el proveedor.

Según el manifiesto “no es justo que todo nuestro trabajo acabe en un supermercado con unos precios que en muchos casos suponen unos márgenes comerciales de más 500 % con respecto al precio que recibe un agricultor y que está por debajo de los costes de producción.”

Tanto las organizaciones agrarias como las comercializadoras esperan que tras esta movilización exista un antes y después en la situación del campo hortofrutícola, principal motor del sudeste español. No obstante, se va a seguir trabajando unidos para conseguir que la horticultura almeriense siga siendo competitiva.

Se ha finalizado con un llamamiento a la unidad y a la esperanza de que lleguen soluciones: “Vamos a seguir defendiendo nuestro sector, y no pararemos hasta que lo consigamos. Las cosas no se consiguen de un día para otro, pero lo más importante es mantenernos unidos, algo que en momentos duros es más complicado, pero es totalmente necesario”.

Apoyo desde el Parlamento Europeo

La euroriputada socialista Clara Aguilera, miembro de la Comisión de Agricultura en el Parlamento Europeo, mandó hoy desde Bruselas todo su apoyo al sector de las frutas y hortalizas, que hoy ha salido a la calle en protesta por los bajos precios en este arranque de temporada.

“Si los problemas en la cadena de valor persisten ¿qué otras señales son necesarias para modificar la Ley de la cadena en España?» ha subrayado Aguilera. La eurodiputada ha destacado que «el sector de las frutas y hortalizas es el menos subvencionado de la agricultura europea y cuando lo es, debe poner de su bolsillo un porcentaje equivalente a lo recibido». Estamos, ha dicho, «ante producciones para las que cualquier alteración en la cadena de suministro puede ser devastadora».

Noticias relacionadas

Copyright ©Eumedia,S.A. 2018